Viajes

¿Te alojarías en una cueva?

Alojarse en una cueva suena de primeras raro pero hay que ver cómo son esas cuevas-hoteles.

Publicidad

Alojarse en una cueva suena de primeras raro pero hay que ver cómo son esas cuevas-hoteles. Estamos ante una nueva tendencia del sector hotelero que busca innovar para atraer a unos turistas Para empezar hay que desterrar que vamos a dormir en un lugar húmedo, con animales e incómodo. El sector hotelero se ha encargado de que esto no sea así. Los alojamientos seleccionados por Skyscanner te pueden dar una idea para el próximo puente.

1. Sextantio Le Grotte Della Civita, Matera, Italia. La población de Matera, incrustada entre las laderas de los italianos montes Apeninos, alcanzó la fama mundial por sus barrios Sassi, un ejemplo impresionante y perfectamente conservado de un pueblo donde cientos de cuevas se convirtieron en viviendas, iglesias y palacios. Declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1993, los Sassi suponen un

ejemplo de aldea único en toda Italia. Los primeros habitantes de esta curiosa población del sur de Italia se remontan a la Edad de Piedra. Durante la Edad Media florecieron aquí varias comunidades monásticas,

Publicidad

convirtiéndose, más tarde, en un vibrante centro agrícola. El hotel cueva Sextantio Le Grotte della Civita se encuentra en la parte más antigua del Sassi, denominada ‘La Civita’, frente al espectacular parque Murgia y sus iglesias excavadas en la roca. Consta de 18 habitaciones y una antigua iglesia, la "Cripta della Civita", ahora utilizada como área común. La renovación llevada a cabo para mantener sus características originales dota al hotel de un aura mágica.

2. Hotel Cueva Elkep Evi, Capadocia, Turquía. La Capadocia, en Turquía, es una de las regiones del mundo más propicias para los hoteles cueva. Hay decenas de ellos porque aquí casi todas las colinas y montañas presentan cavidades con las que han sabido jugar, de manera brillante, los hosteleros turcos. El Hotel Cueva Elkep Evi se halla junto a la ciudad de Urgup, en los límites del Parque Nacional de Goreme. El complejo presenta 14 habitaciones de distintas categorías, todas ellas con balcón privado. Tanto las cuevas estándar como las destinadas a los recién casados y las que poseen jacuzzi están decoradas con sumo gusto, permitiendo vivir la experiencia de los trogloditas con la máxima comodidad. También podrás disfrutar de un típico desayuno turco en un jardín privado con magníficas vistas a ese paisaje de otro mundo que es la Capadocia turca.

Publicidad

3. Hotel Mina de Plata de Sala (Sala Silvergruva), Suecia. Unos 120 kilómetros al noroeste de Estocolmo, a 155 metros por debajo del suelo, se encuentra un peculiar hotel que posee una sola suite. Se halla en la mina de plata de Sala, una de las más profundas que existieron en Suecia. La temperatura natural de la habitación nunca sobrepasa los 2 grados, pero cuenta, obviamente, con un sistema de calefacción para que los huéspedes tengan una experiencia óptima. La estancia en el hotel Mina de Playa de Sala incluye un tour guiado por la antigua mina. Grandes cavernas, lagos subterráneos, un candelabro, silencio total e, incluso, un restaurante... Una experiencia inolvidable.

4. Hotel Marhala, Nefta, Túnez. El hotel Marhala no solo permite alojarse en un antiguo sistema de cuevas creado por los bereberes del desierto hace más de quince siglos, sino que además se halla en una de las partes de Túnez que sirvió de inspiración a George Lucas cuando buscaba localizaciones para filmar escenas de su ‘Guerra de las Galaxias’. Dormir en el Marhala te hará sentir como Luke Skywalker o el viejo Obi Wan Kenobi. El hotel posee habitaciones sencillas que dan a un bello patio central. Ideal para aquellos que quieran explorar el desierto africano desde una base auténtica.

5. Cuevas Pedro Antonio de Alarcón, Granada, España. No es necesario comprar un caro billete de avión para poder experimentar la mágica sensación de dormir en un hotel cueva, pues en España existen varios alojamientos de este tipo. Un buen ejemplo son las Cuevas Pedro Antonio de Alarcón. Fundadas hace más de una década, estas casas-cuevas se hallan en Guadix, justo a las afueras de Granada y su preciosa

Alhambra. Las bonitas fachadas encaladas de cada casa del hotel Cuevas Pedro Antonio de Alarcón hacen que sea difícil pensar que en realidad estás entrando en una de las cuevas originalmente habitadas de Guadix. No solo disfrutarás de una estadía única, sino también de vistas panorámicas a Guadix y Sierra Nevada. El hotel posee todas las comodidades, incluyendo una piscina al aire libre, restaurante y bar. Cada cueva tiene una decoración de estilo rústico con arcilla roja y paredes encaladas, junto con una chimenea, cocina y televisión vía satélite.

Publicidad

6. Les Hautes Roches, Rochecorbon, Francia. Quizás no sea una cueva lo que esperas encontrar entre los castillos franceses del valle del Loira. Sin embargo, las doce cuevas excavadas en la bella ladera que se eleva sobre el río, a solo unos minutos del centro de Tours, estaban destinadas a los monjes del lugar. El hotel Les Hautes Roches se encuentra alojado en una mansión del siglo XVIII, acurrucada contra un acantilado, e iluminada con la suave luz del valle del Loira. Doce habitaciones están esculpidas en la roca, y las otras 2 están situadas en el primer piso de la casa señorial. Cada habitación es única y todas dan al río, que fluye al sur del hotel. Calma, comodidad, originalidad y un restaurante donde poder degustar la magnífica cocina francesa en un entorno histórico envidiable.

7. Alexander´s Boutique Hotel, Santorini, Grecia. Hablar de Santorini es sinónimo de romanticismo y lugares de belleza única. Por lo tanto, no es de extrañar que en esta porosa isla exista uno de los mejores hoteles cueva del mundo. El Alexander’s Boutique Hotel se halla en la pintoresca localidad de Oia, y sus habitaciones están excavadas en la pared de un acantilado que posee espectaculares vistas a las azules

aguas del Egeo y los volcánicos islotes que rodean a Santorini. Algunas de las suites están equipadas con jacuzzi en la terraza. Lugar ideal para una escapada en pareja que, además, te permite explorar una de las islas más bellas de Europa.

8. Cuevas de Bardenas, Navarra, España. Y si antes hemos explorado las cuevas de Guadix, en el sur de España, también en el norte puedes encontrar este tipo de innovadores alojamientos. A menos de 5 kilómetros del desierto de las Bardenas Reales - ubicado en el sur de Navarra – se halla el complejo turístico de Cuevas Rurales Bardeneras. En él puedes elegir entre 9 bellas casas cueva con capacidad para entre 2 y 7 personas. Cada unidad está equipada con cocina, salón, dormitorios, baño, terraza con barbacoa y wifi. Es el alojamiento ideal para quien quiera explorar esta bella y desconocida parte de España, en cualquier momento del año, pues las cuevas son frescas en verano y cálidas – gracias al sistema de calefacción – en invierno.

9. The Caves, Jamaica. En la isla caribeña de Jamaica, el mismísimo Bob Marley habría sido feliz descansando en esta utopía hecha a mano por el hombre. Esta reserva natural convertida en paraíso para los viajeros está sobre los acantilados de piedra caliza en el pintoresco West End de Negril. El hotel cuenta con 13 opciones de alojamiento de lujo junto con cuevas privadas, spa, jacuzzi, sauna y piscina de agua salada, y está a solo un minuto a pie de la playa. Además, The Caves cuenta con un restaurante y puedes realizar un sinfín de actividades marinas, como esnórquel, paseo en kayak o, simplemente, nadar en esas aguas maravillosas que regala el mar Caribe.

10. Grand Canyon Caverns, Colorado, Estados Unidos. Por último, y al igual que ocurre con The Caves en Jamaica, la opción de dormir en una cueva cercana al Gran Cañón del Colorado exige una inversión económica mayor, pero lo cierto es que solo se vive una vez y hay caprichos que quizás merezcan la pena. Si quieres dormir en una suite completamente equipada a algo más de 60 metros de profundidad, debes probar la habitación del Grand Canyon Caverns. También podrás tomarte algo en su nuevo restaurante subterráneo, realizar una ruta guiada por las cavernas y, cómo no, acercarte a visitar el Gran Cañón, una de las atracciones turísticas más importantes no solo de Estados Unidos, sino del mundo.