Así es la felicitación navideña desafortunada y de mal gusto de un banco de Huesca a sus clientes

“Deseo a los clientes que hayan reclamado cláusulas suelo que encojan medio metro y engorden 15 kilos”

“Deseo a los clientes que hayan reclamado cláusulas suelo que encojan medio metro y engorden 15 kilos”, dice una de las empleadas

La mayoría de los mortales habrá recibido en las últimas dos semanas en alguno de sus dispositivos móviles el ya clásico mensaje de Julio Iglesias con el “Y tú lo sabes”; todos los habidos y por haber de Homer Simpson; memes de todo tipo y la estrella de este año: la transformación del actor Jason Momoa en el “Sevilla”.

Sin embargo, lo que recibió la mayoría de clientes de la sucursal de Ibercaja del número 41 del Coso Alto de Huesca no les hizo ninguna gracia, más bien todo lo contrario. Todo este desaguisado comenzó con una inocente idea de los trabajadores de dicha sucursal, que realizaron un vídeo de felicitación de Navidad que ha corrido como la pólvora entre sus clientes. Su intención era desearles sus mejores deseos para el año 2019, pero el resultado final fue diametralmente opuesto: humor negro sin ninguna gracia, pleno de mal gusto y con una absoluta falta de respeto.

El vídeo en cuestión comienza de forma inocente, sin el menor atisbo de lo que a continuación desataría la indignación de los clientes. El director de la oficina hace una introducción más bien sosa antes de dar paso a sus trabajadores, que van pasando ante el objetivo de la cámara dejando un mensaje a priori muy blanco. “Desde Huesca, ronda rápida de deseos para 2019”, dice el director.

Todo muy normal y navideño. Pero, a continuación se destapa la caja de los truenos. “Deseo para los clientes que hayan reclamado las cláusulas suelo que encojan medio metro y engorden 15 kilos, por lo menos”. Zasca, Un mensaje muy navideño no parece y a los afectados por estas cláusulas lo menos que les ha provocado ha sido un cabreo monumental. Como a S.M., iniciales que pertenecen a una de las personas que les llegó el mensaje y que prefiere no dar su nombre por temor a represalias. A ella le llegó el whatshap en plena celebración familiar y le amargó el resto del día. “Encima que han sido condenados por unas cláusulas abusivas e ilegales que tuvimos que pagar sin rechistar, encima se ríen de nosotros en nuestra cara. Me parece una vergüenza y una falta de respeto a sus clientes y habla muy mal de la entidad para la que trabajan si permiten actitudes tan deleznables”.

El vídeo, que tiene algunas declaraciones más sin consecuencias, lo cierra otra de las trabajadoras con otro resabiado y malévolo deseo para las personas con las que tendrá que tratar el resto del año. “Deseo para 2019 que todos los clientes que reclamen comisiones se les ponga la lengua como una berenjena”.

Algunas de las personas que recibieron el mensaje están planteándose poner algún tipo de queja o denuncia, pero lo que seguro harán es acudir a la sucursal para pedir explicaciones. Con un Feliz Navidad y Próspero Año Nuevo hubiera bastado. A veces, menos es más.