Alejandro Talavante, entre la gloria y el infierno

Protagoniza la gran apuesta de este San Isidro con cinco tardes en Madrid, una de ellas con la ganadería de Victorino y viene, además, a Otoño

Está desaparecido. No acude a las entregas de premios y hace tiempo que no habla con la Prensa, pero se anuncia cinco tardes en Madrid. Es Alejandro Talavante. Y nos encontramos en la nueva era. O eso queremos pensar, sobre todo porque ya no nos podemos permitir más lujos. Se nos acabaron. Con diez toros, al menos, si el pañuelo verde no asoma por presidencia, se verá las caras durante esta temporada por el ruedo de la Monumental venteña. El mismo que le catapultó cuando era novillero, un auténtico desconocido y le permitió en cuestión de meses tomar la alternativa y alternar con las figuras. Posición que no abandonó jamás. Y lo hizo sin cortar ni un sólo trofeo. Toreando al natural, con aquel chispazo que puso de acuerdo a todos. Han pasado once años desde aquella tarde del mes de mayo. Y muchas cosas más de aquellas declaraciones del torero pacense que no dejaban indiferente a nadie, pero a punto de abrir las puertas del coso de la calle de Alcalá durante más de un mes de manera ininterrumpida Alejandro Talavante es el protagonista de la gesta. Hará el primero de sus paseíllos el viernes 19 de mayo para lidiar la corrida de El Puerto de San Lorenzo con el francés Sebastián Castella y Javier Jiménez, que el año pasado, en pleno mes de agosto, abrió la Puerta Grande que tanto se resiste a la mayoría, también a las figuras, incluso más. El próximo miércoles, ya 24, volverá a la escena madrileña con la corrida de Cuvillo, con la que ha firmado faenas para la historia como la de Zaragoza en final de temporada, con Juan Bautista y el peruano Roca Rey, otro de los grandes atractivos del serial.

El 6 de junio la atención será mayúscula por volver a ver a Alejandro con la corrida de Victorino Martín, con la que ya se anunció en esta plaza en 2013 en esa ocasión en solitario y día en el que con la plaza llena fracasó. Vuelve con el mismo hierro y mismo lugar. El reto está servido. Le espera más. A él y a la afición. Beneficencia, en esta ocasión y por estrategia del nuevo empresario de Madrid, Simón Casas, el 16 de junio, dentro de un fin de semana de altos vueltos con la actuación al día siguiente de la única tarde de Morante de la Puebla en la corrida de la Cultura, que el empresario francés se ha sacado de la chistera. Magia aparte. Por Beneficencia, Juli, Talavante y Manzanares lidiarán un encierro de Victoriano del Río. Otro gran plato fuerte será ver al diestro de Badajoz en la Feria de Otoño, donde ya nunca quieren anunciarse las figuras en el mes de octubre y con la temporada casi vencida.

Las cinco tardes de Talavante centran en esta ocasión la nueva era de la plaza. La era Simón Casas-Nautalia. La UTE que se hizo con Madrid tras una jugada maestra trazada en el silencio más absoluto, no hubiera sido posible de otra manera, para hacer creer a su contrincante, en este caso José Antonio Martínez Uranga y el mexicano Alberto Bailleres que acudirían en solitario al concurso de Las Ventas. Una oferta a la baja de estos y una muy a la alza del francés con la agencia de viajes le hizo posible el sueño dorado de toda una vida de comandar, por fin, la monumental venteña. Llega a Madrid Simón en una etapa clave. Con el debate animalista al acecho y la tauromaquia como carta política de fácil cambio. No son tiempos fáciles «ni para los animales ni para los humanos», decía el otro día Morante de la Puebla en una entrevista a este medio.

Y justo el torero de La Puebla hará un sólo paseíllo en la plaza de Madrid. Fuera de feria y con la caída del piso solucionada. El sábado 17 de junio, con Cayetano Rivera y un triunfador del ya a esas alturas acabado serial de San Isidro. Un festejo que ha inventado el nuevo empresario para dar continuidad a San Isidro y que a mediados del mes de junio Madrid siga siendo plaza referencia del panorama taurino con un fin de semana de altos vueltos solapado con Beneficencia, ahora fuera de las fechas isidriles.

Enrique Ponce se anuncia a una sola corta y a dos Cayetano y El Juli, una vez más con la ganadería de Victoriano del Río. Misma divisa con la que firmó una de las faenas inolvidables en la plaza de Madrid al toro «Cantapájaros». Y un paseíllo más se apunta con la de Alcurrucén. Dos tardes suma también Miguel Ángel Perera. La primera será con Fuente Ymbro y otra más con Victoriano del Río.

Esperada será las comparecencias de José María Manzanares después de su actuación estelar e impecable del año anterior. Una faena medida y soberbia que le abrió la puerta grande tras una faena cargada de intensidad que puso al público de Madrid de acuerdo. Dos trofeos y unanimidad. Juan Pedro Domecq y Victoriano son las ganaderías elegidas por el torero alicantino.

David Mora vivió la gloria un año atrás justo cuando regresaba del gravísimo percance que estuvo a punto de robarle el toreo para siempre. A tres corridas viene en esta ocasión. Están todos, en mayor o menor medida, y una segunda fila abierta que carga la feria de interés. Los compromisos de Diego Urdiales. Sinónimo de pureza. Paco Ureña y su verdad. La revolución pasmosa de Roca Rey a medio camino entre el valor más escalofriante y la búsqueda del toreo. La savia nueva de José Garrido, Ginés Marín, Gonzalo Caballero, Varea, Fortes... en busca del sitio, su sitio. Los clásicos, Antonio Ferrera, Curro Díaz. La gesta de Dávila y la esperanza de los novilleros, entre ellos uno que estuvo a punto de abrir la Puerta Grande de la Monumental en uno de los primeros festejos de la temporada Ángel Sánchez. Las figuras de los rejoneadores y los aspirantes.

Comienza así el primer San Isidro organizado por el francés Simón Casas. En el horizonte devolver a la plaza de Madrid su esplendor y recuperar los abonos perdidos en los últimos tiempos ( y saldar así una elevada oferta económica para hacerse con la plaza de toros en el concurso). Vital para recuperar el rumbo de la Fiesta de los toros. Lejos quedan los tiempos de pasos en falso. Treinta y cinco festejos esperan en Madrid en los próximos días. 210 toros y novillos saltarán al ruedo madrileño.