Un expulsado de Adelante denuncia la “desaparición” de documentos que tenía en el Parlamento

El diputado Nacho Molina señala que ese despacho lo ocupó anteriormente Teresa Rodríguez

El ex diputado y portavoz de Adelante Andalucía Nacho Molina
El ex diputado y portavoz de Adelante Andalucía Nacho Molina ADELANTE

El diputado no adscrito Nacho Molina, expulsado el pasado mes de noviembre del grupo parlamentario de Adelante Andalucía y ex dirigente de Podemos Andalucía, ha denunciado la “desaparición de documentación importante” que conservaba en el despacho que ocupaba en la sede de la Cámara autonómica antes de ser expulsado del citado grupo junto a otros ocho parlamentarios, entre ellos, la ex coordinadora de Podemos Andalucía, Teresa Rodríguez, que ocupó precisamente ese mismo despacho en la pasada legislatura.

Así lo expone Nacho Molina en un escrito dirigido a la Presidencia y a la Mesa del Parlamento andaluz, consultado por Europa Press y adelantado este lunes por ‘Elconfidencial.com’, que está firmado con fecha del pasado miércoles, 27 de enero.

En dicho escrito, Nacho Molina relata que, “pasados ocho o diez días” desde que se adoptó la “decisión definitiva” de su expulsión de Adelante contactó con él un trabajador del citado grupo parlamentario para trasladarle “la necesidad de desocupar los despachos” que los nueve diputados expulsados ocupaban en la tercera planta del edificio del Parlamento, en las dependencias del grupo de Adelante.

Según explica Nacho Molina, él era, de los diputados expulsados, “la única persona que hacía uso habitual del despacho asignado” en esa tercera planta, y “quien tenía, con diferencia, un volumen de documentación importante”, al tiempo que revela que, en la anterior legislatura, ese despacho “era el ocupado” por Teresa Rodríguez, y donde ella “tenía igualmente documentación, bibliografía y algunos objetos personales”.

El diputado explica que, mientras estaba “pendiente la asignación por parte de la Mesa (del Parlamento) de la ubicación de los despachos que se asignaran fuera del grupo a las diputadas expulsadas, para poder trasladar todo lo referido”, acordó con el trabajador del grupo de Adelante que había contactado con él que “comunicaría con antelación el día en el que fuese a retirar” su documentación, así como la de Teresa Rodríguez.

Así, fue el pasado 18 de enero -según continúa Nacho Molina en su escrito- cuando avisó a dicho trabajador de que iba a desplazarse al Parlamento “para retirar lo contenido en el despacho que tenía asignado”.

“Ante mi sorpresa se me comunica que la documentación, los objetos personales, así como la que pertenecía a mi compañera Teresa Rodríguez Rubio Vázquez, han sido dispuestas en el pasillo que da acceso al mismo, contraviniendo e incumpliendo el compromiso acordado”, según denuncia Nacho Molina en el escrito que ha dirigido a la Mesa del Parlamento, en el que afirma que dichas pertenencias han sido así “manipuladas” sin su “conocimiento”.

Según añade el diputado, “no puede valorarse como una justificación de ese proceder la necesidad de ocuparlo, pues es sobradamente conocido que las personas que trabajan para el grupo parlamentario ocupan las dependencias de planta baja, y los seis diputados restantes” de IU que permanecen en Adelante “tienen a su disposición hasta un total de doce despachos en la planta tercera donde se encuentran las dependencias del grupo parlamentario”.

Nacho Molina advierte en su escrito de “la desaparición de parte de la documentación que guardaba en esas dependencias” y, en concreto, detalla que “un armario que se encuentra en la Sala de Juntas de esa zona del grupo, cerrado bajo llave, contenía documentación importante”, y “por eso precisamente no ocupaba ni la mesa ni el resto del despacho que venía utilizando durante estos dos años como integrante del grupo parlamentario Adelante Andalucía y portavoz de este en las comisiones de la Faffe, de Empleo y de Radio Televisión de Andalucía” (RTVA).

“Al acceder el día referido al contenido de ese armario, estaba literalmente vacío”, según sostiene Nacho Molina antes de agregar que “parte de la documentación ‘extraviada’ era información sensible relacionada con el trabajo de la comisión de investigación” sobre la extinta Fundación Andaluza Fondo de Formación y Empleo (Faffe), “cuya custodia y buen uso eran de mi exclusiva responsabilidad hasta la fecha de su desaparición”, según remarca.

EXIGE UNA INVESTIGACIÓN

Además, “faltan también documentación personal, documentación electoral de las responsabilidades que he ostentado en mi condición de cargo orgánico de Podemos, así como agendas personales de varios años, y cuadernos de trabajo donde, de puño y letra, se recogen acuerdos y notas de reuniones” donde participó en su condición de “secretario de Organización de Podemos Andalucía entre noviembre de 2016 y mayo de 2020, así como parlamentario en Andalucía entre diciembre de 2018 y noviembre de 2020”, según abunda Nacho Molina.

El diputado concluye su escrito solicitando “amparo” a la Presidencia y la Mesa del Parlamento y exigiendo que, “con independencia de otras acciones que pudiera adoptar en relación con este ‘incidente’”, se “investigue lo sucedido, y se adopten las decisiones que la misma considere adecuadas en función de la gravedad de los hechos que se denuncian”.