Andalucía aboga por «propiciar» ya la movilidad interregional

Moreno pide que se abran «corredores seguros» para los inmunizados y que se estandarice el pasaporte o certificado de vacunación en todo el territorio UE

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno
El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno FOTO: Junta de Andalucía Junta de Andalucía

El coronavirus está lejos de apaciguarse para que la pandemia se convierta en éter. De hecho, hoy Andalucía ha anotado una tasa de incidencia acumulada de 241,2 casos por cada 100.000 habitantes, lo que coloca a la región a casi nueve puntos del riesgo extremo, de los 250. Pero hay que mirar hacia adelante y el presidente del Gobierno autonómico, Juanma Moreno, ha planteado la conveniencia de «empezar a abrir canales» de movilidad por los que transiten los inmunizados, sin necesidad de esperar a que «el 70 por ciento de la población» lo esté. Ha aludido en concreto al paso entre las comunidades del país.

Moreno, quien ha visitado en Málaga la Escuela de Hostelería «La Cónsula», ha admitido que «es verdad que hay un punto de cierta injusticia» entre quienes ya están vacunados y los que no «porque va en función de las edades y de sus singularidades», pero ha abogado por que las autoridades, desde las locales hasta las europeas, comiencen a «propiciar» que las personas que cuentan con las dos dosis necesarias hasta ahora para alcanzar la inmunidad se puedan mover para arrancar la reactivación de la economía.

En relación a recuperar capacidad para desplazarse, el máximo dirigente del Ejecutivo regional ha reconocido que su equipo ve «con mucha preocupación» la «disparidad» de criterios que existe entre naciones de la Unión Europea (UE) en torno a los llamados pasaportes o certificados de vacunación que la Junta mira «con muy buenos ojos». Es más, ha pedido tanto a las instituciones europeas como al Gobierno de España que coordina el socialista Pedro Sánchez que trabajen «con la máxima intensidad» para que sean «estándares» en todo el territorio de la Unión y contribuyan a la creación de los mencionados «corredores seguros» por los que puedan llegar los turistas a puntos como Andalucía. «El pasaporte covid debe ser algo muy claro, seguro y transparente para que sea útil», ha condensado.

Más allá de ese documento, el popular ha aludido a las nuevas limitaciones horarias impulsadas por su Gobierno, para mantener que, «si fuese una decisión política», que él pudiera tomar, «no se cerraría la restauración». Pero el Ejecutivo andaluz ha optado por subordinarse al «orden del comité técnico-científico» que es el que marca, «en función de la incidencia –de la covid–, qué es lo que hay que hacer para prevenir y evitar el contagio». Unos expertos que barajan, según han dicho, que los positivos sigan «creciendo» los próximos días «como consecuencia de la Semana Santa», cuando, a pesar de tener cerradas las provincias, «todo el mundo vio en las calles de sus ciudades grandes acumulaciones de personas en muchos lugares». Aglomeraciones que provocan contagios, hospitalizaciones y más limitaciones. Con todo, el presidente ha mostrado su confianza en que se trate de un «crecimiento» de infectados «sostenido», pero no tan «intenso» como el vivido tras «las Navidades pasadas. Espera que «en muy pocas semanas» la tendencia sea «a la baja» y, por tanto, no sólo no haya que «tomar medidas más duras, sino que incluso» se puedan «relajar algunas de las que tenemos ya en marcha».

De momento, este viernes el presidente de la Asociación de Hostelería de Sevilla, Antonio Luque, ha instado a la Junta a abordar con el sector las restricciones antes de implementarlas y a no imponerlas «de un día para otro», lo que afecta a las contrataciones y a las compras de alimentos realizadas para un periodo en el que, en el caso de la capital hispalense, había bastantes reservas al ser la semana en la que se hubiera celebrado la Feria de Abril. Por su parte, Rafael Bados, presidente de Comercio Andalucía, la confederación empresarial autonómica de ese sector, ha criticado la «escasa sensibilidad» del Ejecutivo regional al obligar a echar la persiana a las 20:00 horas en los municipios con nivel de alerta 3.1 o 4.1. Y la reducción de aforo está repercutiendo en los espectáculos culturales.