Málaga

Eterno De la Torre

Ha sido el artífice de la gran transformación de Málaga

El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre
El alcalde de Málaga, Francisco de la Torre FOTO: Álex Zea / Europa Press Europa Press

El anuncio esta semana de Francisco de la Torre de volver a encabezar la candidatura del PP en las elecciones municipales del 28 de mayo de 2023, cuando habrá cumplido 80 años, ha puesto fin a meses de incertidumbre sobre si el alcalde de Málaga pondría fin o no a su carrera política una vez que concluya su sexto mandato al frente del Ayuntamiento. En una breve comparecencia ante los medios de comunicación, el regidor despejó este pasado martes la incógnita y recurrió para justificar su decisión al argumento de que a día de hoy mantiene intactas la «ilusión y pasión» por la ciudad y su propósito de seguir «contribuyendo al avance de Málaga».

Han transcurrido 22 años desde que el regidor, ingeniero agrónomo de profesión y nacido en Málaga en el año 1942, tomó las riendas de un Ayuntamiento gobernado desde un año antes por mayoría absoluta del PP y en el que desempeñaba entonces el cargo de primer teniente de Alcalde y concejal de Urbanismo.

La entonces alcaldesa, Celia Villalobos, renunció a la Alcaldía para ser nombrada ministra de Sanidad en el Gobierno de José María Aznar, lo que motivó que De la Torre, exento entonces del conocimiento popular que fue atesorando a lo largo de los años, hubiera de fajarse de su perfil técnico para desplegar una de las claves de su éxito: estar a pie de calle de sol a sol, sin escatimar horas al reloj en su labor de servicio público. De hecho, muchos le tildan de «alcalde omnipresente» y uno de sus primeros aciertos fue materializar meses después de su llegada al cargo la peatonalización de la céntrica calle Larios, además de apostar por la llegada de sucursales de grandes museos nacionales e internacionales como el Pompidou o el Thyssen, situando el turismo cultural como uno de los grandes baluartes de su gestión.

Junto al segmento cultural, ha auspiciado la consolidación de la Málaga tecnológica, con la creación del Polo de Contenidos Digitales y la implantación en la capital de gigantes del sector como Google, que planea un gran centro de ciberseguridad; Vodafone, que abrirá un centro europeo de I+D+i; o Globant, con una segunda sede en la capital, unido al potencial de de startups reonocidas ya internacionalmente como Freepik, Virustotal o Beesoccer.

De la Torre no tiene intención alguna de perfilar de momento la lista con la que concurrirá a la cita en las urnas porque «no es el momento» y que habrá de consensuar con su partido, presidido a partir del 1 de octubre por la delegada de la Junta en la provincia, Patricia Navarro.

De hecho, en anteriores convocatorias electorales no ha sido hasta la proximidad de las mismas cuando se ha desvelado el nombre de los integrantes de la lista, que ha tenido un carácter continuista en las últimas legislaturas y en la que más de la mitad de ediles llevan ejerciendo el cargo desde hace más de una década.

Con todo, De la Torre no ha propiciado en ningún mandato la existencia de un delfín llamado a sustituirle una vez que dé por concluida su carrera, y no se ha visualizado un claro sucesor del primer edil hasta el momento, pese a que se ha apuntado en no pocas ocasiones a Elías Bendodo, alejado a día de hoy de la política municipal y centrado en tareas orgánicas de un partido en el que ejerce como coordinador general.

De momento, es oficial que se medirá en las urnas con el actual secretario provincial de un PSOE que durante los sucesivos gobiernos del PP ha tenido más de cinco portavoces, si bien el actual alcaldable, Dani Pérez, concurre por segunda vez.

En Ciudadanos, la actual portavoz de la formación, Noelia Losada, una representante del partido naranja en la casona del parque, ha manifestado su deseo de volver a presentarse, si bien no se ha iniciado el proceso interno pertinente para determinar si hay o no más aspirantes.

Nadie duda de que a día de hoy De la Torre ha sido el artífice de la gran transformación que ha experimentado la capital malagueña en las dos últimas décadas y que, a juicio del propio munícipe, afronta importantes desafíos que han de confirmar su posición estratégica y sus grandes atractivos turísticos.

Uno de esos retos es que Málaga sea designada el año próximo sede de la EXPO mundial de 2027 –aspiración para la que compite con otras cinco capitales de diferentes continentes–, la consecución del parque metropolitano en la zona de Arraijanal, el hotel-rascacielos de lujo proyectado en el Puerto o el proyecto de urbanización de los antiguos suelos de Repsol, en los que el consistorio pretende materializar dos torres de gran altura.