«Los alimentos fortificados sí funcionan»

Miguel Sánchez Viera / Director del Instituto de Dermatología Integral

Miguel Sánchez Viera /   Director del Instituto  de Dermatología Integral
Miguel Sánchez Viera / Director del Instituto de Dermatología Integral

-¿Cuál es el perfil de las personas con mayor carencia de vitamina D?

-Los niveles insuficientes de vitamina D son más habituales en invierno y en pacientes hospitalizados, niños, embarazadas y en adultos mayores. Los grupos que más necesitan este tipo de vitamina son precisamente los que más se protegen del sol. Asimismo, las personas que trabajan en turnos de noche y descansan durante el día o los que tienen un trabajo que les obliga a permanecer en espacios cerrados no pueden obtener la suficiente cantidad de vitamina D que necesitan.

-¿Es cierto que los niveles bajos predisponen a absorber cantidades excesivas de colesterol malo e incluso puede favorecer la diabetes?

-Algunas investigaciones como el estudio del Centro Médico Intermountain en Utah, publicado en «The American Journal of Cardiology», han relacionado niveles bajos de vitamina D con niveles altos de colesterol. Además, la vitamina D actúa como modulador del sistema inmunológico y por ello parece jugar un papel importante en el desarrollo de diabetes tipo 1. El déficit de la misma en los primeros meses de vida en niños con riesgo de desarrollar este tipo de diabetes aumenta la probabilidad de desarrollarla en los años posteriores.

-¿Los alimentos del mercado que se presentan con «vitamina D añadida» son útiles y recomendables?

-Sí. La vitamina D se le agrega a muchos cereales para el desayuno, también a algunas marcas de bebidas de soja, zumo de naranja, yogur y margarina.

-¿Son necesarios los suplementos?

-No todas las personas y siempre bajo supervisión médica.

www.ideidermatologia.com