Salud

Cáncer de vejiga: un tumor muy frecuente en España

En nuestro país ocupa el tercer o cuarto puesto por número de casos, unos 12.000. El tabaco y el VPH son los principales factores de riesgo

La mejor manera de prevenir el cáncer de vejiga es evitar el consumo de tabaco. Se suele detectar en personas mayores de 65 años, por lo que el diagnóstico en pacientes menores de 60 debe considerarse con especial atención.

Publicidad

Juan Francisco Rodríguez Moreno, de la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) explica que "se trata de un tumor mucho más frecuente de lo que a veces nos transmiten las estadísticas. Ocupa el noveno lugar en cuanto al número de diagnósticos a nivel mundial. Sin embargo, en España se posiciona entre los tres o cuatro más frecuentes".

Así, según la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC), en España se diagnostican unos 12.200 casos anuales; 357.000 en todo el mundo, y la incidencia en nuestro país es de las más altas del mundo.

El tabaco es principal factor de riesgo. Además, el portavoz de la SEOM comenta que "algunos estudios defienden la relación entre la infección por HPV (virus del papiloma humano) y el cáncer de vejiga. Se estima que hasta un 17% de estos tumores podrían deberse en parte al hecho de ser portador de serotipos del HPV de alto riesgo".

"La mayoría de estos tumores se diagnostican en fases precoces de desarrollo y se pueden curar con cirugías más o menos extensas", explica Rodríguez Moreno. Sin embargo, cuando el tumor está más avanzado, la curación puede ser difícil o imposible y los objetivos del tratamiento cambian hacia prolongar la supervivencia y mejorar la calidad de vida del enfermo.

Publicidad

No hay signos específicos de la presencia de este tumor. Sangre en la orina, molestias y trastornos urinarios... "Aunque el síntoma principal para sospechar un cáncer de vejiga es la aparición de sangre en la orina (hematuria) sin dolor asociado durante la micción", apunta Rodríguez Moreno.

Opciones de tratamiento

Publicidad

Tras más de una década donde no se habían conseguido avances terapéuticos en el tratamiento del cáncer de vejiga, recientemente han irrumpido en el abordaje de este tumor una serie de fármacos que modifican su reconocimiento inmunológico.

"En este sentido, los datos tan prometedores obtenidos de los ensayos clínicos con inmunoterapia, han permitido que estos fármacos lleguen a los pacientes gracias a su capacidad para modificar significativamente el pronóstico de aquellos que responden a este tratamiento con un muy buen perfil de seguridad", explica la doctora Teresa Alonso Gordoa, Unidad de Tumores Genitourinarios y Endocrinos del Instituto Oncológico (IOB).

Además, las nuevas dianas terapéuticas "están siendo evaluadas frente a determinadas alteraciones moleculares que favorecen el crecimiento y la supervivencia del tumor, para poder acercarnos a lo que conocemos como medicina de precisión, todo ello gracias a los avances en el conocimiento de la biología molecular y la investigación clínica".

Nuevos métodos de diagnóstico

La cistoscopia y la citología urinaria son las pruebas actuales más utilizadas para el diagnóstico y el seguimiento del cáncer de vejiga. Ahora, un nuevo método diagnóstico no invasivo, basado en el uso de lenguas electrónicas, ayuda mediante una pequeña muestra de orina a la detección precoz y el seguimiento del cáncer.

El sistema es fruto de la colaboración entre investigadores de la Universitat Politècnica de Valencia, el Instituto de Investigación Sanitaria La Fe (IIS-La Fe) y el CIber-BBN, dependiente del Instituto de Salud Carlos III, según un comunicado de la Generalitat. El método, basado en el uso de lenguas electrónicas voltamétricas, es una tecnología de bajo coste, cuya aplicación podría contribuir a detectar la patología, en sus fases más tempranas, con una pequeña muestra de orina.

Publicidad