Publicidad
Publicidad
Actualidad

Tecnología punta para acabar con la alergia en el hogar

La mejor forma de combatir las alergias domésticas es con una buena limpieza, aspirador en mano. Conocer cuáles son los alérgenos y dónde se esconden, «puntos calientes», resulta clave para eliminarlos y evitar las crisis en los pacientes más sensibles

La mejor forma de combatir las alergias domésticas es con una buena limpieza, aspirador en mano. Conocer cuáles son los alérgenos y dónde se esconden, «puntos calientes», resulta clave para eliminarlos y evitar las crisis en los pacientes más sensibles

Publicidad

A simple vista, el polvo puede parecer inocuo, pero tras una inspección con un microscopio uno puede encontrar desde células de piel muerta, ácaros del polvo y esporas de moho hasta bacterias. Todo ello puede llegar a desencadenar una reacción en el sistema inmunológico que dé lugar a una crisis alérgica. Estos «enemigos» son microscópicos, miden hasta 0,5 micrones y pueden ser fácilmente inhalados por el sistema respiratorio, incluso entrar en el cuerpo por medio de contacto con la piel o los ojos. El sistema de defensas puede reaccionar de forma exagerada hacia los alérgenos, lo que lleva a la producción de anticuerpos para expulsarlos, y que a su vez provoca reacciones físicas como estornudos, tos o rinitis en un esfuerzo por eliminarlos. En resumen: una reacción alérgica.

Según Karen Hall, investigadora del Departamento de Microbiología de Dyson, en Malmesbury (Inglaterra), «nuestros hogares están llenos de pequeños seres que pueden desencadenar reacciones alérgicas. Los ácaros del polvo son los principales culpables de las alergias domésticas. Suelen vivir en lugares cálidos donde normalmente pasamos la mayor parte del tiempo: el salón y el dormitorio. A ser posible, se debe aspirar a menudo alrededor y debajo de las camas, ya que, al hacer la cama, los ácaros suelen caer al suelo. También es importante aspirar debajo del sofá; es uno de los escondites favoritos de los ácaros».

Trabajo de campo

En el laboratorio de microbiología que dirige Hall, los científicos de Dyson realizan sus propios cultivos de ácaros. «Como científicos, es importante que entendamos la forma de vida y reproducción de los alérgenos para saber cómo combatirlos. En el laboratorio de microbiología de Dyson tenemos una colonia de unos 10 millones de ácaros –viviendo en una situación idónea: esto es, a 25ºC de temperatura y a una humedad relativa del 75%–, a los que alimentamos con una mezcla de germen de trigo, levadura y galletas de perro», explica Hall. De esta forma, pueden estudiar de cerca su comportamiento y los alérgenos que producen, ayudando así a que los ingenieros puedan luego desarrollar productos para combatirlos eficazmente. Dyson es la única empresa fabricante de electrodomésticos europea que cuenta con su propio laboratorio de microbiología.

Publicidad

El laboratorio se creó en 2001 para estudiar el comportamiento de los ácaros y alérgenos domésticos y ayudar a los ingenieros a diseñar aspiradoras que puedan combatirlos.

El laboratorio se centra principalmente en dos áreas de trabajo; micro-biología tradicional (dedicado a estudiar las bacterias y hongos para probar la eficacia de filtración de las aspiradoras Dyson) y alérgenos (dedicado a estudiar el comportamiento de los ácaros del polvo, las esporas de moho y el polen). La compañía británica trabaja con diferentes organizaciones alérgicas para mejorar los sistemas de medición actuales y hacerlos más efectivos. «Como científicos, es importante que entendamos la forma de vida y reproducción de los alérgenos para saber cómo combatirlos», manifiesta Hall.

Publicidad

Aval científico

Desde un punto de vista puramente científico, Hall subraya que «en Dyson, los investigadores trabajamos estrechamente con los ingenieros para asegurar que nuestras aspiradoras pueden aspirar incluso las partículas más pequeñas, como los ácaros o el humo de cigarrillo. Todas las aspiradoras Dyson están avaladas por la Fundación Británica de Alergología y la Allergie Suisse Service». Estos dispositivos del hogar también cuentan con certificados de entidades americanas y australianas.

Así, las aspiradoras británicas se encuentran avaladas por la Sociedad Española de Neumología Pediátrica (SENP), una asociación médico-científica sin fines lucrativos dedicada al estudio de la patología respiratoria pediátrica. En este sentido, estos «ayudantes en la limpieza del hogar» cumplen o superan las normas para la efectiva eliminación de los alérgenos contenidos en el polvo de las alfombras. Por ello, cuentan el aval para su uso por personas con asma y/o alergia.

Por otro lado, el Servicio de Alergología Suizo ha desarrollado estrictos criterios, en los que se detalla cómo deberían funcionar las aspiradoras para las personas con alergia. Para obtener la aprobación, los dispositivos deben proporcionar una succión constante y un alto rendimiento. Además, las aspiradoras Dyson están acreditadas por el Consejo Nacional de Asma dentro de su programa de sensibilización para ayudar a la gente en la toma de decisiones sobre en su estilo de vida que puedan ayudarles a mejorar los síntomas de alergia y/o asma.

Peligros de los ácaros

Un ataque de asma puede ser provocado por tan sólo un 0,000001 gramo de alérgeno de ácaro de polvo, son la primera causa de alergias en el hogar. Estos pequeños organismos suelen estar y reproducirse en lugares cálidos (entre 20-30C) y húmedos (70-80%). Viven entre 3-4 meses (el huevo tarda un mes en hacerse adulto). Las dos especies más típicas son los ácaros del polvo europeos (dermatophagoides pteronyssinus) y los americanos (dermatophagoides farinae).