Actualidad

¿Debo permitir que mi hijo adolescente se haga vegetariano?

Observar que no esconde ningún trastorno alimentario, realizar el cambio bajo supervisión médica e incluir suplementos de B12 son las claves a tener en cuenta.

Observar que no esconde ningún trastorno alimentario, realizar el cambio bajo supervisión médica e incluir suplementos de B12 son las claves a tener en cuenta.

Publicidad

Cada vez más adolescentes se ven tentados por la dieta vegetariana, que las redes sociales han convertido casi en una moda. La preocupación por el sufrimiento de los animales, la protección del medioambiente y cierta obsesión por comer de manera "natural"son algunos de los argumentos que esgrimen muchos de nuestros hijos para dejar de lado el consumo de carne animal.

La adolescencia es, sin duda el sector poblacional donde más está creciendo el vegetarianismo, tal vez influidos por los numerosos youtubers e influencers que narran su experiencia, muestran vídeos de sufrimiento animal e inundan las redes con recetas vegetarianas o veganas. Influencers como Miriam Faba, Ally Vispo, Claudia Ayuso o Marta Martínez tienen miles de seguidores jóvenes que se interesan por sus propuestas y recetas.

Publicidad

Sin embargo, hay cuestiones que en el caso de los menores no debemos pasar por alto. La dieta vegetariana puede tener muchos déficits si no está bien planteada, pero si se lleva a cabo de una forma correcta y bajo supervisión médica no debe suponer un peligro para el desarrollo de nuestros hijos. De hecho, está demostrado que la anemia, por ejemplo, no es mayor entre los vegetariano que en la población general.

Publicidad

Según algunos estudios efectuados con adultos y con adolescentes, el régimen vegetariano no tiene peligro si incluye huevos y productos lácteos pero hay que tener en cuenta que este tipo de alimentación provoca un déficit de calcio y de vitaminas B2 y B12. Por ello, es muy importante saber que los suplementos de vitamina B12 son imprescindibles para todas las personas vegetarianas. La vitamina B12 se puede tomar en diferentes formatos (pastillas, líquido, etc.), pero la dosis varía en función de la edad y las características de cada persona. Por eso, es muy importante asesorarse bien con un dietista-nutricionista, que valorará cada caso.

El resto de las vitaminas del grupo B se encuentran en los vegetales por lo que es raro tener carencias. Tampoco se suelen presentar déficit de vitamina A en los vegetarianos ya que se encuentra tanto en los alimentos tanto de orígen animal como vegetal.

Con respecto al resto de nutrientes es importante conocer que podemos encontrarlos en otros muchos alimentos que no son la carne y el pescado:

Publicidad

- Calcio: Podemos encontrarlo en verduras de hoja verde, almendras, garbanzos, alubias blancas, leche de arroz o soja, brócoli, sésamo, higos o Tofu.

- Proteínas de origen vegetal: Legumbres y sus derivados, frutos secos o semillas son fuentes proteicas de calidad.

- Grasas necesarias: Aceite de oliva virgen, pero también los frutos secos o aguacates.

- Omega 3: Un puñadito a diario de nueces puede aportarnos una buena dosis de este ácido graso. También en productos enriquecidos con Omega 3 como el caso de los huevos o la leche.

- Hierro: Ciertamente, la dieta vegetariana tiene poco hierro. Por ello es importante tomar a diario semillas (las podemos añadir a las ensaladas) como las de girasol y legumbres. Si las analíticas dieran bajas en hierro, el médico puede prescribir un aporte suplementario.

- Zinc: No debemos preocuparnos, se encuentra ampliamente en alimentos como la avena y los frutos secos.

¿Esconde mi hijo un trastorno alimentario?

Una vez que tenemos claro que el aporte vitamínico está garantizado, debemos asegurarnos de cuales son las motivaciones reales que han llevado a nuestro hijo a tomar esta decisión. Se estima que entre un 20 y un 25% de los adolescentes vegetarianos, mayoritariamente chicas, eligen este régimen alimenticio por razones de peso.

Los expertos advierten de que, cuando esta motivación predomina, no es raro que vaya acompañada de desarreglos en el comportamiento alimenticio. Al eliminarse ciertos grupos de alimentos y exaltarse el control sobre lo que se ingiere, se pueden dar muchos casos de anorexia.

Pero ¿Cómo detectar si la decisión del adolescente de "hacerse"vegetariano es por convicción o bien está ocultando un trastorno alimentario? Las pistas son las mismas que se pueden observar en los jóvenes que siguen una alimentación convencional.

Debemos observar si evita comer, se salta ingestas, no quiere ir a eventos sociales en los que se suele comer o se muestra muy preocupado por la dieta o el peso.

En definitiva, debemos tener claro que una dieta vegetariana puede ser saludable o no, igual que una dieta omnivora puede ser sana o nefasta.

La clave está en tomar las decisiones dietéticas correctas.