Herramientas para hacer frente al estrés

El estrés puede arruinarte la vida, según la psicóloga Pilar Conde

  • Herramientas para hacer frente al estrés

Tiempo de lectura 4 min.

20 de noviembre de 2018. 09:15h

Comentada
larazon.es.  19/11/2018

ETIQUETAS

El estrés agudo, una situación psicológica de gran tensión, en la que el individuo padecería, debido a esta causa, gravísimos déficits de atención y concentración pueden arruinar la vida de quien lo padece y de las personas de su entorno.

Pero, ¿cómo se llega a esta situación? Para la psicóloga Pilar Conde , es vital estar atentos a los primeros indicios de la aparición del estrés en nuestra vida. Los más conocidos son los problemas alimenticios –falta de apetito o apetito desmesurado – , trastornos del sueño, pero, sobre todo, un malestar que se va apropiando de nuestro día a día. Comenzamos a estar distraídos, irritables, a ser muy críticos con nosotros y el entorno y a tener problemas de sociabilidad. La intolerancia hacia el entorno y los cambios de humor van ganando terreno y, ante este panorama, nos cuesta tomar decisiones.

Por supuesto, el estrés no surge de un día para otro; suele ser el resultado de la tensión a la que estamos sometidos en nuestra vida laboral, sentimental o familiar. Lo que ocurre, aclara la directora técnica de clínicas Origen que necesitamos las herramientas para hacer frente a la angustia e incertidumbre que nos producen los problemas. Para evitar, explica, la aparición de la indefensión: el individuo se ve desprotegido, desarmado para hacer frente a todo lo que siente y comienza entonces a tener miedo .De ahí pueden surgir fobias o problemas psicosomáticos. El resultado más común es el ataque de ansiedad.

Cuando se sufre un ataque de ansiedad el individuo pierde el control, nota que aumenta el latido cardiaco, la respiración se agita , se incremente la tensión arterial y puede llegar a sentir hormigueos en las extremidades. Es agobiante la sensación de descontrol físico y mental . Resulta vital, incide la psicóloga, que el individuo sepa reconocer estos síntomas y , sobre todo, sepa dialogar consigo mismo y convencerse de que la ansiedad no puede hacerle daño, que este estado va a desaparecer en unos minutos y que todo volverá a la normalidad.

De lo contrario, el ataque de ansiedad puede devenir en un ataque de pánico y con él experiencias desagradables como la despersonalización, es decir, una situación en la que la persona se siente como extraño a sí mismo, como si no estuviera en su cuerpo o no estuviera en esa situación. En ningún caso esta experiencia, matiza Conde genera una daño real a la persona, pero si se vive de manera desagradable.

Se puede luchar y vencer al el estrés, asegura la terapeuta de Origen, y se pueden evitar los ataques de ansiedad. Pero es necesario actuar en cuanto alguien note los primeros síntomas. Tener problemas o un ritmo de vida frenético y exigente no es condición sine qua non para sufrir el estrés y la ansiedad. También son presa de ellos quienes han padecido situaciones traumáticas aisladas en el pasado o para quienes el mínimo cambio en su rutina implica un gran nerviosismo.

En cualquiera de los casos, el apoyo y acompañamiento profesional puede evitar grandes problemas como el estrés crónico. Existen tratamientos psicológicos que ayudan a identificar el estrés y a dotar al individuo de las herramientas para gestionarlo. Desde Origen se ha puesto en marcha un programa de tratamiento psicológico breve (ocho sesiones) para personas que llevan de 1 mes a 6 meses siendo presas del malestar, la tristeza y la apatía.

Por último, en casos de estrés agudo o grave, asegura la psicóloga, es preciso un distanciamiento de aquello que nos genera el estrés. Cuando la persona no es capaz de hacer frente lo que tiene afrontar, se retira durante un tiempo, para coger fuerzas y disminuir los niveles de malestar. El objetivo es regresar después con las herramientas y fuerza necesaria para afrontarlo con éxito.

Últimas noticias

Gastronomía

Pepe, el que se sube a un volcán

| Patrocinado por Endesa.