Dow Jones otorga a Naturgy el liderazgo mundial en desarrollo sostenible

La energética española logra por tercer año consecutivo el liderazgo mundial en su sector según establece el Índice de Sostenibilidad Dow Jones

Tras el cierre de todas sus plantas de carbón, la compañía de Francisco Reynés ha conquistado la cúspide de varios índices que miden la sostenibilidad de las empresas | Máximo García de la Paz
Tras el cierre de todas sus plantas de carbón, la compañía de Francisco Reynés ha conquistado la cúspide de varios índices que miden la sostenibilidad de las empresas | Máximo García de la Paz

La energética española logra por tercer año consecutivo el liderazgo mundial en su sector según establece el Índice de Sostenibilidad Dow Jones

Naturgy es una compañía asidua en los primeros puestos de los índices de sostenibilidad. Su último logro ha sido la calificación conseguida en el “Dow Jones Sustainability Index” (DJSI). Lanzados en 1999, estos índices son uno de los principales referentes mundiales y solo un selecto grupo de empresas de todo el mundo forma parte de ellos. Su labor consiste en evaluar a miles de empresas líderes según criterios de desempeño ambiental y social. Para ello, utilizan un método de evaluación de gran exigencia. Cumplido este, la compañía que preside Francisco Reynés ha consolidado su liderazgo al lograr el primer puesto en el sector “Gas Utilities” por tercer año consecutivo.

Naturgy, seleccionada para la variante europea del índice (el DJSI Europe) ha obtenido una puntuación global de 82 puntos sobre 100. Se trata de la máxima en su sector. Asimismo, el grupo ha conseguido la nota más alta en algunos de los criterios evaluados, tales como gestión de riesgos y crisis, gestión de la cadena de suministro, estrategia climática, políticas y sistemas de gestión medioambiental, eficiencia operacional, ciudadanía corporativa y filantropía, desarrollo de capital humano, indicadores de prácticas laborales y derechos humanos.

Pero este índice no ha sido el único logro de Naturgy. Tras el anuncio del cierre de todas sus plantas de carbón, en consonancia con su Plan estratégico 2018-2022, la compañía también ha conquistado el FTSE4Good (una serie de índices bursátiles que agrupa a empresas de todo el mundo con prácticas sólidas en materia ambiental), con el liderazgo mundial en el multisector de “Utilities”. La consecución de este resultado, indican desde la empresa, “ha sido posible gracias al esfuerzo y dedicación para implantar buenas prácticas en sostenibilidad” y supone un reconocimiento del compromiso de la compañía con un mundo más verde.

La puntuación global de la compañía en el FTSE4Good ha pasado de 4,8 en la última evaluación de 2018 a 4,9 en julio de 2019, quedándose a una décima de obtener la máxima puntuación posible. En este sentido, las temáticas valoradas con un 5 han sido cambio climático, biodiversidad, estándares laborales, seguridad y salud, derechos humanos, gestión de riesgos, anticorrupción, gobierno corporativo y transparencia fiscal. El presidente ejecutivo de Naturgy, Francisco Reynés, destaca “el exhaustivo trabajo llevado a cabo en los años anteriores y en el marco del Plan Estratégico a 2022, así como la estrecha colaboración transversal de las diferentes unidades de la compañía para conseguir este resultado”. También hace hincapié en que el reconocimiento “refleja la importancia de los aspectos medioambientales, sociales y de gobierno corporativo para la compañía”, tal y como indicó el presidente en un comunicado.

Una clara apuesta

por las renovables

Uno de los puntos fuertes de la compañía ha sido su apuesta por el medio ambiente a través del impulso de las energías renovables en detrimento del carbón. Así, las centrales térmicas de Meirama (A Coruña), Narcea (Asturias) y La Robla (León) comenzarán su desmantelamiento una vez que el Ministerio para la Transición Ecológica dé su visto bueno a estas clausuras. La compañía anunció tener un plan “sólido” para sustituir esta capacidad contaminante por energía limpia que provenga de parques eólicos y plantas fotovoltaicas en su mayoría.

Tan sólo en 2019, Naturgy pondrá en marcha más de 900 megavatios de capacidad renovable, principalmente en España. En total, invertirá unos 2.000 millones de euros a lo largo de este ejercicio, siempre dentro de los criterios de rentabilidad fijados en su Plan Estratégico (Golden Rules), con el objetivo de crear valor para el accionista y se genere crecimiento en el futuro.

Pero la ambición del grupo no acaba aquí. En los últimos resultados presentados al mercado, ya se anunció que está analizando nuevos proyectos renovables. De esta manera, la capacidad instalada renovable del grupo podría sumar otros 4.200 megavatios a los 2.600 megavatios con los que se cerrará este año. El grupo afirma estar trabajando “con la premisa de ir más allá” y ha identificado nuevas oportunidades por otros 5.300 megavatios.

En total, si el grupo ejecutara todos estos proyectos alcanzaría una capacidad de 12.100 megavatios, con lo que se convertiría en la primera tecnología de su mix energético. El gas natural, a través de los ciclos combinados, se consolida en este escenario como el socio ideal de las renovables para garantizar la seguridad de suministro en los momentos que no haya horas de viento o sol.