Los chimpancés mantienen amistades como las humanas

Un equipo de investigadores alemanes del Instituto Max Planck de Atropología Evolutiva constata que estos simios basan estas relaciones en la confianza

Ponen recursos y eligen la opción más arriesgada cuando interactúan con un compañero
Ponen recursos y eligen la opción más arriesgada cuando interactúan con un compañero

El ser humano y el chimpancé comparten el 99 por ciento de sus genes. Esto quizá explica numerosas similitudes con nosotros. Pero no sólo sufren la crisis de la mediana edad, bostezan por contagio o disfrutan con desafíos mentales. Ahora un estudio realizado por investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva (Leipzig, Alemania) ha constatado la existencia de lazos de confianza entre chimpancés considerados amigos. El trabajo, publicado esta semana en la revista científica «Current Biology», partió de la base de que los seres humanos, en momentos importantes, confían en gran medida sólo en sus amigos más cercanos, informa Efe. «En nuestro estudio hemos investigado si los chimpancés muestran un patrón similar y brindan su confianza de forma selectiva a aquellos individuos a los que están unidos de forma más estrecha. Nuestros resultados sugieren que es así», destaca el investigador Jan Engelmann. Su trabajo revela que las características actuales de las amistades humanas tienen paralelismos en los lazos sociales detectados entre primates.

Investigaciones previas ya habían constatado relaciones similares a la amistad entre los chimpancés, animales que, por ejemplo, prefieren a algunos de sus congéneres respecto a otros. En el Instituto Max Planck decidieron comprobar si esas relaciones se basaban en la confianza y observaron durante cinco meses las interacciones de 15 chimpancés en Kenia para identificar, a partir de su comportamiento diario, quién se podía considerar amigo de quién.

Entonces les plantearon un juego por parejas, en el que un chimpancé podía elegir entre tirar de una cuerda con la que conseguían de inmediato unos pocos trozos de fruta, o tirar de otra que proporcionaba a su compañero un suculento botín de plátanos y manzanas, pero al que sólo tendría acceso el primero si su colega decidía compartirlo. Cada chimpancé jugó doce veces con un «amigo» y otras doce con un «no amigo» y se comprobó que confiaba mucho más en los primeros. «Los chimpancés eran mucho mas propensos a poner recursos a disposición de su pareja y elegían la opción arriesgada, pero potencialmente de mayor rentabilidad, cuando interactuaban con un amigo», subrayan los investigadores. Según Engelmann, que los chimpancés creen lazos emocionales y duraderos con determinados individuos muestra que «la amistad humana no representa una anomalía en el reino animal».

Protección

Por otra parte, Proyecto Gran Simio ha presentado dos peticiones al Parlamento europeo frente al maltrato animal. En la primera, la organización solicita una normativa de protección animal de obligado cumplimiento para todos los Estados miembros de la UE. Desde Proyecto Gran Simio esperan que se apruebe una Directiva general en la que se incluyan numerosos aspectos como medidas de protección a los animales que están en los zoológicos, la prohibición de circos con animales ni en fiestas donde se dé este maltrato.

Por otro lado, esta asociación ha registrado una nueva petición en el Parlamento europeo para que los grandes simios sean considerados por la Unesco como Patrimonios Vivos de la Humanidad, que está pendiente de estar admitida a trámite por la Comisión de Peticiones.