Las infecciones sexuales disparan el gasto sanitario

El coste de las enfermedades de transmisión sexual podría subir un 40% en diez años

Incrementar la inversión en prevención produciría un ahorro de 250 millones de euros
Incrementar la inversión en prevención produciría un ahorro de 250 millones de euros

En los últimos diez años casi se ha cuadruplicado el número de nuevos casos de infecciones de transmisión sexual (ITS). De no incrementarse la inversión en prevención de las mismas, su coste podría verse aumentado en casi un 40% en tres años, pasando de aproximadamente 1.000 millones de euros en 2018 a 1.400 millones en 2021. Ésta es una de las conclusiones del estudio realizado por el grupo de I+D+i en Economía Pública y de la Salud de la Universidad de Cantabria y patrocinado por Durex.

El trabajo, que se ha elaborado con el objetivo de analizar el impacto socioeconómico de las ITS, pone de manifiesto la importancia de desarrollar políticas públicas preventivas (por ejemplo, con campañas de concienciación o talleres de formación) para conseguir una reducción del gasto que suponen estas infecciones en el sistema de salud. El cambio en los hábitos sexuales, la frecuencia y la iniciación sexual a una edad cada vez más temprana, hacen previsible que el coste anual destinado a tratar las ITS aumente en caso de no incrementar la prevención.

El término ITS abarca una gran variedad de enfermedades. En este estudio se analizan las que tienen mayor incidencia e impacto económico: sida/VIH, VPH, hepatitis B y C, gonorrea, sífilis, sífilis congénita, clamidia e linfogranuloma venéreo (infección por chlamydia trachomatis.

Pese a los problemas a la hora de obtener datos sobre el número de casos, los datos más actuales muestran que, en tan sólo un año, se diagnosticaron 20.614 nuevos casos de ITS en España. La tasa de incidencia más elevada se registra en la clamidia, siguiéndole muy de cerca la gonorrea. Mientras tanto, la sífilis y sida/VIH obtienen unos valores muy similares entre sí, superando los 3.000 casos en 2016. El resto (hepatitis C y B, linfogranuloma venéreo, sífilis congénita) representan un número inferior a 1.000. El número de nuevos diagnósticos anuales casi se ha multiplicado por cuatro en la última década, con datos alarmantes según el tipo de enfermedad.

Para analizar el coste de las ITS se plantea un modelo econométrico que calcula el coste por ITS (tanto directos como indirectos –pérdidas de salarios y productividad como resultado de la morbilidad y mortalidad–) ante tres posibles escenarios: optimista, intermedio y pesimista.

En el escenario intermedio –es decir, si se destina la misma cantidad que la actual a la prevención de ITS– los costes totales medios por infección se incrementarían en 43 millones de euros desde 2018 hasta 2021 (lo que supone un aumento en el coste total de todas las enfermedades de 1.033,92 millones en 2018 a 1.427,11 millones en 2021). Esto supone un crecimiento de casi 40% en tan sólo tres años.

En el escenario pesimista –es decir, si se reduce la inversión en prevención los costes por infección se incrementan notablemente: los gastos de las ITS ascenderían de 1.088,9 millones de euros en 2018 y alcanzarían 1.681,5 millones en el año 2021. Sin embargo, en el escenario optimista, en caso de aumentarse la inversión en prevención, se produciría un ahorro aproximado de 250 millones de euros en el año 2021 y un ahorro acumulado de aproximadamente 539 millones entre el año 2019 y 2021.