«Los contratos con empresas externas serán los mínimos para que el Colegio funcione»

Juan Abarca Cidón/ Candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid
Juan Abarca Cidón/ Candidato a la presidencia del Colegio de Médicos de Madrid

Qué le ha llevado a presentarse como candidato a la presidencia del Icomem?

-El primer motivo de todos es que soy médico con experiencia en la gestión de instituciones sanitarias y, como a tantos de nosotros, me gustaría que el Colegio de Médicos de Madrid fuese una institución moderna y de prestigio, que por fin dé servicio a los profesionales y que aborde con eficacia los retos de la profesión. Tenemos unos médicos del siglo XXI y un Colegio que a duras penas es del siglo XIX. El Colegio no es un lugar que pueda vivir al margen del tiempo, sino una plataforma de impulso profesional que debe funcionar ya. En segundo lugar, hay un motivo de índole más personal que comenzó cuando mi padre se presentó allá por las elecciones de los años 90 en busca de la libertad, la ética y la independencia de la profesión. Sigo compartiendo esos objetivos, pero me temo que antes tenemos que recuperar principios mucho más básicos que acerquen al Colegio a los profesionales y que les dé servicio de manera honesta y leal, que para eso son sus legítimos propietarios. En cualquier caso, la decisión final de presentarnos se ha basado fundamentalmente en que hemos sido capaces de conformar un gran equipo que nos representa a todos y en la capacidad real de desarrollar un proyecto de futuro viable, no sólo en la posibilidad de asumir la presidencia.

-Pertenece a un grupo hospitalario de refereencia en la sanidad privada madrileña. ¿Cómo va a influir esto en su candidatura?

-El hecho de que mi nombre se asocie a la sanidad privada es inevitable, puesto que me dedico profesionalmente a ella. Pero la presentación de una candidatura para el gobierno del Colegio de Médicos es una cosa mucho más seria que no puede verse afectada por comentarios, elucubraciones... esta candidatura no es Juan Abarca, es un equipo heterogéneo que ha sido elegido por su capacidad de trabajo y por su compromiso con el objetivo de aportar valor y buscar el cambio en el Colegio, para que realmente sea un órgano que dé servicio al colegiado. Un equipo de profesionales de la sanidad privada y de la sanidad pública. El riesgo por encabezar la lista siempre existe, pero es importante que nuestro programa y nuestros objetivos sean conocidos, porque de esa manera se disiparán todas las dudas acerca de este tema. Además, nuestro objetivo no es alimentar debates sobre la gestión sanitaria, sino trabajar para el médico, sea cual sea su puesto de trabajo, y dignificar la profesión.

-La actual presidenta del Icomem es la número dos de su candidatura. ¿Qué les diría a los que piensan que su candidatura es la continuación del proyecto anterior?

-Es importante aclarar que Sonia López Arribas no es responsable de lo que pasa ahora en el Colegio porque como presidenta tiene las manos atadas al tener al resto de la Junta electoral en contra suya. En segundo lugar, ella ha trabajado para no plegarse a intereses ajenos a los profesionales en la gestión del Colegio. Y en tercer lugar, intentamos evitar que el servicio a los colegiados se vea resentido con un cambio traumático en el Colegio; y la continuidad de la doctora López Arribas garantiza que el proceso sea ordenado. Por eso está en nuestra candidatura. La doctora Lopez Arribas ha demostrado coraje, independencia, compromiso con los colegiados y tiene la humildad suficiente para acompañarnos en calidad de vicepresidenta, lo que creo que habla mucho de su interés por ayudarnos. Ella sabe que nuestra candidatura es de gestión y de transformación; por eso se ha incorporado a ella.

-¿Cómo se enfrenta a una presidencia en la que las cuentas de 2015 no están aprobadas y las irregularidades han sido una constante durante los últimos años?

-Mi experiencia está en la gestión, pero lo más importante es que en nuestro equipo contamos con destacados profesionales altamente especializados en gestión, con un importante desarrollo profesional. Eso es lo que el Colegio necesita: organización, gestión y vocalías con peso y con la responsabilidad de desarrollar las propuestas correspondientes a su área. Para dirigir el Colegio se necesita saber de gestión y tener liderazgo profesional.

-¿Qué posición tiene su candidatura respecto a las empresas ubicadas en el Colegio?

-Los contratos con empresas externas serán los menos posibles para que el Colegio funcione. La transparencia, la publicidad y la competencia serán los ejes fundamentales en absolutamente cualquier firma de contrato con empresas externas que, como digo, serán los mínimos imprescindibles.

-Tras cuatro años de escándalos en el Icomem, ¿cómo va a tratar de devolver la confianza a los colegiados?

-Implicando mucho más la labor de las vocalías, que tendrán autonomía para llevar a cabo sus proyectos. Haremos que el Colegio funcione con la colaboración de todos los médicos de la Comunidad de Madrid para convertir el Icomem en un Colegio para los médicos y no los médicos para el Colegio. Es una prioridad. Para ello, debemos partir de una comunicación vertical y transversal, como también se recoge en nuestro programa, que asegure el acceso a todos los colegiados de la información y haga visible los reconocimientos y los méritos de los médicos madrileños. En esta línea, y con la perspectiva de partir de la comunicación como principio fundamental de activación de la participación, nuestras iniciativas concretas estarán basadas en la promoción de una propuesta inclusiva que involucre a todos y que en ningún modo se permita el lujo de excluir ni obviar a nadie.