Un fármaco logra reducir la mortalidad cardiovascular en pacientes con diabetes tipo 2

El estudio ha sido presentado en el  51º congreso de la Asociación Europea de Diabetes (EASD)
El estudio ha sido presentado en el 51º congreso de la Asociación Europea de Diabetes (EASD)

Los datos del estudio EMPA-REG-OUTCOME, presentados el pasado jueves, han demostrado que empagliflozina reduce en un 14 por ciento la muerte cardiovascular, ataque cardiaco no fatal e ictus no fatal, cuando se añade al tratamiento habitual en pacientes con diabetes tipo 2. El fármaco, una pastilla que se administra por vía oral y que pertenece a la familia de las glifozinas, ha sido desarrollado por Boehringer Ingelheim y Lilly. Su mecanismo de acción se basa en la inhibición del cotransportador sodio-glucosa tipo 2, (SGLT-2), reduciendo la reabsorción de la glucosa y aumentando la cantidad de esta sustancia que es eliminada en la orina.

Otro resultado destacado del ensayo clínico, que también ha sido publicado en la prestigiosa revista New England Journal of Medicina, ha sido la reducción del 38 por ciento de muerte cardiovascular, sin diferencia significativa en el riesgo de ataque cardiaco no fatal o ictus no fatal. Además, empagliflozina redujo en un 32 por ciento la mortalidad por cualquier causa y en un 35 por ciento la hospitalización por insuficiencia cardiaca. El perfil de seguridad similar a los de estudios previos, con muy pocos casos de cetoacidosis diabética y sin aumento ni de eventos hipoglicémicos ni de fracturas óseas.

El estudio ha sido realizado en 7.020 pacientes en 590 centros de 42 países y ha sido dirigido por Bernard Zinman, director del Centro de Diabetes del Hospital Monte Sinaí y profesor de Medicina de la Universidad de Toronto (Canadá). El 99 por ciento de pacientes tenía una enfermedad cardiovascular diagnosticada, aproximadamente la mitad había sufrido un infarto de miocardio y más de la mitad tenía una diabetes diagnosticada al menos 10 años antes.

Como ha recordado Zinman, la diabetes tipo 2 «es mucho más que tener azúcar en sangre, porque conlleva problemas cardiacos, renales, obesidad, depresión... Hasta ahora, y pese a que hay muchas opciones de tratamiento, ningún fármaco se había asociado con una reducción en la mortalidad en los ensayos clínicos. Empagliflozina ha mostrado efectos positivos en diferentes factores relacionados con riesgo cardiovascular: disminuye los niveles de glucosa e insulina, de la presión arterial, del ácido úrico, de la albuminuria, de los triglicéridos y del estrés oxidativo. Además, reduce la actividad del sistema nervioso simpático, baja el peso y aumentan los niveles de colesterol LDL y HDL».

En su opinión, el dato más significativo es que empagliflozina «ha prevenido una de cada tres muertes cardiovasculares o, dicho de otro modo, se han salvado 25 vidas en cada 1.000 pacientes que recibieron el fármaco». Diferentes trabajos realizados previamente han demostrado que la esperanza de vida se reduce seis años en pacientes de diabetes tipo 2 de 60 años de edad con enfermedad cardiovascular previa. Si además, han sufrido un infarto, la esperanza de vida se reduce en 12 años.

Relación médico-paciente

Por otro lado, una encuesta presentada en el marco del congreso ha confirmado que una buena relación médico-paciente mejora los resultados clínicos. El estudio, denominado IntroDia, realizado en 26 países a más de 10.000 pacientes con diabetes tipo 2, que diferenciaron tres actitudes por parte del médico: dar ánimos, ser colaborativo y desanimar. Como es obvio, los pacientes que observaron que sus médicos optaban por animarles y por ser colaborativos, mejoraron su manejo de la enfermedad, su bienestar y dieta, aumentaron el ejercicio físico realizado y cumplieron mejor el tratamiento.