Zamora: tierra de pan y vino, y mucho arte

Todo empezaba con un fantástico viaje en el llamado ‘Tren de las Edades del Hombre’ con Renfe. El ‘club renfe’, una sala de espera VIP con buffet y mucho silencio, acogía a un grupo de periodistas de diferentes medios. ¿La gran sorpresa? Encontrarme con un compañero de La Razón, Julián Delgado, quien me hizo más ameno el viaje.

Todos partíamos a Zamora, que, tal como dicen los castellanos, es “tierra de pan y vino”. Y la visita a Toro, después de la expo AQVA y antes de conocer varias catedrales, era lo que más me apetecía realizar. Perderme en la intensidad del sabor de algún vino de esta D.O., cuya graduación alcohólica podemos discutir, es una de las maravillas que nos ha regalado la tierra zamorana, dividida por el Río Duero.

‘Las Edades del Hombre’ es una iniciativa de fusionar locomoción, arte, turismo y enología; mis felicitaciones a Francisco Meleo Pozas por tan brillante gestión en Renfe. Así y con este proyecto, es una forma interesante de incentivar cultura. Y, para ello, hay un incremento del número de frecuencias ferroviarias (de Madrid-Zamora, y de Galicia-Zamora), habiendo, además, un bus desde la Estación de Tren de Zamora que te lleva hasta La Colegiata de Santa María la Mayor, en la que, hasta el 14 de noviembre, se puede uno empapar de auténtico arte.

Gran apoyo de la Junta de Castilla y León

Nada más llegar a la estación, nos “recibieron” (en realidad nosotros les recibíamos a ellos) las autoridades: Rosa María Valdeón Santiago, vicepresidenta de la Junta de Castilla y León, y María Josefa García Cirac, consejera, entre otros tantos cargos políticos que ahí estaban.

Julián y yo no dudamos en conversar con Rosa María, una mujer moderna: piercing en la nariz, ‘total look’ en color negro y unas nada discretas perlas blancas. Después, en la ruta guiada por la Exposición en Zamora, nos despedimos hasta volver a reencontrarnos con todo el equipo en las Bodegas Pagos del Rey de Toro.

Un vino con raíces: Pagos del Rey en Toro

Tras la visita guiada por la exposición, la siguiente parada era Toro. Ahí, un alcalde con apenas 30 años cumplidos, Tomás del Bien Sánchez, nos recibía, junto a Rodrigo Burgos Ortega, director del Museo del Vino, situado en el corazón de Toro.

Nos mostraron la profunda historia de los fundadores de las bodegas Pagos del Rey (que tienen vinos de diferentes D.O. de España) y tuvimos una curiosa visita por todo el museo y las bodegas. Después, pasamos a catar sus vinos, concretamente BAJOZ 2014, un coupage compuesto de un 75% de Tinta de Toro y un 25% de Garnacha. Un color cereza intenso se aprecia, y en nariz los aromas a fruta madura con ligeras notas de vegetales, frutos negros, moras y ciruelas. En boca, carnoso, y dicen los expertos que cuenta con taninos dulces.

En lenguaje de emociones, es un vino con carácter, exigente y que invita a emprender algún proyecto. Motivación y fuerza, sin duda, son los términos que yo acompañaría a esa joya de la tierra de Toro.

Sobre las bodegas (Fuente pagosdelrey.com )

La bodega de Pagos del Rey se encuentra a tan solo 6 kilómetros de la ciudad histórica de Toro en la provincia de Zamora y se creó en 1952. Su nombre original era Nuestra Señora de las Viñas, y posteriormente Viña Bajoz en 1962 en honor al río Bajoz que fluye cerca de Morales de Toro. Félix Solís avantis compró la bodega en 2008 y le dio el nombre de Pagos del Rey.

Hoy representa el 36% de la producción total de vinos de la DO Toro. La familia Solís trabaja con viñedos de agricultores de la zona de unas 1.700 hectáreas de viñedos, en su mayoría viejos y con cultivo en vaso.

Recientemente la bodega Pagos del Rey en Morales de Toro se ha convertido en un importante reclamo de la cultura vinícola y el enoturismo. Alberga el primer museo del vino de la región, abierto en Febrero de 2014.

Agua, Juan Bautista y Cristo, protagonistas de la expo

La exposición ‘Las Edades del Hombre’ llamada ‘AQVA’, antes de pasar a lo mío, me pareció muy interesante. Inspirada en el agua, diversas esculturas, cuadros y demás obras de arte han mostrado este elemento, no sin menospreciar una parte importante de esta expo, organizada por la Fundación Las Edades, que refleja de diferentes maneras a Juan El Bautista y la relación de Cristo con el agua. (Fuente turismocastillayleon.com)

La exposición se compone de seis capítulos. En la Colegiata de Santa María la Mayor los cuatro primeros:

I. Agua de vida

El agua es tratada desde las perspectivas natural y antropológica, con su referencia en la mitología clásica, su servicio en la limpieza corporal, los recursos hidrológicos, la ingeniería hidráulica, los recipientes domésticos de barro y cristal para contenerla y beberla, etc.

II. Preparando caminos

Se muestra el agua en la creación y en la historia de la salvación, desde los orígenes hasta la figura de Juan Bautista, el Precursor. Siguiendo cronológicamente los textos bíblicos, se van mostrando acontecimientos y personajes del Antiguo Testamento, a través de los cuales Dios fue anunciando de forma progresiva su voluntad salvífica y el significado de la gracia del bautismo.

III. Los cielos se abrieron

Se aborda la excelsa figura de San Juan Bautista. Con él se cierra el ciclo profético del Antiguo Testamento, actualizándoselo, y se abren los tiempos mesiánicos, pues el Salvador estaba ya próximo, llegaba tras él.

IV. Cristo, fuente de agua viva

Se centra en la relación de Cristo con el agua durante su vida terrena, pasando por su infancia, su ministerio público y su misterio pascual. En él se recogen, entre otros, temas como la vocación de los primeros discípulos junto al mar de Galilea, las bodas de Caná, el encuentro con la samaritana en el pozo de Sicar, la curación de un enfermo en la piscina de Betesda, el lavatorio de los pies, el lavatorio de Pilato, el Calvario, etc.

En la Iglesia del Santo Sepulcro, los otros dos capítulos:

V. El bautismo que nos salva

Este capítulo está dedicado al sacramento del bautismo y a los objetos usados en su celebración litúrgica. Por derivación, también a los objetos relacionados con el agua bendita.

VI. Renacidos por el agua y el espíritu

Se concluye con los santos, hombres y mujeres que, nacido de nuevo por el agua y el espíritu, han sido un fiel testimonio de su vinculación existencial a Cristo, a quien se unieron íntimamente por el sacramento del bautismo. Y más concretamente aquellos santos cuya biografía o patronazgo están relacionados con el agua