Nuestro gran error

Se ha puesto de moda conjugar el verbo poder en primera persona. El verdadero podemos es el “puedo hacerlo”, empezando por buscar dentro de mí, y ver lo que soy capaz de hacer. Pero a esto tan bonito le sigue una barrera: ¿a quién le interesa que no seamos capaces de crearnos nuestro propio futuro? La respuesta está clara: a los políticos. ¿Sabemos realmente los españoles lo que nos está costando y cuánto tendremos que pagar por el “no gobierno” al que nos tienen sometidos? ¿Quién nos pone una losa encima y nos hace cargar con problemas que no son nuestros, sino creados por ellos? Ya lo dijo el poeta francés Louis Dumur: La política es el arte de servirse de los demás haciéndoles creer que se les sirve.

Si hay algo que me llama especialmente la atención de todos los partidos políticos es la capacidad que tienen para hacernos creer que ellos son los que nos van ayudar a salir de una situación de crisis, que ellos han creado para tenernos bien atados. Tienen unos programas con los que mienten y cúpulas cada vez más mediocres y menos preparadas profesionalmente. Eso sí, me parecen unos malditos genios del marketing, han sabido analizar su target y saber exactamente lo que quieren (target, en marketing, es el grupo de personas que se espera que consuman un producto). ¿Cuál es la medida estrella de los programas electorales? “Ciudadanos habéis nacido que ya es suficiente esfuerzo”; adaptado al mundo publicitario ¿cuál es su eslogan? ¡Os vamos a solucionar la vida, solo nosotros somos vuestra salvación!

Os vamos a dar unas ayudas –miserables- para todo, así no tendréis necesidad de pensar, de mejorar como personas, de alcanzar vuestras metas, vuestros objetivos, de ser libres e independientes. ¡Qué bien se les da mantener un país anestesiado con el dinero de los impuestos que pagamos todos! Nos están tratando como a imbéciles y se lo seguimos consintiendo. Las becas para educación son vergonzosas, y sin embargo nos las venden como un privilegio que en otros países no tienen. Las personas talentosas están aparcadas en un rincón para que no molesten, por lo que el talento se muere de asco, cuando no de hambre.

Anteriormente, el pueblo español ha sido el mejor ejemplo de autosuperación de la Historia, independientemente de la ideología política. Al finalizar la Guerra Civil, donde se mataban primos, amigos, hermanos, padres e hijos solo por sus ideas políticas, España tuvo que hacer frente a la situación de un país en ruina total, y gracias al esfuerzo de rojos, azules y multicolores consiguieron levantar de la nada un país próspero, al menos económicamente hablando, y todo esto sin que llegara un solo dólar, marco o rublo a la península. Entonces, ¿por qué envidiamos tanto el espíritu trabajador de los alemanes o patriótico de los americanos, si nosotros demostramos que tuvimos las mismas agallas y el mismo espíritu de unión para reconstruir la patria por la que muchos habían dado la vida? ¿Qué nos ha pasado? Nos hemos acomplejado y acomodado y ahora no sabemos resurgir de nuestras cenizas por nuestros propios medios. Nos hemos autoconvencido de que dependemos de los políticos para todo, y ese es nuestro gran error, un error que estamos pagando muy caro, sin ir más lejos tenemos las terceras elecciones pisándonos los talones; a ellos les da lo mismo, total van a seguir cobrando y nosotros pagando.

http://mipaisatravesdemisojos.blogspot.com

@alvarocaboOF