Actualidad

Amberes, una ciudad entre dos mundos

La ciudad se alza en el inicio del estuario del Escalda, río Europeo que cruza Bélgica, entre otras, dividiendo la tierra ambarina. Allí, donde comienzan las aguas dulces a intercambiarse con las saladas del mar del Norte, se sitúa la que fue considerada en el siglo XV la urbe más hermosa del mundo: Amberes. Quizás la brisa que emerge de la mezcla de «corrientes» sea lo que impregna el aire de seductora ambigüedad y elegancia.

Publicidad

Antwerpen, en neerlandés, es actualmente un destino de interés arquitectónico, histórico y cultural, lugar entre lo medieval y contemporáneo que despierta fascinación allá donde se pose la mirada. La imagen de Amberes más conocida por el turismo es su imponente catedral gótica, la de mayor tamaño en Bélgica. Pero, visualmente, lo más extraordinario que la caracteriza es un horizonte de aguas fluviales sin puentes, aguas que no son «cruzadas». Como si se tratara de una muestra de respeto de los antuerpienses por todo lo que les ha concedido el Escalda, las aguas de este río se atraviesan por debajo de la tierra... para que en la superficie nada perturbe su armonía ni belleza.