Si no te sonaba Gubbio, a partir de ahora te sonará

Alicia Romay se ha trasladado a Gubbio, en la italia región de Umbria

Hay nombres que a pesar de no haberlos oído nunca, son fáciles de recordar. Esto me pasó con Gubbio y también con Umbria, la región italiana a la que pertenece.

Carlomagno fue uno de los que la incluyó como territorio cedido a la iglesia. Esto hizo que fuera gobernada por sus obispos hasta la segunda mitad del siglo XI.

En 1300, las milicias de las familias burguesas güelfas Orsini y Gabrielli recuperaron Gubbio. Es interesante lo sucedido en 1338, cuando se aprobó el estatuto del ciudadano que permitía ser elegido para ser parte de las magistraturas, pero siempre con la condición que fuera noble y tuviera una renta mínima.

Es una ciudad interesantísima y entre sus tradiciones la más particular es la de La fiesta de los Cirios – Festa dei Ceri, que se celebra cada 15 de Mayo.

Es la fecha en la que se conmemora la muerte de San Ubaldo, el protector y patrono de la ciudad.

En uno de los pasillos de la basílica que lleva su nombre, tres enormes columnas de madera con figuras talladas en su exterior llaman la atención. A golpe de vista, tienen una forma más estilo oriental que italiano, de entrada no sabe uno de que se trata. Todo esto se descubre, cuando se entra al museo que se encuentra dentro del complejo de la basílica. Otras tres columnas, iguales que las ubicadas en la iglesia pero que parecen más pequeñas, salen al paso, más adelante del salón, hay un video proyectándose en el que las columnas aparecen, cargadas por 6 hombres fuertes y haciendo un recorrido por Gubbio, entre los aplausos y gritos emocionados del pueblo entero.

La encargada del museo, me ofreció contarme de lo que se trataba la fiesta mas emblemática de esta ciudad.

San Ubaldo le pidió a los habitantes de Gubbio que le recordaran realizando una actividad que implicara fuerza y sacrificio pero que fuera con carácter alegre. Antiguamente hacían una procesión con sirios en las manos, una procesión clásica, pero esta tradición cambió cuando decidieron crear estos enormes porta sirios, los cuales van llenos de leña y con los que hacen una carrera subiendo las cuestas de Gubbio, hasta llegar a la Basílica de San Ubaldo que se encuentra en lo más alto de la ciudad dejando el inmenso porta sirio al lado del cuerpo del patrón del pueblo.

Como la pendiente es muy pronunciada, en el recorrido, otros aficionados a la tradición de portar los ceri, van tomando el turno para cargarlos y hacer la carrera.

Cuentan los más conocedores que esta fiesta, que se celebra justo el día de San Isidro, es de las más populares y seguidas de Italia.