Vicente Díez: “La solidaridad y generosidad de estos días nos debe servir de inspiración cuando todo esto pase”

Este experto en protocolo iba a pregonar este domingo la Semana Santa de Zamora hasta que apareció el coronavirus. “Es una pena, pero ahora se están viviendo desgracias mucho mayores”

Vicente Díez Llamas, articulista y experto en protocolo
Vicente Díez Llamas, articulista y experto en protocoloLa Razón (nombre del dueño)

Este Domingo de Ramos Vicente Díez Llamas, articulista, experto en protocolo y miembro del gabinete de Luis Fuentes en las Cortes de Castilla y León, además de cofrade de hasta cuatro hermandades de Zamora y fundador de una, la Hermandad Penitencial de Nuestro Señor Jesús de Luz y Vida, iba a pronunciar el discurso más importante de su todavía joven vida. Ni más ni menos que el pregón de la Semana Santa de Zamora, declarada de Interés Turístico Internacional y conocida mundialmente por el recogimiento y fervor religioso. Pero la irrupción en nuestras vidas de un bicho llamado Covid-19, coronavirus para los amigos, no solo ha detenido el tiempo sino que está provocando una crisis sanitaria sin precedentes, además de experiencias personales muy duras.

“La verdad es que es una pena enorme no poder pregonar la Semana Santa de Zamora, y me gustaría que el año que viene pueda ser de nuevo la persona elegida, pero lógicamente hay que saber extrapolarlo al momento que vivimos donde se están experimentando desgracias mucho mayores”, señala Vicente a LA RAZÓN, mientras explica que tenía un discurso preparado mucho más lírico, con una evocación a la Pasión zamorana en el que iba a recordar sus vivencias desde niño como cofrade, y que si ahora tuviera que subirse al atril no serviría de nada y tendría que leer otro muy distinto.

“Es tiempo para reflexionar, para vivir de otra forma estos días de Semana Santa y para autopreguntarnos muchas cosas sobre nuestra forma de vida, del momento que atravesamos y del profundo dolor existente”, apunta, mientras piensa que esta crisis sanitaria va a dejar una serie de enseñanzas importantes. Sobre todo, dice, los gestos solidarios y la enorme generosidad que se está viendo estos días por todos los rincones de España, “que han de ser espejos en los que mirarnos y nos debe servir de inspiración en nuestra vida diaria cuando todo esto pase”. En este sentido, tiene claro que antes de la llegada de coronavirus estaban instalados en nuestra sociedad una serie de valores que se han antepuesto a otros al considerarse como imprescindibles, pero que en su opinión son relativos. “A veces reparamos poco en el prójimo y en el bien común, que es lo verdaderamente importante”, asegura.

Procesión de la Hermandad Penitencial de Jesús de Luz y Vida de Zamora, de la que Vicente Díez es fundador
Procesión de la Hermandad Penitencial de Jesús de Luz y Vida de Zamora, de la que Vicente Díez es fundadorJL LealIcal

Vicente cuenta a este periódico que tras la anulación de los actos de Semana Santa ha recibido montones de llamadas de familiares, amigos, compañeros de profesión que le están trasladando su cariño por la suspensión del pregón, algo que agradece sobremanera, aunque recuerda que la Semana Santa “no se suspende”. “Es un tiempo litúrgico que los cristianos estamos obligados a vivir en el formato en el que Dios nos diga, y en este caso nos ha pedido que lo hagamos de una forma interior y más personal, y así lo voy a hacer”, asegura, a la vez que pone de relieve que los semanasanteros “somos esa rara avis cofrade que vivimos con la misma intensidad esta celebración ahora que en agosto”.

Dios es sabio

Además, como cofrade cree que han de dar ejemplo también y aprovechar estos días confinamiento para festejar aún más si cabe estos días la Semana Santa desde casa, ya sea recordando experiencias, viendo vídeos y escuchando marchas procesionales e incluso siguiendo por las redes sociales los actos religiosos que muchos sacerdotes y ministros de la Iglesia realizan desde sus perfiles. Algo en lo que Vicente no era muy partidario cuando empezaron a surgir estas iniciativas, pero que con el tiempo y dada la situación actual, reconoce que al menos de esta forma la palabra de Dios, “que es muy sabio y lo vio a tiempo”, está llegando a los hogares y está ayudando a que muchas personas estén, al menos, pudiendo despedir de alguna manera a sus seres queridos” .

Vicente Díez Llamas, en su casa de Valladolid, con las paredes repletas de imágenes e iconos de la Semana Santa zamorana
Vicente Díez Llamas, en su casa de Valladolid, con las paredes repletas de imágenes e iconos de la Semana Santa zamoranaLa Razón (nombre del dueño)

Cuenta Vicente Díez que estos días confinamiento les está pasando en su casa de Valladolid, en la que lleva viviendo más de veinte años, pero que en las paredes de su hogar está muy presente Zamora y su experiencia como hermano. “Mi casa es un pequeño museo cofrade zamorano; las paredes están llenas de imágenes e iconos de la Pasión y es la forma en la que puedo sentirme muy cercano a la plaza de Santa María la Nueva, al Museo de la Semana Santa o la iglesia de San Vicente, el lugar donde recibe la Virgen de las Angustias, a la que los zamoranos llamamos nuestra Madre”, explica.

Pero mientras ese deseado momento deseado de dar el pregón de la Semana Santa de Zamora pueda llegar algún día, Vicente tampoco para durante esta cuarentena no ha dejado de teletrabajar en sus tareas diarias en el Parlamento autonómico, organizando agendas, posponiendo actos previstos u preparando otros como la iluminación de la fachada de las Cortes este jueves con motivo del Día Mundial del Autismo, para que todo salga bien y lo mas normal posible dentro de la excepcionalidad del momento actual.