La Junta invertirá hasta final del año otros 56 millones en adquirir materiales de protección individual

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, destaca que estas compras “son prioritarias” para el Gobierno regional

Material adquirido por la Junta de Castilla y León para los profesionales sanitarios para hacer frente al coronavirus
Material adquirido por la Junta de Castilla y León para los profesionales sanitarios para hacer frente al coronavirusIcalIcal

La consejera de Sanidad, Verónica Casado, ha manifestado en las Cortes que la adquisición de equipamiento “ha sido prioritaria en todo momento para la Junta”. La inversión ha alcanzado los 22,7 millones de euros, lo que ha permitido repartir 31,35 millones de euros, entre los que se destaca el reparto de casi 14 millones de mascarillas. La previsión presupuestaria hasta diciembre de 2020 para la adquisición de estos materiales de protección individual que asciende a 56,3 millones de euros con lo que el gasto total en EPI para este año se elevaría a 90 millones de euros.

Hasta el momento se han repartido 13.853.220 mascarillas quirúrgicas, 2.601.287 FFP2, 477.408 FFP3, 11.380.355 guantes, 767.299 batas, 360.511 monos, 273.983 gafas, 341.434 pantallas de protección facial, 459.570 calzas o 75.965 botes de gel hidro-alcohólico, entre otros.

A todo ello se suma la adquisición de 100 equipos respiradores; 30 mesas de anestesia; quince equipos portátiles de radiodiagnóstico; 36 ecógrafos portátiles; un TAC; 200 pulsioxímetros y 100 aspiradores; 250 electrocardiógrafos móviles, adquiridos a través de Instituto de Estudios de Ciencias de la Salud de Castilla y León, con fondos recibidos de donaciones.

Otra necesidad que en estas semanas ha cobrado, ha señalado la consejera es “una cada vez mayor relevancia han sido los test de diagnóstico”, y en estos momentos todos los centros hospitalarios de Sacyl disponen ahora de la capacidad para realizarlos y también se ha incorporado a esta red las universidades públicas de Castilla y León. La Junta ha invertido cerca de 3,4 millones de euros en la compra de test de diagnóstico.

Con ello y gracias a la capacidad para realizar pruebas de detección molecular, se han permitido realizar más de 120.000 pruebas, de las cuales más de 71.000 han sido PCR y casi 50.000, test rápidos, permitiéndonos evaluar a 11.228 profesionales sanitarios, al 71% de residencias de la Comunidad y al 69 por ciento de sus residentes hasta el momento,