El PP recupera Peñafiel en plena pandemia

La moción de censura promovida por los populares y apoyada por Peñafiel Futuro sale adelante en un ambiente tenso y algo crispado en este municipio vallisoletano

El popular Roberto Díez recupera la alcaldía de la localidad vallisoletana de Peñafiel después de que este viernes prosperara la moción de censura que su partido presentaba hace casi dos semanas para destronar al socialista Elías Arranz, al contar con el apoyo de la Agrupación de Electores Peñafiel Futuro (AEPF).

Una iniciativa que salía adelante en una mañana fría y desapacible en lo climatológico pero caliente en el ambiente de este municipio, un tanto crispado desde que hace unos días se conociera la propuesta popular.

Más de un centenar de vecinos, claramente diferenciados y separados entre los partidarios del PP y los del PSOE, seguían las evoluciones del pleno en la calle junto al Ayuntamiento a través de unos megáfonos que se instalaron en los balcones del Consistorio. La gran mayoría ataviados con mascarillas y respetando lo mejor posible la distancia de seguridad frente al virus, mientras aplaudían o criticaban las distintas intervenciones de los portavoces de los grupos según quien hablara en ese momento. Una sesión extraordinaria que, además, se retransmitía en la web y redes sociales del Ayuntamiento por vez primera. En el interior, sólo los concejales y la prensa estaban presentes durante el intenso debate y posterior votación de este pleno extraordinario que duraba más de una hora y media.

Ni siquiera ha durado un año la aventura del hasta ahora primer edil del Partido Socialista que accedía al trono de esta villa ribereña conocida por el medieval castillo, su vino y su cordero lechal, gracias a un inédito cuatripartito formado por el PSOE, Candidatura Independiente, Ciudadanos y Peñafiel Futuro -todos ellos con responsabilidades y concejalías en el Gobierno-, del que estos últimos se desmarcaban y se salían del mismo a principios de este año por los “incumplimientos” del alcalde en lo firmado, para después posibilitar el regreso del PP “preocupados” por la situación actual del municipio.

Durante el debate, el ya nuevo alcalde de la localidad peñafielense aseguraba que había motivos más que suficientes para llevar a cabo la moción de censura, que achacaba principalmente a la “ineptidud” y “falta de capacidad” en la gestión del equipo de gobierno, agravada según apuntaba por la “ausencia” de medidas y de iniciativas fiscales o económicas para hacer frente a las consecuencias de la pandemia.

En su intervención, Roberto Díez llamaba a pasar página cuanto antes y volver a la normalidad “para que Peñafiel no se quede atrás” y sea otra vez un municipio pujante, a la vez que enumeraba algunos de los proyectos que tiene en mente para intentar revitalizar la localidad, sobre todo desde el turismo y la creación de empleo. Entre ellos, iniciar el proyecto de rehabilitación urbana del casco histórico, la actuación de la barbacana del castillo, acelerar la recuperación del Puente de Hierro, potenciar la Plaza del Coso y abrir el Centro de Promoción Agroalimentaria como nuevos recursos turísticos y de dinamización de la actividad empresarial, apoyados desde la hostelería y el sector del vino.

Por su parte, el ya ex alcalde socialista Elías Arranz aseguraba no entender la moción de censura, que consideraba “insólita, incomprensible y un disparate”, además de “injustificada” por ejecutarse durante la pandemia, “lo que retrata a los firmantes a quienes les importa un carajo Peñafiel”, decía.

“¿De verdad era tan urgente la moción?”, se preguntaba Arranz, mientras en el exterior aplaudían a rabiar sus seguidores una intervención bastante dura contra la concejal Peñafiel Futuro, Laura Fernández, que había formado parte de su equipo de Gobierno hasta enero, a quien acusaba de ser la máxima responsable de que la moción haya salido adelante, recordaba sus críticas hacia el PP en campaña y al inicio de la legislatura y echaba en cara que "no haya sido leal y haya actuado de forma “hipócrita,, indigna y sin principios” para con ellos y los peñafielenses. “No te importa Peñafiel y estás usando el Ayuntamiento como trampolín personal”, le espetaba, antes de ponerse a disposición del nuevo equipo de Gobierno para arrimar el hombro

Sobre su año de mandato, Elías Arranz destacaba el “exito” de las fiestas patronales, la presencia en Fitur para promocionar la Semana Santa de Peñafiel, la limpieza del cementerio, la reparación de calles y los colectores o la mejora del campo de fútbol o de la banda de música. También ponía en valor la concesión en este tiempo de más licencias urbanísticas en un año que el PP en el mismo periodo de la pasada legislatura.

Un pequeño repaso que ya había realizado el pasado miércoles a través de un controvertido audiovisual que el Ayuntamiento y su partido lanzaban a las redes sociales para justificar su desacuerdo con una moción de censura “cuyo único motivo es ocupar el sillón de la alcaldía”, según apuntaba el ex alcalde en el vídeo de tres minuto de duración, en el que llama la atención que se felicitara de la gestión realizada por su equipo de Gobierno en esta pandemia al no registrarse muertos en Peñafiel por Covid. Algo que entre los vecinos no ha gustado y por ello ha recibido numerosas críticas en las redes sociales.

La siguiente en intervenir era Laura Fernández Peña, concejal de Peñafiel Futuro, quien apuntaba al “desorden” del equipo de Gobierno y la “parálisis” que hay en la localidad en cuanto a obras, licencias urbanísticas, actividades culturales o la falta de iniciativas económicas y sociales para ayudar a los vecinos ante la actual situación de pandemia como causas principales de esta moción de censura que, según explicaba, se ha precipitado tras conocer su grupo el borrador de presupuestos para este año que el equipo de Gobierno les presentó. "Unas Cuentas -denunciaba- que tenían una previsión de ingresos y gastos irreal e inalcanzable en la situación actual, y que carecían de inversiones o medidas económicas o fiscales de alivio para los habitantes de Peñafiel ante un futuro complicado derivado de la Covid-19”.

Fernández Peña echaba en cara también al ex alcalde socialista sus incumplimientos del acuerdo del cuatripartito que provocaron la salida del equipo de Gobierno de la concejal de AEPF, entre los que citaba la falta de transparencia y de coordinación, que actuara a espaldas de sus socios o la no realización de una auditoría, y le reprochaba que haya gobernado y administrado el Ayuntamiento durante este año de legislatura “como si estuviera en una taberna”.

Desde Ciudadanos, el concejal Tomas Veganzones también iba directamente en su discurso a la yugular de la edil de Peñafiel Futuro a quien calificaba de “réplica” del PP, afeaba que haya provocado la moción de censura “por ideología” y reprochaba que no haya aportado nada a Peñafiel en este año de legislatura. “Piénselo, y si no se vez capaz de hacer nada que pase el siguiente de la lista de su partido”, afirmaba el edil naranja, quien pedía también al ya nuevo alcalde “más humildad y respeto” al resto de formaciones.

José Luis Posac, concejal de Candidatura Independiente, y también miembro del anterior equipo de Gobierno, atacaba también sin piedad a Laura Fernández, cuando aseguraba sentirse “dolorido” y “engañado” por su comportamiento para con el equipo de Gobierno, y se quejaba de que “nunca” haya intentando hacer cosas por el bien de la localidad, Acto seguido, y en lo que pudo sonar como una amenaza o advertencia, le espetaba que Peñafiel “no perdona” y que los vecinos recordarán a la representante de peñafiel Futuro su actitud cada vez que la vean por la calle.

El debate finalizaba con las intervenciones de la socialista Ana Rodríguez, que defendía el borrador de presupuestos que había elaborado y presentado a los grupos, y la del popular Agapito Hernández, portavoz también de la Diputación de Valladolid, quien en su breve intervención cogía el guante lanzado por el ex alcalde socialista acerca de su intención de arrimar el hombro, para llamar todos los grupos a ir de la mano y trabajar juntos por el futuro de Peñafiel “ante los meses tan duros que se avecinan” por las consecuencias de la pandemia.

Debate parlamentario

La moción de censura de Peñafiel ha estado presente esta semana en las Cortes de Castilla y León, en una pregunta oral de control al Gobierno que los socialistas, en boca de Virginia Barcones, realizaban a la Junta, a la que acusaba de urdir mociones de censura durante la pandemia, por la de Peñafiel y también en Guardo (Palencia) y de “rapiñar” sillones de alcaldía mientras sus representantes trabajaban por los vecinos para salir de la situación. Una cuestión que obtenía respuesta por parte del vicepresidente Francisco Igea, de Ciudadanos, que aseguraba que a pesar de la crisis sanitaria la actividad política sigue y que estas mociones de censura no son más que movimientos que forman parte del sistema democrático.

En las pasadas elecciones celebradas el 26 de mayo de 2019, el PP fue la formación más votada en las urnas de Peñafiel con 913 sufragios que le permitieron lograr seis concejales insuficientes para gobernar con mayoría; seguido del PSOE con 748 y cuatro ediles; Peñafiel Futuro, 269 votos y un representante; y Candidatura y Ciudadanos, 238 y 227, respectivamente, que se repartían los dos últimos escaños. Unos resultados que abrían la posibilidad de desbancar al PP tras 24 años gobernando de forma consecutiva en el municipio y que se cumplía con este acuerdo a cuatro que daba al partido del puño y la rosa la oportunidad de volver a gobernar en Peñafiel casi tres décadas después.