Los orígenes del español, a exposición en la Casa Revilla de Valladolid

El "Tratado de Cabreros del Monte", primer diploma real escrito en castellano en 1206, es uno de los textos principales

La concejala de Cultura, Ana Redondo, y los comisarios de la exposición, Gonzalo Santonja, durante la inauguración de la muestra "Los orígenes del español II. De Valpuesta a Cardeña"
La concejala de Cultura, Ana Redondo, y los comisarios de la exposición, Gonzalo Santonja, durante la inauguración de la muestra "Los orígenes del español II. De Valpuesta a Cardeña"Ayuntamiento Valladolid

El programa “Valladolid Letraherido” de la Fundación Municipal de Cultura y el Instituto Castellano y Leonés de la Lengua se han unido para programar en la sala de exposiciones de la Casa Revilla, desde el 22 de julio al 6 de septiembre, la exposición “Los orígenes del español II. De Valpuesta a Cardeña. Nuevos documentos que relacionan Valladolid con los orígenes del español”, un montaje comisariado por José Manuel Ruiz Asencio (UVa) y Gonzalo Santonja que ofrece un recorrido documental a través de una serie de textos que permiten analizar la evolución de la lengua desde el latín original a la lengua romance.

Esta exposición, que ha sido presentada por la concejala de Cultura y Turismo, Ana María Redondo; el director del Instituto Castellano y Leonés de la Lengua, Gonzalo Santonja, y el comisario de la muestra, enriquece la perspectiva del estudio del nacimiento y desarrollo de la lengua romance castellana con la incorporación de documentos y textos, la mayoría de carácter religioso, de distintas fuentes documentales. Los cartularios de la colegiata de Santa María de Valpuesta y del monasterio de San Pedro de Cardeña (Burgos), primeros documentos en lengua romance, han sido la base del estudio multidisciplinar.

En esta nuestra, que presenta seis nuevos documentos vinculados directamente con la historia de la ciudad de Valladolid, destaca el facsímil del “Tratado de Cabreros del Monte (1206)”, considerado el primer diploma real escrito en lengua romance castellana, rompiendo el multisecular uso del latín en los diplomas de las cancillerías reales. Este documento supuso el reconocimiento del infante Fernando, futuro Fernando III el Santo, hijo de Alfonso IX de León y Berenguela de Castilla, como heredero del trono leonés a la muerte de su padre. El Archivo de la Catedral de León guarda el único original que ha llegado hasta nosotros.

La figura del conde Pedro Ansúrez, promotor de la transformación de una pequeña aldea enclavada en el alfoz de cabezón de Pisuerga, en uno de los núcleos urbanos más importantes del reino de Castilla –”la más noble villa de su tiempo”, en palabras de Juan II- resulta clave a la hora de entender el crecimiento de la ciudad.

El Archivo de la Catedral de Valladolid, continuador del de la Colegiata y que ha llegado hasta la actualidad sin pérdidas notorias de su rico patrimonio, y el Archivo Municipal de Valladolid, con pocos documentos del siglo XII aunque abundantes del siglo XIII, constituyen las dos principales fuentes documentales en el estudio de la historia temprana de la ciudad. Aunque escritos en el latín de la época, todos los documentos expuestos contienen algún tipo de información sobre la lengua romance que se hablaba en la tierra en la época.

Talleres infantiles

La sala de exposiciones acogerá los días 4 y 11 de agosto, a las 12,15 horas, dos talleres infantiles gratuitos, dirigidos a niños de entre 7 y 11 años. La compañía teatral “El calabacín errante” dirige esta actividad, realizada sobre la base del cómic “Valpuesta. Los orígenes del español”, publicado por el Ilcyl.