Advierten de la creciente presión sobre los pediatras para que autoricen a los escolares a no ir a clase por la Covid

El Colegio de Médicos de Valladolid asegura que excede de sus funciones la emisión de un informe para que los padres puedan fundamentar la dispensa de incorporación a los respectivos centros educativos

Cuando apenas quedan seis días para que arranque un nuevo, distinto y sobre todo incierto curso escolar en Castilla y León por el repunte en los casos de coronavirus, el Colegio de Médicos de Valladolid advierte de que en los últimos días han detectado una “creciente presión” de muchos padres sobre los médicos de Atención Primaria, y especialmente sobre los Pediatras, para que estos emitan un informe médico con el que los progenitores puedan fundamentar la dispensa de incorporación de sus vástagos a los respectivos centros educativos.

Al respecto, el órgano colegiado que preside el doctor José Luis Almudí deja claro a través de un comunicado que los médicos “no deben emitir informes” con consejos sobre esta posible dispensa de sus pacientes de asistir a clase por la supuesta incidencia que podría tener en los escolares la Covid, ya que esta decisión corresponde a otro ámbito.

“Se está pretendiendo que el médico emita no un certificado sobre el estado de salud del paciente, sino una especie de informe preventivo que permita justificar la no asistencia a clase del menor con circunstancias de especial vulnerabilidad y que analice la posible y supuesta incidencia que, sobre la salud del menor, podría tener un contagio por SARS-CoV2″, explica el Colegio de Médicos de Valladolid, desde donde consideran que este hecho excede de las funciones de los médicos de familia o pediatras en este caso.

Asimismo, en el comunicado se pone de manifiesto que, a la vista de la normativa vigente, los facultativos no solo no deben emitir informes con opiniones en las que se formulen consejos sobre la posible dispensa a sus pacientes de asistir a clase, pues ello depende de otro ámbito de decisión, sino que deben limitarse a reflejar su estado de salud siempre en función de su historia clínica.

“Una cosa es emitir un informe diciendo que un niño tiene una determinada patología y otra que, por dicha razón, no pueda ir al colegio para evitar un posible contagio, pues todo lo que exceda del informe sobre el estado de salud, es una especulación y un exceso en sus funciones que el médico no tiene que llevar a cabo”, aseguran desde el órgano colegial, donde insisten en que los médicos son “completamente ajenos” al ámbito en el que se adoptó la decisión por parte de las autoridades sanitarias de la vuelta a clase presencial de los alumnos y que por ello no pueden entrar a considerar ni a valorar la misma.