Igea: “A lo mejor se entienden mejor las medidas con 4.000 ataúdes en la Plaza Mayor de Valladolid, en vez de 40 sillas vacías”

El vicepresidente de Castilla y León reconocen que “son muy restrictivas” pero añade que “por encima de todo están las vidas de las personas”

“A lo mejor se entenderían mejor las medidas sin en la Plaza Mayor de Valladolid se hubieran colocado 4.000 ataúdes en vez de 40 sillas vacías”. De esta manera el vicepresidente y portavoz de la Junta de Castilla y León, Francisco Igea, quiso responder acto que realizó este miércoles el sector cultural en protesta por las iniciativas puestas en marcha por el Gobierno regional en la capital vallisoletana y en Salamanca.

Aunque reconoció que se tratan de “medidas muy restrictivas”, Igea señaló que “por encima de todo están las vidas de las personas” y con estas propuestas se pretende evitar que la Covid-19 se lleve a más castellanos y leoneses.

Asimismo, defendió las iniciativas ante el “ritmo de crecimiento de los ingresos” en los hospitales de estas ciudades y con el objetivo de evitar que se produzcan “situaciones irreversibles”, porque la “obligación” es “preservar la vida y la salud” con la limitación “al máximo del contacto social”.

Además, Igea se mostró convencido de que van recibir “críticas” o “insultos”, pero mantendrán las medidas por “responsabilidad” y explicó que antes de tomar las medidas, analizan el equilibrio entre “el riesgo y el beneficio” y también se ven influidos, en su caso también como médico, porque han visto “morir a mucha gente”. “Me arrepentiré de muchas cosas, pero procuraré por todos los medios no volver a ver eso”, subrayó.

La respuesta por parte del alcalde de Valladolid, Óscar Puente, no se hizo esperar y a través de su Twitter responsabilizó a los dirigentes de la Junta de Castilla y León de las muertes vinculadas a la covid-19 por la falta de profesionales y equipos de protección y pidió la dimisión de Francisco Igea.

“Siempre he creído que era un personaje despreciable. Sin ética y sin escrúpulos. Lo peor que le ha pasado a Castilla y León en mucho tiempo”, señaló el regidor, y añadió que “la gente de la cultura que se concentró ayer en la Plaza Mayor no es responsable de ninguna de esas muertes. Vosotros sí. Ni rastreadores, ni médicos, ni reactivos, ni equipos de protección. Si tuvieses vergüenza te ibas a casa después de lo que has dicho”.

Ratificado por el juzgado

La postura de la Junta ha sido respaldada por el juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Salamanca al ratificarlas medidas sanitarias contenidas en la Orden de la Junta de Castilla y León del pasado 1 de septiembre para la prevención y contención del coronavirus en la capital salmantina.

Según la resolución, se considera procedente la ratificación de la Orden por considerarse las medidas preventivas necesarias “en un contexto de emergencia de salud pública, generada por la expansión del coronavirus y ante la existencia de un riesgo de carácter transmisible de esta enfermedad”.

En la resolución figura también que “dichas medidas, que limitan el número de personas para el desarrollo de determinadas actividades o eventos, ya sean de carácter familiar o social, en espacios de uso público o privados, son idóneas y, por otro lado, ineludibles para evitar la propagación del virus”.

La parte dispositiva de la resolución también incluye que “en el caso de que se pudiesen dejar sin efecto las medidas antes del transcurso de siete días, o en el caso de que las medidas deban ser prorrogadas o modificadas como consecuencia de la evolución de la situación epidemiológica y sanitaria, será comunicado de forma inmediata a este juzgado”.

Por otra parte, la Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) ha desestimado el recurso interpuesto por el Ayuntamiento de Valladolid para pedir la suspensión en la aplicación de las medidas sanitarias preventivas dictadas por la Junta para la ciudad de Valladolid, que entraron en vigor la pasada medianoche, con el fin de contener la propagación de la COVID-19 en el municipio.

La Sala entiende que “la adopción de la medida cautelar que se solicita puede causar graves daños a la salud de las personas al comportar la suspensión de medidas sanitarias que tienen por objeto evitar la propagación de la enfermedad y cuya necesidad y urgencia aparece, en principio, justificada”.

Contacto con alcaldes

Sobre las discrepancias con el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, el vicepresidente informó de que no ha recibido ninguna llamada del regidor cuando se ha visto un crecimiento de la curva de contagios e ingresos mientras que otros , como los de Burgos, Belorado o Aranda de Duero se han dirigido para ver qué podían hacer a mayores.

También, recordó que se ha publicado e incidido en las vidas que se podían haber salvado entre el 7 y 15 de marzo si se hubieran tomado decisiones con mayor rapidez y añadió que se trataba de reflexionar durante días o de acordar con agilidad medidas ante la velocidad de contagios del virus.

En este sentido, la consejera de Sanidad explicó que el domingo por la mañana los gerentes de los hospitales de Salamanca y del Clínico de Valladolid les trasladaron la “grandísima preocupación” por la evolución de los ingresos en ambos complejos, que se analizó ese mismo día por la tarde y el lunes, para el martes acordar las medidas.