El PSOE hace público un informe del ex director del Hospital de Burgos que alerta de irregularidades en su adjudicación y gestión

Los socialistas, que piden el cese de Manuel Mitadiel, aseguran que no se rendirán hasta conseguir la reversión a lo público de este centro hospitalario

En el día en el que se ha conocido que la Fiscalía de Valladolid ha archivado la denuncia sobre los sobrecostes del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), el PSOE de Castilla y León ha hecho público un informe elaborado por el que fuera director de Gestión de este centros hospitalario hasta marzo de 2020, Víctor Manuel Calleja Gómez, en el que alerta de irregularidades en la adjudicación y gestión de este hospital construido bajo la fórmula concesional por la unión de empresas Eficanza.

Un informe de 39 páginas, en el que se revela que la oferta presentada era “inviable”, donde se denuncia que se ha “pervertido” el sistema de concurrencia en favor de un adjudicatario que “ha incumplido” los criterios de participación o que la concesionaria presentó una oferta de construcción y equipamiento del hospital que sólo cubría el 59 por ciento de las necesidades que demandaba Sacyl y que además accedió después a aprobar un nuevo plan de equipamiento que significó un aumento de las inversiones del 123 por ciento respecto a la oferta inicial.

El documento, según denuncia el PSOE, lo conocía el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, desde octubre del pasado año y el gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel, desde febrero, y los socialistas creen que el cese del entonces director de Gestión del HUBU en marzo tuvo que ver con este informe que, además, advierte que de prosperarla tesis de la concesionaria en lugar de la la de la Administración en la litigiosidad que mantienen, “quedaría totalmente demolida la política de inversiones de la Junta y situaría al hospital en un horizonte de penuria tecnológica”, en referencia a que cuando concluya el periodo de concesión en el año 2036 se habrán acumulado los recursos de la concesionaria sobre demandas de equipamiento y que en esa fecha el hospital revertirá a lo público dejando unas instalaciones y equipos "anticuados, obsoletos y al final de su vida útil”.

El redactor del informe afirma asimismo que “la oferta contemplaba cero euros en reposición de equipos de alta tecnología” a lo que el secretario regional del PSOE, Luis Tudanca, contestaba en rueda de prensa "que de ahí que hoy los burgaleses sigan sin algunos equipos imprescindibles para tratamientos tan importantes como los oncológicos”.

Falta de fechas y firmas en documentos oficiales que sustentan inversiones por importe de 31 millones de euros; el “flagrante incumplimiento del estudio de viabilidad por parte de la oferta concesionaria, junto con la inexistencia de un plan de inversiones; que todos los modificados posteriores tenían vinculación con un “déficit de origen”, como consecuencia de una aceptación por parte de la Junta de una oferta por parte de Eficanza que “no cumplía con los requisitos básicos” y que estos modificados fueron “una especie de rescate preventivo” por parte del Gobierno autonómico, son otras de las cuestiones que revela el informe.

Dimisión de Manuel Mitadiel

Una vez que el PSOE daba a conocer este informe en rueda de prensa, con la presencia también de la diputada Esther Peña y el procurador Luis Briones y el líder del partido del puño y la rosa, Luis Tudanca aseguraba que este proyecto es “ruinoso”, un “agujero negro” y un “pozo sin fondo” para castilla y León y su Sanidad, apuntaba que ya se han pagado 557 millones de euros y que están presupuestados entre 2019 y 2020 otros 170 millones. Un gatos que se llevaría por delante todo el dindero del fondo extraordinario Covid que el Gobierno ha otorgado a la Junta para mejorar la atención sanitaria. “¡Cuanto echamos de menos esos recursos que están en los bolsillos de las empresas adjudicatarias ahora!, se lamentaba Tudanca, quien acusaba a Ciudadanos también de “cómplice” de que en esta Comunidad “se esté haciendo negocio con la salud”, en referencia al gerente regional de Salud, Manuel Mitadiel, impulsor de la acción en la Justicia contra le gestión del HUBU y que “ahora está tapando por apoyar al PP en la Junta”.

Además, el dirigente socialista acusaba al Gobierno autonómico de “ocultar” otros informes sobre la reversión de la gestión del Hospital Universitario de Burgos (HUBU) que implicarían un menor gasto a las arcas de la Comunidad que continuar hasta 2036 en manos de la concesionaria Eficanza, que en el último año percibió un pago de 82 millones en concepto de canon. “Ese es uno de los principales dramas”, denunciaba Tudanca, convencido de que es “más gravoso” para las arcas públicas “mantener el contrato hasta el final que rescatarlo”.

“Fernández Mañueco debe dar explicaciones e incluso dimitir o cesar en su defecto a Manuel Mitadiel”, aseguraba el secretario regional del PSOE, quien apuntaba que los socialistas “no pararán” hasta conseguir que el HUBU se revierta a lo público.