Prevención y detención precoz, claves para hacer frente a la diabetes

Este sábado se celebra el Día Mundial de esta enfermedad que sufren más de 300.000 castellanos y leoneses

Prueba de diabetes en una farmaciaServicio Ilustrado (Automático) JUNTA DE ANDALUCÍA

Este sábado se celebra el Día Mundial de la Diabetes, y las instituciones sanitarias hacen un llamamiento para recordar la importancia de la prevención y de la detención precoz para hacer frente a esta enfermedad.

En este sentido los farmacéuticos de Castilla y León explican a la población sobre la importancia de cumplir con los tratamientos farmacológicos y la necesidad de promover la detección precoz de esta patología. La diabetes es una enfermedad con alta prevalencia entre la población. Sólo en Castilla y León se estima que hay más de 300.000 personas con diabetes, de las que 180.000 están sin diagnosticar.

En el momento del diagnóstico llevan de media 4-5 años de evolución de la enfermedad y casi en la mitad de los casos ya han desarrollado alguna complicación asociada. Detectar y controlar la diabetes tipo 2 de forma precoz contribuye a reducir el riesgo de complicaciones hasta un 20 por ciento. En España hay 6 millones de personas afectadas y causa 25.000 muertes al año. Supone un gasto sanitario anual de 23.000 millones de euros.

La diabetes está relacionada con una elevada presencia de glucosa en sangre. La glucosa proporciona a las células de los distintos tejidos la energía que necesitan para funcionar. La reciben a través del torrente sanguíneo y con la presencia de una hormona, la insulina, se transporta al interior de las células. Si la glucosa se acumula en la sangre superando unos niveles (glucemias elevadas) es perjudicial y es cuando aparece la enfermedad llamada diabetes.

Desde las farmacias de Castilla y León se hace un intenso trabajo de concienciación y seguimiento de esta patología entre los ciudadanos aprovechando su cercanía y accesibilidad, que les permite participar en procesos de detección, asesoramiento y control de las personas con diabetes, no sólo en áreas urbanas sino también en zonas rurales.

Asimismo hacen especial hincapié en la necesidad de cumplir las medidas prescritas por el médico (tanto farmacológicas como de estilo de vida) para controlar así la enfermedad y prevenir complicaciones, así como cumplir con los controles analíticos con la periodicidad que indique el facultativo. Se pone el foco también en la alimentación, asesorando al paciente con diabetes sobre la importancia de cumplir con la dieta establecida, el uso de ropa y calzado adecuados y la realización de ejercicio físico moderado.

Precisamente, el cumplimiento de los tratamientos farmacológicos es pieza clave en la enfermedad. Por este motivo, las farmacias ofrecen a sus pacientes diversas estrategias y herramientas, como son los Sistemas Personalizados de Dosificación (SPD), que permiten al paciente disponer de forma ordenada de su medicación diaria. También alertan de posibles interacciones con otros tratamientos.

Desde la oficina de farmacia se asesora también para cumplir con estilos de vida saludables que eviten riesgos, como la promoción de hábitos de higiene estrictos, un peso adecuado y cuidados del pie diabético.

El presidente del CONCYL, Javier Herradón, ha puesto el acento en la necesidad de promover la educación sanitaria entre la población y la importancia de fomentar la detección precoz de enfermedades a través de las oficinas de farmacia, que gozan de una gran implantación en áreas rurales, donde en muchas ocasiones son el sanitario más próximo a la población.

Además, recuerdan que una de cada dos personas con diabetes está sin diagnosticar y que la dieta mediterránea ayuda a controlar la enfermedad. De ahí la importancia de seguir promoviendo su detección temprana.

En la misma línea, la Facultad de Enfermería de la Universidad de Valladolid y la Asociación de Diabetes de esta provincia unen sus voces para recordar a la sociedad y a la Administración que es importante no bajar la guardia y seguir trabajando en la Educación para la salud, la prevención y el diagnóstico tempranos para evitar complicaciones y en aquellas que sin tener diagnosticada la enfermedad están retrasando su diagnóstico por falta de recursos por la pandemia provocada por la Covid-19.