Visto bueno al Plan de Uso y Gestión del Parque Nacional de Picos de Europa

El consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones, preside la reunión telemática en la que los patronos dan luz verde a las mejoras realizadas al texto por los colectivos afectados

El Plan Rector de Uso y Gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa que persigue la coexistencia sostenible entre las distintas actividades del espacio protegido y que estará vigente hasta el 2030 sigue adelante, después de que el patronato del Parque haya informado favorablemente este martes de las mejoras y modificaciones propuestas por diversos colectivos afectados.

El consejero de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León, Juan Carlos Suárez Quiñones, presidía la reunión en la que se ha presentado ante los patronos el nuevo texto del Plan tras las alegaciones recogidas, que incluye novedades importantes como la mejora de la definición, identificación, delimitación cartográfica y representación gráfica y descriptiva de las distintas zonas establecidas, de forma que se ha creado una cartografía general completamente nueva de los Planos de Zonificación en los que se divide la superficie total del Parque Nacional.

Igualmente, se han incorporado planos llave tanto a los Planos de Zonificación generales como a la de las Zonas de Asentamiento Tradicional como a los Sectores con Restricciones a la Escalada, una revisión de las Zonas de Asentamiento Tradicional, y la modificación de las condiciones para el desarrollo de ciertos usos y aprovechamientos tradicionales, con el fin de garantizar los objetivos de conservación del Parque Nacional y su contribución al desarrollo socioeconómico de sus habitantes.

Además, se abre la posibilidad de autorizar, debidamente reguladas y en localizaciones muy limitadas, ciertas actividades antes prohibidas, garantizando su sostenibilidad y la conservación de los recursos naturales, tales como las actividades nocturnas en la Zona de Asentamientos Tradicionales, el barranquismo o el baño y la navegación de ocio sin motor en determinados cauces y masas de agua .

Y atendiendo al singular papel del montañismo en los Picos de Europa y la necesidad de ofrecer un servicio seguro y de calidad, se han integrado en la Zona de Uso Especial los refugios de montaña, lo que facilita la accesibilidad, dotación y mantenimiento de sus instalaciones.

Con además, una revisión de la regulación del tránsito de vehículos a motor, introduciendo modificaciones destinadas a clarificar el acceso y circulación de vecinos y residentes del Parque Nacional, así como las condiciones para el transporte privado complementario en el desarrollo de determinadas actividades económicas.

En total se han recogido y estudiado alrededor de 1.200 propuestas diferentes para modificar el proyecto, de las cuales el 56 por ciento han sido aceptadas, ha explicado la Consejería de Medio Ambiente de la Junta en un comunicado. El 71 por ciento de las alegaciones han sido individuales y provienen de particulares; mientras que el 16 por ciento han sido presentadas por organizaciones públicas o privadas y el nueve por ciento son alegaciones colectivas de particulares. Finalmente, el cuatro por ciento vienen de la Administración pública. Los grupos deportivos, asociaciones y los grupos ecologistas han sido los principales alegantes en este proceso.

El nuevo Plan será el instrumento para la gestión ordinaria del parque, establece las bases para una coexistencia sostenible entre los distintos usos y actividades del espacio protegido, primando las actividades tradicionales que han modelado su paisaje único.

Incluye asimismo una detallada normativa en relación con las actividades compatibles y permitidas, en las que se enmarcan la mayoría de los usos agroganaderos tradicionales. Además, deja sujetas a régimen de intervención administrativa aquellas más delicadas, que podrán realizarse mediante una declaración responsable previa, lo que supone agilizar los trámites.

Finalmente, durante el encuentro se proponía un nuevo convenio de colaboración entre las comunidades que aportan terrenos a los Picos de Europa: el Principado, Cantabria y Castilla y León, para la gestión coordinada del parque.