A partir del 3 de diciembre se podrían retirar las restricciones a la Hostelería

La Junta estudia levantar esta medida si se bajan de los 400 casos por cada cien mil habitantes

Francisco Igea, Javier Ortega, Ana Carlota Amigo y Carlos Fernández Carriedo, en el encuentro telemático con representantes de la hostelería de la Comunidad
Francisco Igea, Javier Ortega, Ana Carlota Amigo y Carlos Fernández Carriedo, en el encuentro telemático con representantes de la hostelería de la ComunidadJcyl

Los establecimientos hosteleros de Castilla y León podrían abrir de nuevo sus puertas sus puertas el puente de diciembre siempre y cuando la situación epidemiológica así lo permita. Concretamente, si se bajan de los 400 casos por cada cien mil habitantes, según ha asegurado el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, tras reunirse esta tarde con el sector de la hostelería, grandes superficies comerciales y centros deportivos.

Igea ha explicado que la situación epidemiológica ahora está mejorando bastante y es buena y que hay provincias que van a bajar pronto de la alerta 4 lo que permitirá reiniciar la actividad en gran parte de estos sectores. En cuanto a la solicitud de ayudas directas, el vicepresidente abrir un periodo de dialogo urgente para establecer un plan de ayudas en el que participen todas las administraciones, y han quedado en remitirnos una propuesta para iniciar ese estudio del plan de ayudas.

“Las cosas están yendo bien y la actividad se va a poder retomar de forma progresiva de acuerdo a los niveles pactados en el Consejo Interterritorial”, señala Igea, quien con respecto al “Puente” asegura que la Junta está a la espera de tomar la decisión conjunta, “aunque lo probable es que se mantenga el cierre perimetral”, apunta, pero la Junta quiere esperar a esa decisión conjunta antes de anunciar su postura.

Un encuentro telemático que ha estado presidido por el vicepresidente de la Junta, Francisco Igea, y que ha contado con la presencia de los consejeros Javier Ortega, Carlos Fernández Carriedo y Ana Carlota Amigo.

Si bien, desde la patronal de la hostelería, no son nada optimistas y el presidente de la Confederación de Hostelería y Turismo de Castilla y León, Ángel Blasco, ha señalado, en declaraciones recogidas por Efe, que hasta que no se rebaje la incidencia las medidas “no se relajarán”. Blasco ha explicado que algunas de las acciones que está estudiando la Junta es la del cierre perimetral de las provincias y nuevas normas como la restricción de un tercio del aforo o abrir sólo las terrazas, como ya han empezado otras autonomías.

En esta reunión, los hosteleros han salido de esta reunión “desanimados” ya que esperaban una propuesta de desescalada y han recibido “todo lo contrario”. Eso sí, les han pedido un plan con las ayudas económicas que necesitarían para estudiarlo. Un informe que remitirán mañana y donde se piden ayudas directas de entre 14.000 y 15.000 euros por negocio y de 500 euros al mes para cada empleado, aunque consideren que este objetivo es “muy difícil”.

También se ha quejado de la “farragosa” burocracia a la que están sometidas las ayudas del Gobierno y que hacen que estas se demoren mucho en el tiempo hasta llegar al bolsillo de los empresarios. “A día de hoy, la Junta no han soltado un euro”, ha afirmado, y ha señalado que han responsabilizado al Gobierno central de la falta de apoyo para ofrecer ayudas económicas.

Antes habían mantenido un encuentro con los representantes de los grandes establecimientos comerciales que las han insistido en su petición de abrir, aunque sea con limitaciones y respetando siempre las medidas de seguridad, especialmente en una jornada que se celebra el tradicional “black friday”.

El delegado de ABGED, Gabriel García, le ha insistido al vicepresidente en posibles medidas que pudieran aliviar el cierre de los establecimientos de más de 2.500 metros cuadrados y han asegurado que no han obtenido respuesta a sus propuestas a la vez que les han remitido al próximo Consejo de Gobierno.

Entre algunas de ellas se encuentran dividir los espacios de venta, de manera que no superen los 2.500 metros cuadrados y limitar horarios, como en otras Comunidades. También han pedido una concreción de lo que son llamados artículos de primera necesidad y de los establecimientos que están habilitados para sus venta.