Elecciones Castilla y León

¿Y ahora qué?

Estos son los escenarios que tiene el PP para intentar mantener el Gobierno de la Comunidad

El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco
El candidato a la Presidencia de la Junta de Castilla y León por el PP, Alfonso Fernández Mañueco FOTO: Manuel Ángel Laya Europa Press

Los castellanos y leoneses han hablado en las urnas. Y el resultado, con victoria por la mínima del PP y la fuerte irrupción de varios partidos provinciales, como es el caso de Soria ¡Ya! o el creciente leonesismo, abre varias posibilidades a la hora de poder formar un Gobierno. E incluso no es descartable una repetición de elecciones, aunque es el escenario menos probable y, en principio, ni PP ni Vox, que serían los protagonistas más implicados y a la vez más afectados, parece que están por la labor de que se dé esta posibilidad, aunque, como diría un gallego, “haberla hayla”.

Pero lo cierto es que los castellanos y leoneses han dicho ayer de forma mayoritaria que lo quieren y desean es que Partido Popular y Vox se pongan de acuerdo para formar un Gobierno de coalición, que sería el primero de los escenarios posibles además del más factible.

Los 31 escaños obtenidos por los populares más los 13 de los de Juan García-Gallardo suman 44 procuradores, tres más que la mayoría absoluta fijada en 81 en el hemiciclo de Castilla y León. Dicho esto, la opción más viable en estos momentos es que PP y Vox pacten un Gobierno de coalición y, teniendo en cuenta la experiencia pasada con Ciudadanos, lo más lógico sería que ambas formaciones pactasen un programa de gobernabilidad, y que algunas consejerías además de la vicepresidencia fueran para la formación que lidera Santiago Abascal, que ya ayer lo dejó caer en su discurso tras conocerse los resultados cuando dijo que a Juan García-Gallardo se le estaba poniendo cara de vicepresidente. Lo que estaría por ver y negociar sería qué consejerías pedirá Vox y cuáles estaría el PP por la labor de ceder.

Si bien, el problema que se plantea ahora es como vender este mensaje cuando en campaña el PP ha insistido en su mensaje de gobernar en solitario y que incluso podría ser capaz de perder el Gobierno antes que formar una nueva coalición.

El popular Fernández Mañueco ha insistido esta mañana en una entrevista en Onda Cero que le gustaría gobernar en solitario pero que hablará con todas las formaciones para explorar alternativas.

Y aquí es donde abre un nuevo escenario de Gobierno en el que no entraría Vox. El primero, que PP y PSOE sellen un pacto de Gobierno en la Comunidad, algo inimaginable a día de hoy, o que los socialistas se abstuvieran en la votación para permitir al PP gobernar en solitario sin Vox, al sumar más síes en la segunda votación, donde no se requiere mayoría absoluta sino simple. Pero esta opción también la ha descartado el partido del puño y la rosa. Lo hizo en campaña Luis Tudanca en varias ocasiones y lo ha hecho hoy el portavoz de la formación a nivel nacional, Felipe Sicilia, quien ha asegurado que el PSOE hará una oposición responsable para intentar que la “extrema derecha” de Vox no haga retroceder en derechos y libertades a los castellanos y leoneses.

Otro escenario es que el PP lograra acuerdos con las fuerzas minoritarias, como Soria ¡Ya!, que obtuvo tres escaños, además de la Unión del Pueblo Leonés (UPL), que logró otros tantos, más Ciudadanos y Por Ávila, con uno cada uno, que sumarían 39- que podrían ser 40 con el de Unidas Podemos, aunque este parece muy complicado que el PP lo sumara-, al igual que el de Ciudadanos para que Mañueco fuera investido, ya que esta es su principal línea roja. Otra opción es que el PP consiguiera solo el apoyo de Soria ¡Ya! más Ciudadanos o Por Ávila en forma de sí o abstención, o el de la UPL en las mismas condiciones, con la intención de formar un gobierno en solitario sin Vox.

Sin embargo, para estas opciones, Mañueco necesitaría necesitaría también de la abstención de los de Abascal para ser investido presidente, ya que si los de García-Gallardo se sienten ninguneados podrían votar en contra al igual que presumiblemente lo hará el PSOE y Unidas Podemos, por lo que solo con estos votos habría 42 noes a Mañueco por 39 síes.

Entonces se podría entrar en un escenario de repetición de elecciones, aunque PP y Vox han dicho que no lo quieren, o que el socialista Luis Tudanca pudiera ser investido presidente con el apoyo del resto de formaciones que incluiría, al menos, la abstención de Vox, algo que, a día de hoy, también parece una utopía, puesto que los de Abascal, si algo tienen claro es que no permitirán allá donde puedan que gobierne el PSOE, partido al que consideran una “peste” para España, en palabras del propio líder de Vox.