Carnero demanda actuaciones urgentes ante la delicada situación que vive el sector agrario

El consejero afirma que nos enfrentamos a una “tormenta” sin precedentes que pone en riesgo la sostenibilidad alimentaria

El consejero de Agricultura, ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, asiste a la conferencia sectorial de Agricultura.
El consejero de Agricultura, ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio Carnero, asiste a la conferencia sectorial de Agricultura. FOTO: Juan Lázaro/Ical Agencia ICAL

El consejero en funciones de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural, Jesús Julio carnero, ha planteado, durante su participación en la Conferencia Sectorial de Agricultura, poner en marcha una batería de actuaciones ante la «delicada situación» que vive el sector agrario, agravada además por la invasión rusa a Ucrania.

«Nos enfrentamos a una situación sin precedentes, escalada de precios de costes de producción desmesurados, alto riego de no obtener materias primas indispensables, y a ello se une una importante sequía que limitará la produccion nacional», ha explicado el consejero.

Por ello ha propuesto una actuación coordinada de todas las administraciones con una proyección a muy corto plazo y al futuro próximo y donde ha planteado asegurar el abastecimiento estructural de importancia de materias primas básicas para la ganadería; frenar y reducir la escalada de precios de la energía eléctrica y los combustibles y tratar de frenar el actual déficit productivo para ser menos dependientes del exterior del cereal, la proteína vegetal y oleaginosas.

Ya, a más largo plazo se trabajará en recuperar la capacidad productiva sin perder de vista la sostenbibilidad. así como afrontar acciones estructurales en el uso del agua dirigidas a la garantía alimentaria.

Además, Carnero ha propuesto para la campaña actual la adopción de una serie de medidas excepcionales de carácter urgentes en la actual Política Agraria Común (PAC), «para reactivar nuestro sistema productivo, con carácter excepcional». Unas medidas que afectarían a las normas de condicionalidad, a las exigencias en el pago verde y a aspectos agroambientales.

En este sentido, el consejero ha expresado que también se deberían incluir como medidas “valorar las actuales estrategias europeas `De la Granja a la Mesa´ y `Biodiversidad´ con una visión distinta a la que se ha utilizado para su formulación por la Comisión Europea. Este nuevo enfoque debe ir dirigido a recuperar nuestra capacidad productiva alimentaria. Esto no quiere decir que nos alejemos de la sostenibilidad ambiental ni mucho menos, pero debemos ser menos ambiciosos, si queremos soberanía alimentaria como necesitamos”.

“No pretendemos eliminar estas condiciones, solo flexibilizarlas y no avanzar tanto con estas limitaciones. En definitiva, con una visión más agrarista”. En este apartado, el consejero también ha indicado que “si se flexibilizan estas BCAM, podríamos ser menos exigentes también con los ecoesquemas, como reducir el porcentaje de las rotaciones en cultivos arables y, desde luego, insisto en la eliminación de la degresividad en los ecoesquemas”.

Reforzar las acciones estructurales en el uso del agua

Cada vez es más evidente que se dispondrá de menos agua en España, los ciclos de sequía son más cortos y es necesario, por tanto, invertir en el uso del agua y en el almacenamiento de este bien. Por lo tanto, el consejero ha propuesto como medida la necesaria regulación del agua. “Necesitamos regular bien todas las cuencas hidrográficas para tener reservas y utilizarlas en los momentos precisos. Desde Castilla y León instamos a invertir más en la regulación del agua en los próximos Planes Hidrológicos, son evidentes las necesidades de regulación en el Órbigo, en el Carrión, en el Pisuerga, en el Cega y en el Tormes”.

A mayor regulación, se podría asegurar más producción de la que somos deficitarios, como por ejemplo el maíz. En general, el regadío da más capacidad productiva y menos dependencia, es garantía alimentaria.

A este respecto, el consejero también ha solicitado como medida una revisión del cálculo de los caudales ecológicos, “las instrucciones actuales para su cálculo tienen un importante sesgo medioambiental y superan las necesidades reales que necesitan los cauces fluviales. Estos cálculos impiden prácticamente nuevo almacenamiento”.

Medidas compensatorias o paliativas

Finalmente, el consejero ha hecho referencia a que el incremento del anticipo de las ayudas de la PAC y de las ayudas de desarrollo rural, al 70 % y al 85 %, respectivamente, que se ha solicitado recientemente por el ministro de Agricultura como consecuencia de la sequía en España, también contribuirá a ofrecer liquidez a nuestras explotaciones. Es una medida necesaria.

No obstante, Carnero ha manifestado que “sería conveniente analizar también la aplicación del régimen temporal excepcional de ayudas de Estado en el que está trabajando la Comisión Europea para poder apoyar a determinados sectores ganaderos muy afectados por el incremento de costes, por lo menos para un apoyo que amortigüe una parte de su problema”. Y, a su vez, ha indicado que “asimismo podemos estudiar moratorias en los préstamos que se han concedido con intervención pública al sector agrario, tanto por el Estado como por las comunidades autónomas”.