Cataluña

Una amistad en tiempos de guerra

El Teatre Nacional de Catalunya (TNC) estrena «L’amic retrobat», adaptación de Josep Maria Miró de la célebre novela de Fred Uhlman que nos relata cómo la Alemania nazi enturbió hasta las más sagradas de las relaciones humanas

La amistad funciona como un espejo. SI te pones frente a ella y te gusta lo que ves, es un amigo. Pero si te colocas en frente y lo que ves es algo horrible, ya no hay amistad. ¿Pueden dos amigos sobrevivir en un contexto que los enfrenta por condicionantes ajenos a ellos? No, no pueden, porque entonces, cuando te pones frente a ese espejo, lo único que ves es el monstruo.

Publicidad

En el documental «Una vez hermanos», Vlade Divac, célebre pivot serbio de los 80 y 90, hablaba de cómo su íntima amistad con el talentoso escolta croata Drazen Petrovic se truncaba de forma irreversible cuando estalló la guerra de los Balcanes. «Construir una amistad lleva años, pero destruirla sólo un segundo», comentaba Divac apesadumbrado, imponente al recordar como el que fuera su gran hermano en la selección yugoslava se convirtió en su inesperado enemigo.

La guerra destruye toda capacidad de empatía y la amistad parte siempre de una primera capacidad empática que te sitúa en el sitio de otro disfrutando cualquier afinidad electiva. El amor por lo mismo dentro de la diferencia es el lazo más fuerte de la amistad. Pero la guerra no permite esas sutilezas. En la época de la Alemania nazi esto se sublimó a la enésima pesadilla.

En 1971 el pintor y escritor alemán de origen judío Fred Uhlman publicaba la novela «Reencuentro», la historia de amistad entre un joven judío y un aristócrata alemán en los convulsos años 30 en plena ascensión del nazismo. El joven judío se verá obligado a emigrar a Estados Unidos, iniciando así una dura correspondencia con su amigo alemán a medida que los acontecimientos históricos se van desenvolviendo. Pronto quedará claro que el alemán, ante las evidencias del horror que están sufriendo los judíos en Alemania, preferirá desentenderse y mirar hacia otro lado.

Los amigos comenzarán entonces a enfrentar sus realidades con recelo, rencor y hasta odio, y su relación se pondrá a prueba en un mundo que parece destinado al apocalipsis. El éxito de la historia, que individualizaba el conflicto alemán a la perfección, se convirtió en todo un «best seller» con un Uhlman que no podía negar cierto legado autobiográfico en el texto.

Publicidad

E l Teatre Nacional de Catalunya (TNC) recupera ahora esta célebre novela y estrena «L’amic retrobat», agria reflexión en torno al odio y el antisemitsimo. Joan Arqué dirige un montaje protagonizado por Joan Amargós, Quim Àvila y Jordi Martinez. La obra, que se estrenará este miércoles, ha sido adaptada por el dramaturgo Josep Maria Miró y explora la intensa relación que se forja entre los dos protagonistas, Hans Schwarz y Konradin Von Hohenfels.

El montaje sigue el modelo epistolar de la historia original, con una relación de amistad que al principio esquivará enfrentarse al problema que está creciendo en la sociedad alemana, pero que poco a poco afectará por completo a sus vidas y... ¿hará imposible una reconciliación?

Publicidad

Una voz del presente

Los ecos de la obra nos llegan directamente a una actualidad que está llena de conflictos entre hermanos. «Yo creo que en un momento tan polarizado en el que vivimos, ya sea a nivel nacional o internacional, es una obra que remueve mucho», aseguró ayer el actor Quim Àvila, en referencia a las mismas dificultades que podrían vivir dos amigos hoy en día, por pensar diferente o por tener procedencias diferentes.

Para el director, el montaje es un clásico porque siempre tendrá un pie en el presente. «Aunque la obra esté fundamentada en otra época, pone de relieve nuestro momento, y sin cambiar el texto, podemos estar hablando de lo mismo», insitió Arqué. El espectáculo se podrá ver hasta el 22 de diciembre, y promete remover consciencias porque qué ocurre cuando quieres a tus enemigos.