Fumar mata cada día a 25 personas

Tres de cada diez hombres y dos de cada diez mujeres sigue fumando en Cataluña. El 71% de los jóvenes entre 15 y 25 años fuma tabaco de liar. El confinamiento dispara el consumo

Hay cosas que la COVID-19 no ha cambiado. El 31 de mayo sigue siendo el Día Mundial sin Tabaco y coincidiendo con la efeméride, el departamento de Salud de la Generalitat publica los datos de consumo de tabaco en Cataluña. Tras el repunte de 2018, que en su día preocupó mucho a las autoridades sanitarias, en 2019 el consumo de tabaco ha bajo ligeramente un 1,7%. Un 23,9% de la población adulta sigue fumando pese a que fumar perjudica seriamente la salud. Los hombres fuman más que las mujeres, un 29,9% frente a un 18,8%. Tras el repunte de 2018, Salud centró sus esfuerzos en hacer pedagogía para que los jóvenes entre 14 y 20 años empezaran a fumar. Lanzó una campaña, “Aguanta”, protagonizada por el jugador de baloncesto de la NBA, Ricky Rubio, que perdió a su madre por culpa de un cáncer de pulmón, aunque no era fumadora.

Para tener conciencia del daño que hace el tabaco, el doctor Laureano Molins, responsable de cirugía torácica del Hospital Clínic y presidente de la AECC-Catalunya Contra el Càncer, suele decir que si nadie fumara, el cáncer de pulmón sería anecdótico en España, porque nueve de cada diez tumores están relacionados con el tabaco. En Cataluña, cada día mueren 25 fumadores o ex fumadores. Salud atribuye 9.030 muertes al consumo del tabaco cada año, es decir 1 de cada 6 defunciones.

Pese a estos datos, sigue fumando mucha gente. Y sigue fumando mucha gente joven. El perfil de fumador difiere entre hombre y mujeres. Los hombres que fuman tienen entre 15 y 45 años, son de clase social baja y tienen estudios secundarios. En cambio, las mujeres que fuman son mayores. Tienen entre 45 y 64 años, son de cualquier clase social y tienen estudios secundarios. La mitad de los hombres y mujeres menores de 45 años no recuerda haber recibido ningún consejo sanitario o ayuda para dejar de fumar. En cambio, a partir de los 45, los consejos para dejar de fumar se multiplican.

Los jóvenes fuman más cigarrillos de liar y porros

Los jóvenes no tienen tanta conciencia como los adultos sobre que otras formas de fumar (cigarrillo electrónico, pipas de agua o tabaco calentado sin humo) son iguales o más perjudiciales que el pitillo convencional. Los jóvenes que fuman, experimentan más y tienen otros hábitos. El 71% de los fumadores que tiene entre 15 y 25 años fuma cigarros hechos a mano, sólo un 25% fuma pitillos convencionales, un 7% opta por el cigarro electrónico, un 5% por la pipa de agua, shisha o cachimba, y un 20,3% fuma cannabis. En cambio, el 70% de los mayores de 25 años fuma tabaco de cajetilla, un 33% tabaco de liar, un 4% cigarros electronicos, un 1% tabaco calentado y el consumo de cannabis baja al 6,1%.

Los enfermos de coronavirus fumadores tienen un peor pronóstico

El tabaquismo deteriora la función pulmonar, ergo los fumadores tienen un peor pronóstico si contraen la COVID-19. Durante el periodo de confinamiento,se ha habilitado ayuda on line para dejar de fumar de la mano de los programas de la atención primaria y los hospitales. Para ayudar a dejar de fumar y, sobre todo, concienciar a los más jóvenes de que no empiecen, esta semana arranca la XXI Semana sin Humo que tiene por lema “Desconéctate del cigarro, enchúfate a la vida”.

El 39,3% de los fumadores ha fumado más durante la cuarentena

Durante el confinamiento, el 7% que participó en una encuesta sobre el consumo de tabaco impulsada por el Comité Organizador de la Semana Sin Humo dejó de fumar. Pero este número es una excepción. El 39,3% de los fumadores ha fumado más durante la cuarentena, un 35,7% ha fumado lo mismo y un 17,8%, menos.

La encuesta sobre el consumo de tabaco entre la población catalana que el departamento de Salud hizo durante el confinamiento por la pandemia tuvo lugar entre el 5 y el 25 de mayo. Respondieron 3.445 personas con una media de 45 años: un 77% mujeres y un 23% hombres. El 79% no fumaba, el 44% nunca ha fumado, un 35% era ex fumador, un 16% fuma a diario y un 5% ocasionalmente. El 71% coincide en que la principal medida contra el tabaco es la prevención con los jóvenes, seguida de las campañas (68,4%); la ayuda sanitaria (52%) y sancionar la publicidad encubierta (25%).