Barcelona analizará la calidad del agua para detectar brotes de coronavirus

Dos estaciones situadas en la playa realizarán los análisis para anticiparse al covid

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado dos proyectos de investigación europeos que analizarán la presencia del SARS-CoV-2 en las aguas residuales y de baño de la ciudad para detectar precozmente rebrotes de Covid-19. Es decir, dos estaciones, instaladas en las playas del Somorrostro y Bogatell, serán las encargadas de analizar la presencia de coronavirus. Este es uno de los proyectos impulsados por el Ayuntamiento de Barcelona para conocer el impacto de la Covid-19 en el ciclo del agua y para establecer sistemas de alerta y detección en el caso de las residuales.

Con estos estudios, el consistorio quiere "avanzar en la detección precoz, anticipar la respuesta a los contagios y brotes y cortar transmisiones". A su juicio, los datos obtenidos permitirán hacer "una mejor gestión de la pandemia, adelantarse a los acontecimientos y garantizar que no se produzca el colapso del sistema sanitario". Según la concejala de Salud, Envejecimiento y Cuidados, Gemma Tarafa, "la detección precoz es clave para anticiparse a situaciones como las vividas en los últimos meses". En este sentido, considera que este monitoreo puede ser una herramienta para "detectar y anticiparse a futuro brotes o picos de coronavirus".

De momento, el Ayuntamiento participa como socio en dos proyectos, uno centrado en la presencia del virus en aguas de baño, residuales y alcantarillado, y el otro, con el foco puesto en los barrios. El consistorio también ofrece apoyo técnico a dos proyectos ya en curso, que han incorporado el análisis del coronavirus entre sus objetivos. Y finalmente, la ciudad también ha presentado propuestas a tres proyectos europeos más.

Los dos proyectos, denominados Life iBathwater y H2020 Scorewater, se llevan a cabo con distintas universidades y centros de investigación catalanes y europeos que analizan el comportamiento del virus en el agua.

Para llevarlos a cabo se han instalado dos estaciones en las playas del Somorrostro y Bogatell, que analizan la presencia del SARS-CoV-2 en las aguas de baño y residuales.

A partir del mes de septiembre se recogerán datos desde una nueva estación ubicada en el barrio del Poblenou y más adelante desde Sarrià y el Carmel para estudiar el comportamiento del virus a nivel de barrio.

En las dos playas se ha instalado una estación de control de la calidad microbiológica del agua. En el interior, dos dispositivos miden la calidad y la presencia de dos microorganismos indicadores de contaminación fecal. La información llega constantemente a un centro de datos. También se cogen muestras de 50 litros y se llevan a unos laboratorios de la Universidad de Barcelona -especializados en el estudio de patógenos-, que analizan con técnicas moleculares la presencia del SARS-CoV-2, entre otros virus .

Este proyecto, bautizado como H2020 Scorewater, se está llevando a cabo en tres ciudades: Barcelona, Gotemburgo (Suecia) y Amserfoort (Países Bajos). Se centra en analizar la correlación entre la calidad de las aguas residuales, la calidad de vida (dieta, salud, antibióticos ...) y los hábitos ambientales como el uso de toallitas, aceites o grasas. La extracción de estos datos permite hacer campañas de sensibilización ciudadana para evitar el vertido de residuos impropios al alcantarillado.