Cataluña tendrá 100.000 vacunas en diciembre para las personas más vulnerables

Argimón descarta vacunar primero al personal médico porque no hay dosis para todos. Los países de la Unión Europea no pueden dedicir unilateralmente a quién vacunar, siguen un guión

El virus de la covid no hace ni doce meses que se ha identificado, pero en menos de 200 días, la carrera por la vacuna llegó a la fase tres y en menos de un año, en diciembre, se podrían estar pinchando las primeras dosis. La clave es que nunca antes se había invertido tanto esfuerzo y tanto dinero en la investigación de una sola enfermedad. A Rafael Vilasanjuán, director de Análisis y Desarrollo Global de ISGlobal, centro impulsado por la Fundación “la Caixa”, además de miembro de miembro de la junta directiva de Gavi, la Alianza Mundial por la Vacunación, le gusta utilizar este símil: las enfermedades infecciosas iban por carreteras secundarias y ahora circulan en la Fórmula 1″. Esta metáfora ayuda a entender por qué el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, se ha atrevido a decir hoy que si las fases de la vacuna de Oxford avanzan al ritmo previsto y los resultados siguen siendo positivos, en menos de tres meses, Cataluña recibirá 100.000 vacunas contra el coronavirus.

España recibirá tres millones de dosis y que residtribuirá en función de la población de las Comunidades Autónomas. Precisamente, la interterritorial de Salud se reunirá mañana para planificar y coordinar con los territorios cómo se hará esta vacunación. Según avanzó la ministra de Sanidad, María Jesús Montero, el encuentro servirá para determinar cuáles serán los colectivos prioritarios y de riesgo que recibirán la vacuna primero. Quiere tener todo listo para poner el dispositivo de vacunación en marcha tan pronto lleguen las primeras dosis. Montero dice que los primeros en recibir la vacuna serán los vulnerables y los sanitarios, expuestos al virus.

Argimón coincide en que si todo va según lo previsto se inmunizará a los más frágiles primero, pero si sólo llegan 100.000 dosis descarta a los sanitarios, por ahora, que suman más de 150.000 personas.

Para comprobar si es eficaz, en estos momentos, la vacuna que desarrolla la Universidad de Oxford, en colaboración con el laboratorio AztraZeneca, se está testando en grupos de población de varios países del mundo. En una entrevista en la emisora Rac1, Argimón ha desvelado otra incógnita, quiénes recibirán las primeras dosis. Tras reconocer que 100.000 dosis es una cifra pequeña, especificó que esta partida servirá para vacunar a los grupos más vulnerables, que a su entender son las personas que están en las residencias.

En la carrera por la vacuna, hay muchos obstáculos. El primero es científico, lograr una vacuna segura y que tenga una eficacia de al menos un 50% para poder empezar a hacer algo. Pero una vez se logre una fórmula, quedan dos grandes problemas por solventar: producir y distribuir la vacuna. En el mundo viven unos 7.000 millones de personas y para frenar la pandemia sería suficiente con tener un 60% de la población con anticuerpos. Si los científicos logran una fórmula que sólo requiere un pinchazo y no necesita recordatorio, se necesitarían un total de 4.500 millones de dosis para inmunizar a la mitad de la población. Pero la capacidad de producción de vacunas anual, antes de la covid, era de 1.500 millones de unidades. Aunque se duplique la capacidad de producción, no se puede dejar de fabricar vacunas para otras enfermedades, que juntas causan más muertes que la covid, como el sarampión, la meningitis o la neumonía, recuerda Vilasanjuán.

El mundo está de acuerdo en que primero se debe vacunar al personal sanitario. Pero las 100.000 dosis que recibiría Cataluña no servirán para inmunizar al personal médico, porque el colectivo supera las 150.000 personas. La campaña de vacunación para el personal sanitario se tendrá que dejar para más adelante, ha resumido Argimon. El secretario de Salud Pública ha defendido que este criterio se aplicará en todos los países de la Unión Europea. Ningún país podrá decidir unilateralemente a qué colectivo vacuna, se seguirá un guión común.

Evitar concentraciones en la Diada

A menos de una semana de empezar el colegio, Cataluña sigue con un riesgo alto de rebrote. Aunque los indicadores bajan lentamente, el riesgo de rebrote sigue en 174 y la R, es decir a cuántas personas infecta cada positivo está en 0,96. Argimón es partidario de no celebrar la Diada con actos que impliquen concentraciones. “Creo que podemos reivindicar lo mismo con otro formato”, ha insistido.

“Lo último que se cerrará serán las escuelas”

En cambio, sobre la vuelta al colegio, ha lanzado un mensaje tranquilizador. Defiende que la escuela empiece, aunque avisa de que hemos de ser conscientes que que habrá infecciones y casos desde la primera semana. Entre junio y agosto, la media de contagios diaria en menores de 18 años es de 150 casos. Aboga por una buena gestión del retorno a clase e insiste en que los niños no son unos amplificadores de la pandemia, por lo que “no tiene ningún sentido cerrar los colegios”. “Si tuviéramos que volver a la situación anterior, lo último que se cerrarían serían las escuelas”, ha concluido.