La Guardia Urbana pide una nueva ubicación de la Sala Conjunta de Comadamiento por sus “precarias condiciones”

Denuncian a Colau que su estado es “lamentable” sobre todo a nivel higiénico

Son bien conocidos los rifirrafes entre el sindicato mayoritario dentro de la Guardia Urbana de Barcelona, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), y la alcaldesa, Ada Colau. Las quejas en los últimos años han estado protagonizadas por pedir mejoras salariales y de material, pero especialmente, de las instalaciones.

El mismo CSIF lo recuerda en un nuevo comunicado. Señalan que “llevamos mucho tiempo denunciando el lamentable estado de las instalaciones policiales donde se ubica la Sala Conjunta de Comandamiento (SCC) donde prestan servicios la Guardia Urbana de Barcelona, Mossos d’Esquadra, Bomberos y SEM de manera conjunta”.

Desde este Centro de Gestión de Emergencias se coordinan los servicios de los cuerpos de emergencia de la ciudad, las 24 horas del día, durante los 365 días del año. Esta sala se creó en 2005 y se es ubicó en el edificio de la calle Lleida de Barcelona de manera provisional.

De las cuatro unidades citadas, de momento ha sido la Guardia Urbana la que se ha avanzado en lo referente a las quejas sobre el estado de esta instalación. Por ello, han remitido un escrito a Albert Batlle, como teniente de alcalde de Seguridad del Ayuntamiento, en el que solicitan un nuevo emplazamiento que garantice la seguridad y la salud laboral de sus trabajadores.

“Desde CSIF creemos que debido a todas las graves deficiencias, ha llegado el momento de que, con carácter de urgencia, se busque un nuevo emplazamiento, que reúna las condiciones de seguridad y salud laboral que debe reunir un edificio para que los empleados públicos que prestan servicios en el edificio (GUB, MMEE, SPEIS, SEM, así como otros empleados externos como el personal de seguridad, limpieza, KONECTA) lleven a cabo su servicio en un lugar de trabajo que no les enferme, que tenga ventilación y luz natural, que disponga de vestuarios amplios, confortables, con duchas y lavabos suficientes, que no padezcan choques tanto térmicos como de humedad, debido al mal estado de los equipos, que dispongan de material moderno y de calidad para poder dar el mejor servicio a los compañeros que están trabajando en la vía pública y que no provoque fatiga visual, contaminación acústica y problemas de ergonomía. En definitiva, mejorar la calidad del centro de trabajo y de los medios materiales para dar el mejor servicio posible al ciudadano y evitar, en la medida de lo posible, que sea un puesto de trabajo no deseado ya que, año tras año, lo abandonan un porcentaje muy elevado de empresas”.