Colau encarece la tasa turística en plena pandemia

ERC permite la aprobación inicial votando a favor, pero presentará alegaciones

El Pleno del Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado de forma provisional la ordenanza que regula un recargo al impuesto turístico exclusivo para la ciudad, que se quiere aplicar durante el 2021. El gobierno municipal (BComú y PSC) ha recibido el apoyo de ERC, mientras que el resto de grupos ha votado en contra. JxCat, que apoyó hace un año cuando ERC llevó la propuesta al pleno, se ha desmarcado ahora al considerar que no es el momento de aplicarlo. Sin embargo, los republicanos han advertido de que se ocuparán de que no sea una aprobación “definitiva” y presentarán alegaciones. “Estamos a favor del recargo y en contra del momento”, ha dicho el concejal Miquel Puig.

El concejal de Turismo, Xavier Marcé, ha apuntado que es consciente del momento que vive el sector turístico y, por ello, ha dicho que se ha reducido el recargo a 0,75 euros por persona y noche, en vez de los 4 euros previstos inicialmente. Además, ha asegurado que no se aplicará “hasta que el nivel de recuperación turística lo indique”.

La líder municipal de JxCat, Elsa Artadi, afirmó que “no es el momento y no compartimos las prisas” del gobierno y ERC. “Ahora no toca”, ha añadido Artadi, que ha pedido aplazar la votación. El portavoz de Cs, Paco Sierra, pidió a los concejales del gobierno “bajar el cristal del coche oficial y abrir los ojos: no hay turismo”. Desde el PP, Josep Bou, ha dicho que lo que debería hacer es bajar impuestos: “Si no hay beneficios, ¿qué base moral tiene este recargo?”.

Eva Parera (BCN Canvi) dijo que aprobó el recargo es “una decisión profundamente equivocada” que envía un “mensaje contradictorio” en el sector. El Gremio de Hoteles pidió que este incremento del impuesto turístico no se aplique hasta que no se recupere la llegada de visitantes. El recargo deberá volver al pleno para la aprobación definitiva si, como ya ha dicho ERC que hará, se presentan alegaciones a la ordenanza

La propuesta contempla que el aumento del impuesto se haga de manera progresiva a lo largo de tres años con 0,75 euros en 2021; un euro en 2022; otro euro en 2023; y 1,25 euros en 2024. El acuerdo logrado el año pasado prevé que Barcelona pueda aplicar un recargo de hasta 4 euros a la tasa turística vigente.