El general

El ex general Enrique Rodríguez GalindoFoto: ANGEL DIAZEFE

Generales hay muchos, pero en la Guardia Civil cuando se nombra al General sin más es muy posible que se estén refiriendo al General Rodríguez Galindo.

No por sabido es menos necesario repetirlo, casi 100 de sus hombres asesinados, mas de 100 comandos desarticulados, casi 900 terroristas detenidos, la paz en un año 92 previsto como sangriento, tras la desarticulación de la cúpula de Bidart, el principio del fin de ETA. Un relato hecho a medida para acabar con una sentencia que hoy ya muchos saben que es errónea como el juró jamás dio la orden ni de secuestrar ni de asesinar a Lasa y Zabala, pero quienes construyeron el relato sobre una trágica y terrible verdad que eran esos asesinatos, sabían que él me limitaría su defensa, que no diría nada que pudiera perjudicar a la lucha antiterrorista, que asumía la condena como dijo «un destino más de servicio a España», jamás daría una entrevista, ni volvería a aparecer en público como no lo hizo.

El General era ante todo un hombre de Honor, un Guardia Civil, adorado e idolatrado por sus hombres, porque una y otra vez les repetía y les demostraba que jamás les abandonaría, que jamás les dejaría solos o tirados, por eso siempre fue el primero a todas partes, siempre dio la cara. Un hombre que vivió y murió por dos grandes causas España y su familia.

El lunes pasado con sus hijos y algunos de sus hombres, le dimos discretamente el último adiós, jamás vi hombres tan curtidos llorar tan emocionadamente.

Eran los suyos con él al frente sencillamente los mejores, luego se repartieron honores pero fueron ellos quienes realmente acabaron con ETA, siguiendo el ejemplo y las órdenes del mejor.

El General se ha ido, pero queda un ejemplo y quedan sus hombres, por eso si algún día por la calle ven a alguien rondando la sesentena que mantiene el paso firme y no baja la mirada, piensen que quizás por una vez en su vida se haya cruzado con un héroe de Inchaurrondo.

No puedo seguir escribiendo, pero pase lo que pase, por su memoria estuve, estoy y estaré siempre con ellos y con su familia.