La escritora María Dueñas, durante una entrevista con la Agencia Efe con motivo de su última novela "Sira"
La escritora María Dueñas, durante una entrevista con la Agencia Efe con motivo de su última novela "Sira"Víctor LerenaEFE

Las novedades en novela española e iberoamericana: apuestas de calidad y variadas

Las apuestas por Eva García Sáenz de Urturi y María Dueñas puede provocar un Día del Libro de gran éxito para las escritoras

El Día de Sant Jordi es este año definitivamente atípico en Cataluña, debido a la situación de pandemia que impide una celebración normal, pero lo cierto es que en literatura en castellano abundan las propuestas de calidad e interés, confirmando su excelente salud.

Entre las principales ideas para este señalado día, está sin duda “Aquitania” (Planeta) de Eva García Sáenz de Urturi. La escritora vasca es el más reciente Premio Planeta, y es una apuesta segura. Tras el éxito de la trilogía de la Ciudad Blanca, vuelve con una novela histórica situada en el siglo XII, y que parte de la muerte del Duque de Aquitania. Todo un misterio medieval, un poderoso thriller de una época de batalals, venganzas e incestos.

Otra garantía es la nueva novela de María Dueñas, “Sira” (Planeta). La autora castellana recupera en esta obra y tras 12 años a Sira, la protagonista de “El Tiempo Entre Costuras”, que fue todo un éxito. Colaboradora de los Servicios Secretos británicos, la heroína afronta nuevos retos en unos años situados al final de la Segunda Guerra Mundial. Tiempos de una dura reconstrucción del mundo, con tragedia incluida para ella.

Otra gran propuesta es “Trigo Limpio” (Seix Barral) de Juan Manuel Gil. Se trata del Premio Biblioteca Breve 2021, y es un derroche de ingenio literario en una divertida historia de identidades cruzadas. Veinticinco años después de protagonizar una gam­berrada que marcará el transcurso de la vida de un grupo de amigos, el narrador sin nombre de esta no­vela recibe un mensaje de Simón. Es como una falsa novela de detectives.

Eduardo Mendoza continúa las aventuras de Rufo Batalla, protagonista de sus anteriores novelas “El rey recibe” y “El negociado del Yin y el Yan” en su nuevo libro “Transbordo en Moscú” (Seix Barral). El protagonista parece que ha sentado la cabeza tras contraer matrimonio con una rica heredera. Sin embargo, no consigue olvidar al príncipe Tukuulo y a su esposa. A través de sus peripecias, el autor catalán nos hace viajar a lugares como Londres, Nueva York, Viena o Moscú, así como reflexionar sobre los grandes fenómenos sociales del último cuarto del siglo XX.

Desde distintas perspectivas, con diferentes voces, Edurne Portela sitúa en su nueva novela “Los ojos cerrados” (Galaxia Gutenberg) al lector ante el abismo de la España que da la espalda a la memoria. Es una novela de un solo lugar, un pueblo que podría tener cualquier nombre y que por eso se llama Pueblo Chico.

Tomás Nevinson vuelve al servicio activo. Y por eso, con su nombre se titula la nueva novela de Javier Marías (Alfaguara), en la que el escritor narra cómo uno de los protagonistas de su anterior libro, “Berta Isla”, de 2017 y con gran éxito crítico, regresa a los servicios secretos tras un tiempo fuera de ellos. es se sabe poco porque él no puede contarlos ni a su mujer.

Mucho antes de convertirse en un fenómeno popular por sus ilustraciones, Paula Bonet pintaba y leía mucha literatura. Ahora ha plasmado esas dos pulsiones en un singular proyecto creativo con dos vertientes: la literaria y la pictórica. Por ello, acaba de publicar la novela “La anguila” (Anagrama, en castellano; Univers, en catalán) y, por otro, presentó 158 obras que conforman la exposición del mismo título.

Inspirándose en el mosso d’esquadra que abatió en 2017 a los terroristas de Cambrils, Javier Cercas creó Terra Alta (2019) un detective de novela policiaca tan original como cargado de futuro: Melchor Marín, hijo de una prostituta asesinada, expresidiario, lector impenitente de novelas (sobre todo de ‘Los miserables’ de Víctor Hugo), sagaz y expeditivo en su desempeño profesional, que tras perder a su esposa Olga se queda solo con su hija Cosette. Este policía astillado, en el que caben la timidez y la delicadeza junto a una violencia aplicada sin impulsividad, se agiganta en esta “Independencia” (Tusquets) para integrarse por derecho propio en la galería de insignes protagonistas de novela negra de las últimas décadas, junto al Pepe Carvalho de Vázquez Montalbán o el Kurt Wallander de Henning Mankell.