Querella criminal contra una empresa de autocaravanas por una estafa de 300.000 euros

El negocio de Montblanc está vació y abandonado y sin ningún vejículo, y los clientes no habn visto nada de lo pagado

La empresa de autocaravanas
La empresa de autocaravanas FOTO: Google

Una empresa de autocaravanas de Montblanc ha sido denunciada por supuesta estafa. Varios clientes habrían perdido más de 300.000 euros y se han juntado para presentar una querella criminal conjunta. El negocio, Autocaravanes Sam, situado en una de las entradas en Montblanc, está aparentemente vacío y en estado de abandono. Los afectados aseguran que habían firmado una opción de renting y que, pasados tres años, la caravana pasaba a ser de su propiedad. Pero el trato no se ha ejecutado. La empresa no ha devuelto el dinero depositado por los clientes, que aportaron 35.000 euros.

Según el abogado que les representa, Rubén Viñuales, el propietario del negocio murió a principios de este año. La empresa está en manos de su pareja y se encuentra «desaparecida».

Recientemente, hubo ana estafa en la venta de autocaravanas que descubrió la Guardia Civil estaba muy elaborada. Los integrantes de la banda, un total de 10, asentados en Galicia y Castilla La Mancha, utilizaban varias autocaravanas robadas como gancho para iniciar la venta falsa a través de Internet.

Como resultado de la operación Benimary, la Guardia Civil detuvo a 10 personas, ha recuperado cinco autocaravanas valoradas en 160.000 euros que habían sido sustraídas y han bloqueado un total de 22 cuentas bancarias, de las que siete habían sido dadas de alta a nombres de personas ajenas al grupo investigado, con el fin de recibir los ingresos del dinero procedente de las estafas. Se estima que el beneficio obtenido por la comisión de estos delitos ascendería a un valor total de 171.547 euros.

Las investigaciones se iniciaron, cuando los agentes detectaron varias estafas en la venta de autocaravanas en la provincia de Lugo. Una vez recabadas las denuncias interpuestas y analizados los datos aportados por las víctimas de los hechos, la Guardia Civil pudo constatar un conexión en el modus operandi a la hora de realizar dichas estafas.

Los agentes descubrieron que la organización publicitaba anuncios de ventas de autocaravanas en portales de internet dedicados a la compra y venta de vehículos. Las víctimas establecían contacto con los supuestos vendedores de los vehículos mediante los números telefónicos insertados en los anuncios para iniciar el trámite comercial de compra/venta. Llegado al acuerdo de compra, los vendedores solicitaban un adelanto económico en forma de señal para su reserva; en otras ocasiones pedían un pago parcial que era ingresado en cuentas bancarias previamente abiertas. Una vez, realizados los ingresos las víctimas no volvían a tener más noticias de los supuestos comerciales.