Aumentan las reservas de autocaravanas para las vacaciones de Semana Santa

El miedo al contagio en establecimientos públicos fomenta el uso de este tipo de vehículos. Se puede conducir con el carnet B, el de coche, hasta 3.500 kilos

YescapaCortesía de la marca

Como ya ocurrió durante el pasado verano, esta Semana Santa los viajes en autocaravana volverán a ponerse de moda. El cierre de muchos hoteles, unido al miedo a contagios por alojarse en el mismo edificio con otras personas desconocidas, harán de los “camper” el medio de desplazamiento preferido para miles de españoles. Y el número de reservas ya refleja esta situación. Pero hay que tener en cuenta ciertas reglas que hay que respetar para evitar problemas o incluso, sanciones. Se los contamos en estas líneas.

Porque la realidad es que los desplazamientos en autocaravana se han convertido en la mejor solución para viajar en época de pandemia gracias a la seguridad y libertad que ofrecen. De hecho, según datos del sector de alquiler de autocaravanas y furgonetas camper, las reservas para viajar por nuestro país crecieron el 29.38% durante el pasado año. Es decir, que este medio de transporte se convirtió en uno de los preferidos por los viajeros nacionales. Y es que viajar con la casa a cuestas permite, por un lado, moverse libremente a distintos puntos del país, mientras se respetan las restricciones de movilidad de cada región, y por otro, dormir en el mismo vehículo, manteniendo así las necesarias distancias de seguridad y las medidas de higiene.

Quienes se decidan a viajar en autocaravana por primera vez, hay algunos consejos que deberían tener en cuenta cuando se lancen a la carretera. El primero sería revisar su carnet de conducir. Antes de ponerte al volante de una autocaravana es recomendable saber su peso ya que si ésta pesa hasta 3.500 kilogramos (o si el remolque no supera los 750 kilos) podremos conducirla con el carnet tipo B, pero si excede este peso tendríamos que tener el carnet B96 o B+E.

Es importante que antes de salir revisar algunos puntos básicos del vehículo como la presión, el estado de los neumáticos y líquidos, la posición de los retrovisores, los frenos… sin olvidar el seguro. Es aconsejable un seguro a todo riesgo que cubra cualquier imprevisto y que se adapte al viaje que se va a realizar. Una vez en la carretera, y según el Reglamento General de Circulación, la velocidad máxima permitida a la que podremos circular con una autocaravana de hasta 3.500kg son 90 km/h en carreteras convencionales y 120 km/h en autovías y autopistas.

Antes de la salida es importante planificar la ruta a seguir, cuándo y dónde parar y dónde dormir ya que, a la hora de estacionar, se debe elegir un lugar habilitado para ello. De hecho, es importante que informarse de la legislación local de cada Ayuntamiento para no cometer ninguna infracción por desconocimiento. Tras estacionar, se puede comer o dormir dentro de la caravana, a no ser que exista un aviso expreso que lo prohíba. Lo que no se puede hacer es sacar sillas o mesas, extender toldos o elementos similares, verter ningún líquido o hacer ruidos molestos. En el estacionamiento, el vehículo debe cumplir la normativa habitual, es decir, quedar dentro de las marcas viales, respetar los límites, etc. Podremos dormir en el vehículo siempre que no haya un aviso expreso de prohibición. Pero atención a no dejar ningún elemento fuera de la autocaravana ya que, en este caso, se considera que estamos acampando y eso sí está prohibido si se hace fuera de los lugares habilitados. Es importante llevar bolsas de basura y tirar los residuos en los puntos indicados para ello. De esta manera no solo se evitan posibles multas sino, también, se mantiene el medio ambiente limpio.