Los expertos alertan de una extinción “sin precedentes” de mamíferos antes del año 2.100

Un estudio calcula que antes de que acabe el siglo habrá “una segunda ola” que terminará con la vida de al menos 558 especies

Los investigadores ya han demostrado que el ser humano es el responsable de las grandes extinciones de los mamíferos en el pasado. Ahora, y tras examinar fósiles de los últimos 126.000 años, predicen una extinción “sin precedentes” de mamíferos en un futuro nada lejano. El estudio publicado en la revista Science Advances ha analizado el impacto de la humanidad y cree que será el causante de, al menos, 558 extinciones en el próximo siglo.

“Para el año 2.100, predecimos que todas las áreas del mundo entrarán en una segunda ola de extinciones”, dice el estudio. “Descubrimos que Australia y el Caribe en particular ya han entrado ahora en la segunda ola de extinción [...] ya podemos ver que estos escenarios futuros se manifiestan en algunas partes del mundo”, continúa. Los modelos utilizados por este grupo de expertos son capaces de predecir extinciones pasadas “con un 96% de precisión”. Así en la actualidad existen 5.700 especies de mamíferos, después de que desde el comienzo del Pleistoceno tardío, hace 126 mil años, se extinguieran 351, 80 de las cuales “se conocen a partir de informes históricos desde el año 1.500 de la EC (Era Común), mientras que el resto sólo se conocen a partir de registros fósiles o zooarqueológicos”. El estudio también aclara que el ritmo de extinción ha sido igual “en otros grupos de animales, como aves, reptiles, anfibios y peces con aletas radiadas, que llevan a los científicos a declarar la actual crisis de biodiversidad”.

Durante la elaboración del estudio, los investigadores encontraron que “a nivel global, las tasas de extinción actuales son alrededor de 1.700 veces más altas que las del comienzo del Pleistoceno tardío”, y coinciden con las colonizaciones de nuevos continentes por el Homo Sapiens” en Australia y en las Américas”. “Se han encontrado patrones similares en estudios previos, que argumentan que los humanos han tenido un gran impacto en las faunas de Australia y las Américas en particular, ya que los mamíferos en estos continentes eran conductualmente ingenuos a la presencia de homínidos y, por lo tanto, vulnerables a la aparición del H. sapiens como un nuevo depredador eficiente”, explica el estudio.

Predicciones futuras

El análisis pretende utilizar los datos pasados para “pronosticar pérdidas futuras de diversidad bajo dos tipos diferentes de escenarios”: por un lado tasas de extinción informadas por extinciones pasadas (escenarios paleo, para los cuales definido dos escenarios) o basados en el estado actual de amenaza de la especie (escenario de amenaza actual). El escenario presente se basa en la información sobre el estado de la amenaza de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y modela las extinciones futuras al tiempo que tiene en cuenta los cambios futuros esperados en el estado de la amenaza. La UICN tiene en su “lista roja” de especies amenazadas a más de 120.000 animales, aunque en los últimos años han conseguido salvar y conservar algunas y sacarlas de la lista roja. Según este grupo, más de 32.000 mamíferos se encuentran en peligro de extinción.

El lobo etíope y los pandas chinos gigantes son dos especies que se han beneficiado enormemente de los renovados esfuerzos de conservación y campañas de concienciación pública, según la UICN. En Etiopía, los conservacionistas han estado trabajando para preservar el hábitat existente del lobo, y en China, se han implementado una serie de iniciativas a gran escala para proteger la principal fuente de alimento del panda, el bambú. Desde entonces, el número de pandas ha aumentado y la especie ha pasado de estar en peligro a ser solo “vulnerable”.

Aunque el estudio es ligeramente positivo con la posibilidad de frenar la tendencia hacia la extinción, sí que aclaran que los pronósticos no son nada buenos: “Particularmente para el escenario basado en la UICN, predecimos pérdidas sustanciales de diversidad en todos los órdenes y masas de tierra para el año 2100, el último año de nuestro marco de tiempo simulado. Sobre la base del escenario basado en la UICN, predecimos 558 extinciones de especies de mamíferos en todo el mundo para el año 2100. En promedio, encontramos que las predicciones futuras basadas en la UICN conducen a entre 5 y 35 veces más extinciones simuladas de lo que se esperaría en base a las tasas de extinción actuales estimadas a partir de extinciones pasadas”. Así se convertirá en “una segunda ola de extinciones”, que será de una magnitud que no se ha visto nunca antes en la historia de la Tierra.