Sociedad

Los eclipses contra el terraplanismo

Son muchos los argumentos capaces de refutar al terraplanismo, pero hay uno especialmente sencillo e intuitivo, los eclipses

FILED - 10 June 2021, Canada, Toronto: A partial solar eclipse rises over the skyline of Toronto. Photo: Frank Gunn/The Canadian Press via ZUMA/dpa
Frank Gunn/The Canadian Press vi / DPA
10/06/2021 ONLY FOR USE IN SPAIN
FILED - 10 June 2021, Canada, Toronto: A partial solar eclipse rises over the skyline of Toronto. Photo: Frank Gunn/The Canadian Press via ZUMA/dpa Frank Gunn/The Canadian Press vi / DPA 10/06/2021 ONLY FOR USE IN SPAINDPA vía Europa Press DPA vía Europa Press

No podemos controlar los cielos. La astromancia no es más que magia y lo que ocurre en el mundo supralunar escapa a nuestra voluntad, pero existe un sucedáneo de control, el conocimiento. Puede que no podamos decidir, pero sí predecir. Hubo un tiempo en que los sabios creían que en el movimiento de los planetas había pistas sobre el futuro, mensajes dejados por un ser superior. Fueron muchas las civilizaciones prístinas que trataron de entender aquellos presagios, no solo interpretando, sino anticipándose a los cielos, prediciendo qué y cuando estaba por suceder.

Y, por supuesto, de entre todos presagios, uno de los más espectaculares era el de los eclipses. “Adivinar” cuándo la Luna se teñiría de rojo o cuándo se apagaría el Sol en pleno día era una exhibición de poder, o más bien de una herramienta sorprendentemente afilada. De hecho, a pesar de las grandes contribuciones de Tales de Mileto a la civilización, padre de la filosofía occidental y uno de los mejores científicos de su tiempo, su anécdota más famosa es la de cuando consiguió predecir un eclipse de Sol en el 28 de mayo del 585 a.C. Por supuesto, las predicciones han mejorado notablemente desde entonces y ahora contamos con modelos extremadamente precisos capaces de detallar no solo el cuándo, sino el cómo se verá un eclipse desde cada parte de la superficie terrestre.

Sombras curvas, Tierra curva

Son muchos los argumentos que podemos blandir frente el terraplanismo, esa corriente retrógrada que, contra todo pronóstico, ha tomado fuerza a principios de este nuestro siglo XXI. Podemos elegir hablar sobre las mareas, el movimiento de los astros en el cielo, las diferentes constelaciones que vemos desde el hemisferio norte y el sur, podemos incluso hablar del famoso efecto Coriolis por el que los remolinos en un volumen de agua suficientemente tranquilo toman direcciones opuestas según el lado del ecuador al que nos encontremos. Sin embargo, hay algo mucho más evidente, más intuitivo: los eclipses.

El propio Aristóteles fue consciente de esto, de hecho, recopiló una serie de argumentos tratando de defender la esfericidad de nuestro planeta. El primero hablaba sobre una suerte de idea intuitiva de la gravedad, haciendo que todo colapsara en torno a un punto, apelotonándose alrededor en forma de esfera. El segundo hablaba de las constelaciones y cómo quienes se adentraban en las tierras del sur veían a las constelaciones australes elevarse en el firmamento, apareciendo sobre el horizonte. Finalmente, insistió en que, si la tierra fuera plana, no proyectaría una sombra redonda sobre la Luna.

No es complejo de imaginar. A fin de cuentas, un eclipse es como un juego de sombras chinas. Tres astros han de alinearse, para que el eclipse sea de Sol, la Luna ha de estar en el centro, bloqueando los rayos que nos llegan del astro Rey y recortando su forma sobre el disco solar. Si es un eclipse lunar, en cambio, es la Tierra la que queda en el medio y bloquea la luz que debería llegarle a la Luna. De este modo, nuestra silueta ensombrece a nuestro satélite, proyectando su contorno. A medida que esta se va cubriendo podemos distinguir una forma curva que avanza sobre su blancura, tiñéndola de un rojo apagado.

Solo hay una forma geométrica capaz de proyectar círculos perfectos sin importar desde donde sea iluminada, y esa es la esfera. Un círculo, con sus dos dimensiones ,tendría que ser iluminado de forma perfectamente perpendicular para que no parezca una elipse. De hecho, ni siquiera la mayoría de terraplanistas niegan que el Sol y la Luna sean esféricos, por lo que comparando las características de la silueta que se proyecta en un eclipse de Sol (donde ambos cuerpos son esféricos) con un eclipse de Luna (donde la sombra es relativamente idéntica) podemos reforzar la idea de que, efectivamente, la Tierra es esférica.

Y, aunque podríamos recurrir a argumentos más sofisticados, lo cierto es que no hace falta más, a veces las pruebas más contundentes son las más intuitivas.

QUE NO TE LA CUELEN:

Durante la mañana de ayer, 10 de junio de 2021, tuvo lugar un eclipse solar que, en España, pudo verse como un eclipse parcial. Su duración fue de casi cinco horas desde que su comienzo hasta su final. En otras zonas del globo las imágenes han sido especialmente espectaculares, pudiendo verse un eclipse anular desde Thunder Bay en Canadá hasta Seimchán, en Rusia. Desde esta perspectiva, la anularidad permite ver el contorno del Sol, su corona, la cual normalmente queda oculta por el mayor brillo del resto del disco. La corona es una región especialmente interesante del Sol, la cual, a pesar de su mayor distancia al núcleo, alcanza temperaturas superiores a las de la propia superficie solar. Si no hemos podido disfrutar del espectáculo astronómico, tendremos que esperar al 25 de octubre de 2022 para el próximo eclipse parcial visible desde la península y al 12 de agosto de 2026 para el próximo eclipse total.

REFERENCIAS (MLA):