Puig reivindica la convivencia en el 28 aniversario del asesinato de Broseta

El hijo del asesinado critica que altos cargos apoyen “las concentraciones en favor de los verdugos”

El presidente de la Generalitat, Ximo Puig, ha reivindicado la convivencia como lo más importante que existe en la sociedad, y ha advertido de que romperla es “lo peor que puede hacerse desde la política o desde fuera” de ella.

Puig ha participado en el homenaje al profesor Manuel Broseta, asesinado hace 28 años por la banda terrorista ETA en la avenida Blasco Ibáñez de Valencia frente a la Facultad de Derecho en la que daba clases, donde ha asegurado que con su muerte se fue “una parte del acervo político más importante de aquel tiempo”.

“Duele en el alma, 28 años después, tener que estar aquí”, ha asegurado el presidente, para quien esta convocatoria “habla del respeto a la memoria y a la dignidad de lo mejor de nuestro país”, y también habla, según ha dicho, “de esperanza y de mirar hacia delante”.

Puig ha asegurado que Broseta "significó la lucha por la democracia, por la convivencia y sobre todo, el intento permanente de dignificar la política y la cultura", y ha reivindicado su historia, sus valores y su memoria para "avanzar en la consolidación de la convivencia".

El máximo responsable del Consell ha reiterado el compromiso de la Generalitat y los valencianos con Broseta y con lo que significó "su capacidad de dialogar, hablar y respetar".

"Él respetó y no fue respetado pero nos queda para siempre su memoria", que está, según ha afirmado, "por encima de cualquier circunstancia"

El presidente de la asociación de Amigos de la Fundación Manuel Broseta e hijo del profesor, Pablo Broseta, ha asegurado que la convivencia "no puede defenderse desde el olvido, la injusticia o posiciones desde las que se argumenta que todo lo que nos ha traído hasta aquí como sociedad adulta, responsable y solidaria, está caduco y debe ser desmantelado".

Ha afirmado que su padre su no solo fue defensor del sistema autonómico, sino también su precursor, impulsor y trabajador incansable y ha reivindicado la importancia de valores como la dignidad, la justicia, la lealtad y la memoria, que Manuel Broseta representaba.

En este sentido, ha lamentado que "algunos altos cargos con muy altas responsabilidades políticas" manifiesten "sin sonrojo alguno su apoyo a concentraciones en favor de los verdugos" y, sin embargo, no acudan a los homenajes "a los héroes que fueron cruelmente asesinados".

Broseta ha defendido que una sociedad consolidada en valores democráticos debe exigir "el cumplimiento estricto de la ley, la memoria para aquellos que pagaron con su vida" y que sus máximos representantes estén al lado de las víctimas.

También ha tomado la palabra el profesor y exdiputado Luis Berenguer, quien fue discípulo y gran amigo de Manuel Broseta. Ha recordado algunas de sus aventuras políticas juntos, y ha asegurado que nunca podrá olvidar a su maestro y amigo, con quien estuvo en Madrid el día antes de su asesinato.

Al acto, en el que se ha realizado una ofrenda floral ante el monolito erigido sobre el lugar donde Broseta fue tiroteado el 15 de enero de 1992, han asistido familiares del profesor, representantes políticos y de la Universidad, y empresarios, entre otras personalidades.