Vinaròs (Castellón) se mantiene en alerta ante el posible desbordamiento del río Cervol

Los daños causados por el temporal en este municipio son muchos y muy cuantioso: “Pediremos todas las ayudas que nos puedan dar”

Aspecto de una de las calles de Vinaròs (Castellón) gravemente afectada por el temporal de lluvia de ayer
Aspecto de una de las calles de Vinaròs (Castellón) gravemente afectada por el temporal de lluvia de ayerQuique GarcíaEFE

El municipio de Vinaròs evalúa este jueves los importantes daños causados por las inundaciones que se produjeron el día anterior a ambos lados del río Sénia, frontera natural que separa la provincia de Castellón con la de Tarragona, y junto a Morella están en alerta por si se desborda el Cervol.

El alcalde de Vinaròs, Guillem Alsina, ha informado de que “la brigada municipal tardará días en terminar la valoración de daños”, pero ya ha adelantado que “hay muchísimo destrozos y la cuantía va a ser importante” y necesitarán “mucho tiempo y dinero para reparar esto”.

Los daños se centran en caminos, el barranco de Triador —que terminó desbordando ayer— y las infraestructuras del servicio de suministro de agua potable y luz. A nivel particular, Alsina destaca que hay “muchas viviendas afectadas por las inundaciones, además de muchos vehículos”.

Los bomberos tuvieron que rescatar a conductores atrapados en la N-238 —se movilizó incluso un helicóptero— y desplazar una unidad de rescate acuática para comprobar que no había ocupantes en dos vehículos que terminaron, tras el desborde del barranco, en el mar.

Igualmente se está haciendo ya balance de los daños en cultivos, según el alcalde, quien ha informado de que Vinaròs pedirá a la Generalitat “todas las ayudas” que puedan darle.

Por otra parte, el Centro de Coordinación de Emergencias de la Generalitat ha desactivado ya la alerta de emergencia de Situación 1 que mantuvo durante gran parte del día de ayer —en el que se llegaron a realizar 25 rescates en coches y viviendas—, al igual que la preemergencia por lluvias nivel naranja en el litoral norte y sur de la provincia.

Sin embargo, se mantiene activada la preemergencia por lluvias y tormentas en el interior norte e interior sur para el día de hoy, lo que podría suponer un nuevo riesgo para Vinaròs.

En este sentido, Alsina asegura que se mantiene en contacto con el 112 y con su homónimo en Morella, Rhamsés Ripollés, “para que tengamos tiempo de reaccionar si se llegara a desbordar el río Cervol”, que pasa por las dos localidades.

Y es que según datos del Sistema Automático de Información Hidrológica (SIAH) de la Confederación Hidrográfica del Júcar, Morella es el municipio de la zona donde más volumen de precipitaciones se acumularon en las últimas 24 horas: 103,8 litros por metro cuadrado.

Pese a todo, Ripollés ha confirmado que la capital de Els Ports no ha sufrido de momento ninguna incidencia, y que la preocupación se mantiene enfocada en Vinaròs.

El temporal del pasado domingo 29 de agosto, por su parte, dejó importantes destrozos que aún se están cuantificando en el municipio de Moncofa, que en tan solo 30 minutos sufrió fuertes rachas de viento e intensas precipitaciones de más de 50 litros por metro cuadrado, acompañadas de granizo.

El alcalde de Moncofa, Wences Alós, ha informado a EFE de que la cooperativa local “estima que aproximadamente el 50 % de la cosecha de granados se ha perdido a causa del temporal del domingo”, además de otro “millón y medio de kilos de ‘clementinas’ que se han visto afectados”.

Por lo que respecta a los daños públicos, los bomberos —en colaboración con la brigada municipal y las fuerzas de seguridad— “atendieron ese día cerca de 100 incidencias relacionadas con la caída de más de un centenar de arbolado público, además de más de una veintena de postes eléctricos”.

Las inundaciones también hicieron estragos en viviendas y en vehículos particulares. Además, las fuertes rachas de viento llegaron a arrancar elementos de terrazas y azoteas que volaron cientos de metros.

Los bomberos se trasladaron ayer a Moncofa —una vez concluidos los servicios en Vinaròs— para retirar una plancha metálica de más de 500 kilos que arrancó el viento “de una terraza de primera línea de playa y terminó aterrizando en otra de segunda línea”, relata Alós.

Actualmente todos los viales y servicios han sido ya restablecidos, según informa el alcalde.