Castellón

Declaran culpable de homicidio al hombre que provocó el suicidio de un menor en Vila-real (Castellón)

El joven recibió cientos de mensajes en su teléfono, más de 100 en solo tres horas

Imagen de la Policía Nacional de Castellón
Imagen de la Policía Nacional de Castellón FOTO: Domenech Castelló EFE

El jurado popular ha declarado culpable al hombre de 62 acusado de provocar el suicidio de un menor, de 17 años, al que conoció en una página de contactos y al que hostigó ya acosó con mensajes a través de Whatsapp hasta que el chico se quitó la vida saltando por el patio interior de su domicilio en Vila-real.

Ahora será el juez el que dictará sentencia en concordancia con lo estimado del jurado, que le considera culpable del homicidio del que le acusaba el fiscal y para el que pedía una pena de 14 años de prisión.

El juicio, que se ha desarrollado durante varios días en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Castellón, concluyó ayer y desde esta mañana el jurado ha estado deliberando.

El 1 de diciembre de 2016, según el relato del fiscal, el joven recibió cientos de mensajes en su teléfono, más de 100 en solo tres horas, en los que “con ánimo de amedrentarlo”, el acusado le amenazó con denunciarle, publicar su número de teléfono y con contar a sus padres que había accedido a páginas de contenido sexual, le exigía conocer su edad y le amenazaba con ir a los juzgados.

La víctima le pidió perdón y le confesó que tenía 17 años al acusado. Sin embargo el hombre continuó acosando a la víctima y amenazándola con contarlo todo ante un juez, que tendría que acudir a la Audiencia de Valencia acompañado de sus padres.

Aunque el menor le dijo de manera reiterada que si continuaba con el acoso se iba a suicidar, el acusado, según el relato de la Fiscalía, continuó amedrentánole con mensajes y amenazas, aún sabiendo de “la angustia y desasosiego” que vivía el menor, hasta el extremo de querer quitarse la vida, y “actuando conscientemente para que el menor acabara suicidándose como le había anunciado”.

Le siguió enviando mensajes en los que le pedía mantener relaciones, le comentaba que cuando se accedía a esas páginas era “para follar”, le amenazaba con hacer un escándalo y tener que pasar vergüenza en el juzgado con sus padres, que iban a saber el tipo de hijo que tenían.

Finalmente el menor se quitó la vida lanzándose al vacío por el patio interior de su domicilio situado en Vila-real.