Recuperar una década perdida en tiempos de coronavirus, principal reto de la cultura

El Informe sobre el estado de la cultura en España analiza la realidad del sector en nuestro país, ofreciendo propuestas de cara a aumentar su eficacia y eficiencia dentro de la crisis actual

Hoy se ha presentado el Informe sobre el estado de la cultura en España -de descarga gratuita-, documento que, como lleva haciendo desde 2011, vuelve a analizar la realidad cultural en nuestro país. De la mano del Observatorio de Cultura y Comunicación de la Fundación Alternativas, esta edición estudia la acción cultural exterior de España, identificando actores, políticas y principales logros. Asimismo, evalúa una serie de propuestas de cara a aumentar la eficacia y eficiencia de la cultura, teniendo en cuenta, ante todo, la repercusión de la crisis sanitaria y económica del coronavirus en sus modelos tradicionales.

Actualmente vivimos “una paradoja en el mundo de la cultura”, asegura Diego López Garrido, vicepresidente ejecutivo de la Fundación Alternativas. “Por una parte, es uno de los sectores que más ha sufrido las consecuencias de la pandemia porque, por ejemplo, la cooperación cultural ha tenido que frenar algunas actividades”, continúa, “pero, simultáneamente, el espacio digital se ha llenado de contenidos, según Eurostat más del 70% de las conexiones en red se hacen para consumir contenidos culturales”.

En esta línea, José Andrés Torres Mora, presidente de Acción Cultural Española (AC/E), añade que “la cultura ha sido muy consumida durante el confinamiento y, al mismo tiempo, la cultura se encuentra en una situación de precariedad y dificultad”. Y esto tiene que ver “con una batalla larga sobre el poder y el dinero en el sector de la cultura, donde hemos luchado muchas personas durante mucho tiempo y que explica, en parte, por qué generando tanto valor y riqueza, el sector se encuentra en ocasiones en una situación tan difícil”.

El informe propone una firme defensa de la cultura y, una vez más, expone sus problemas y retos. Para su elaboración, explica Enrique Bustamante, coordinador del documento, reconocieron “una gran crisis sobre la cultura” tras una década perdida (entre 2008 y 2020). "Teníamos ilusiones fundadas con el nuevo gobierno, que daba un gran papel a la cultura, la reconstrucción del PACE y otros elementos esperanzadores”. Sin embargo, “en este panorama comenzó la crisis del Covid-19 y los autores hicimos un esfuerzo para adaptar todo este balance a las circunstancias imprevistas”.

Y es en ese esfuerzo donde “hemos realizado un balance de las desigualdades, las debilidades de la cultura”, partiendo de ese análisis para “intentar recuperar una política cultural pública en España”, explica Bustamante. Con esto, “hemos realizado un plan de recuperación de la cultura, buscando un tejido y una economía que haga al sector sostenible en el futuro”.

Para ello, plantean un acceso equitativo y universal a la cultura, igualdad de género en la creación y el acceso, un Estatuto del Artista sistemático, Derechos de Autor equitativos, políticas fiscales de diversidad -IVA reducido general, impuestos y obligaciones-, una transición digital armónica, una recuperación del Gasto público cultural, así como una acción cultural exterior coherente, actual, sostenida y coordinada.