El cráneo de Florisbad, clave en el origen del Homo sapiens según un estudio

Las similitudes de este fósil con otras especies refuerzan la hipótesis de la evolución humana en “mosaico”, en lugar de la lineal

Cráneo de Florisbad
Cráneo de FlorisbadCENIEH

Emiliano Bruner, investigador del Centro Nacional de Investigación sobre Evolución Humana (CENIEH), ha liderado un estudio que da un nuevo paso hacia adelante en cuanto al origen de nuestra especie. A partir del cráneo de Florisbad, descubierto en 1932 en Sudáfrica, explica que podría ser clave en el origen de nuestra especie, debido a sus similitudes con otras especies homínidas anteriores al Homo sapiens.

La investigación, publicada en la revista científica “Journal of Anthropological Sciences”, indica que dichas similitudes presentes en el cráneo de Florisbad, de 260.000 años, con otras especies como los Homo neanderthalensis o los Homo heidelbergensis, refuerzan la hipótesis de la evolución humana en “mosaico”, en lugar de la lineal, que ha perdido fuerza en los últimos años.

Con esto, el hueso frontal de este individuo tiene una forma “completamente moderna”, lo cual sugiere una relación espacial entre cara y bóveda muy similar a la de los Homo sapiens, aunque los lóbulos frontales son particularmente anchos, como en Homo neanderthalensis, una especie que no habitó en África, cuna de los Hombres Anatómicamente Modernos (HAM). Sin embargo, el hueso parietal presenta una anatomía muy parecida a especies incluso más arcaicas que los neandertales, como Homo heidelbergensis.

Emiliano Bruner considera en su artículo que “el cráneo de Florisbad puede ser clave para investigar el origen de nuestra especie, porque podría tratarse de una población muy temprana de Homo sapiens o de un grupo extinto perteneciente a otro linaje humano independiente y paralelo”.

Fósiles con una mezcla de caracteres más evolucionados en la cara y más primitivos en las regiones posteriores del cráneo se han encontrado también en Europa y en Asia, lo que corrobora que la evolución humana no ha sido un proceso lineal, tal y como ahonda el estudio.