«Wokeccionario»: los 25 términos neoprogres que debe conocer

Aquí están las claves para descifrar al activista de chapa y camiseta que desprecia la razón y los datos frente a la emoción y el sentimiento

'Wokeccionario', los 25 términos que debe conocer para comprender la nueva corrección política
'Wokeccionario', los 25 términos que debe conocer para comprender la nueva corrección políticaLa RazónLa Razón

El movimiento Woke –hiperconcienciado con la justicia social y las políticas identitarias–, con su furia fanática, su revanchismo social, su revisionismo histórico –e histérico– y su exacerbada corrección, está aquí. ¿Qué dice cuando brama, colérico y arrabalero, porque osas cuestionar alguno de sus dogmas? Aquí tiene los 25 términos imprescindibles para descifrarles.

Aliado: hombre consciente de sus privilegios dispuesto a deconstruirse por la igualdad real tras un proceso de reflexión y entendimiento. Lo que antaño se conocía coloquialmente como «pagafantas».

Alienada: mujer sin conciencia de género, con ideología de derechas, que por su privilegiada clase social, jamás por méritos, ha accedido a puestos de responsabilidad. Colabora con el heteropatriarcado para mantener ese orden social que la beneficia.

Apropiación cultural: según el diccionario de Oxford, adopción no reconocida o inapropiada de costumbres, prácticas, ideas, etc. de un pueblo o sociedad. Incurren en ello los músicos blancos del sur de EEUU influidos por la música negra, los pintores cubistas, Rosalía y hasta Enrique Morente, que saquea a Leonard Cohen, que saqueó a su vez a...

BAME (black, asian and minority ethnic): perteneciente a minoría étnica. Este acrónimo tiene sentido si se cuantifican todas ellas por separado, pues si fuesen designadas al mismo tiempo por el mismo sustantivo supondrían una mayoría racial sobre los blancos opresores, lo que daría lugar a una paradoja de difícil solución.

Bropropriaing: acto masculino de apropiarse de la idea de una mujer. Se ha dado a lo largo de la historia con el fin único de invisibilizar y despreciar al género femenino. El hecho de que también ocurra de hombres hacia hombres o de mujeres hacia hombres no debe influir en absoluto en el diagnóstico final: es un acto machista.

Cocacoling (también conocido como «refresquing»): despreciable acto perpetrado por un camarero, por lo habitual cisgénero, de servir la bebida alcohólica al hombre y el refresco a la mujer, por afán de ridiculizar, denigrar y perpetuar los roles de género. Gravísimo.

Cultura de la violación: clima social e institucional que normaliza y legitima las violaciones. Gracias a las denuncias contra la cultura de la violación son miles los que creen que las violaciones constituyen uno de los tres problemas fundamentales de las mujeres españolas. Explicar que España tiene unos índices de delitos sexuales bajísimos comparados con casi todo el mundo apuntala la cultura de la violación, responsable de que los opresores presten más atención a la verdad fáctica, susceptible de consultarse en la web del ministerio de Interior, que a los dogmas «woke».

Deconstrucción: camino de santidad. Siguiendo las enseñanzas del Buda Gautama, y de Robin Diangelo, los individuos examinarán sus vidas para reaparecer al otro lado del espejo, renacidos. Parafraseando las enseñanzas de la Revolución Cultural, «aunque el heteropatriarcado ha sido derrocado, todavía está tratando de usar las viejas ideas, cultura, costumbres y hábitos de las clases explotadoras para corromper a las mujeres y aliados, capturar sus mentes y organizar una restauración. Los feministas y aliados deben hacer justo lo contrario: hacer frente a todos los desafíos del heteropatriarcado (...) para cambiar el punto de vista de la sociedad».

Ecofeminismo: corriente feminista que conecta la explotación y el maltrato a la naturaleza con la opresión e invisibilización de la mujer. Recordando uno de los manifiestos del 8-M, el feminismo, sección ecológica, pelea contra el «extractivismo, las empresas transnacionales, los tratados de libre comercio» y «aserejé-ja-dejé de jebe tu de jebere seibiunouva majavi an de bugui an de güididipí».

Empoderamiento: gracias al despertar «woke», los individuos pertenecientes a sectores sometidos, verbigracia las mujeres –incluida la ministra de igualdad y su ejército de asesoras– accederán a un nivel superior de sabiduría, propiciando cambios sociales tendentes a mejorar su situación, léase multiplicando las dietas y ampliando los fondos con los que engordan su nutrida red de agitprop.

Heteropatriarcado: aserción existencial que designa al orden sociopolítico responsable de todos los males, caracterizado por la supremacía masculina heterosexual, que provoca consciente y premeditadamente toda clase de injusticias, desigualdades y desafueros desde tiempos inmemoriales.

Interseccionalidad: uno de los grandes logros de los muy logorreicos departamentos de humanidades estadounidenses, defiende que las categorías sociales, así como la raza, el género... son constructos interrelacionados que crean un sistema de opresión. En la escala interseccional de maldad opresora, de cero a diez, sería diez un hombre blanco hetero y cero una monja acondroplásica negra y lesbiana.

Machismo estructural: conjuro omnicomprensivo según el cual los sistemas demoliberales son meros continuadores de los esquemas propios de las primeras sociedades neolíticas o, con suerte, del Afganistán de los talibanes. Concretando, todo aquello que señale como tal Miguel Lorente.

Mansplaining: acto masculino de explicar una idea a una mujer presuponiendo que no puede entenderlo por su condición de hembra dotada de una capacidad intelectual inferior. Esta intencionalidad es suficiente que sea presupuesta, no siendo indispensable que acontezca para que se confirme la maldad y discriminación del hecho.

Manspreading: acto masculino de abrir las piernas al sentarse en el transporte público, ocupando más espacio del necesario, con la clara intención de despojar de él a la mujer. No confundir con mala educación o poca urbanidad.

Manterrupting: interrupción continua del hombre a la alocución de la mujer que le impide exponer sus argumentaciones con fluidez y naturalidad. Lo deseable, desde el feminismo y la transversalidad, es que los diálogos se desarrollen como monólogos consecutivos, en riguroso orden, como un coloquio de La 2 en la madrugada sobre el cine en la República de Weimar.

No binario: designación autorrefutable: se es «no binario» frente a lo binario, luego se es binario por definición al pertenecer a un orden de dos elementos.

Nuevas masculinidades: conjunto de cualidades del hombre que busca una ruptura con los roles de género atribuidos históricamente a este, dejando de estar sometido a normas dictadas por un orden social protervo para hacerlo a las dictadas por otro de indiscutible probidad. Aquello que el Fary, en su inmensa sabiduría, definió como «el hombre blandengue».

RADFEM (feminista radical): aquella que abandonó los campos de la teoría política para mutar en adoradora del culto que denuncia el heteropatriarcado como substancia aristotélica que explica todas las injusticias conocidas.

Señoro: hombre heterosexual y blanco no dispuesto a renunciar a sus privilegios históricos, convencido –por mala fe, ignorancia o estupidez– de que la razón está por encima de la emocionalidad y de que hechos, pruebas y datos tienen más valor argumental que sentimientos, creencias e impresiones. Con sesiones de reeducación podrían deconstruirse/reconstruirse. El resto, desterrado a Sentinel del Norte, célebre por su hospitalidad.

Sororidad: solidaridad entre mujeres por el hecho de serlo, sin atender a cualquier otra variable que pudiera calibrarse para dilucidar desprejuiciadamente un hecho y valorar lo pertinente de la adhesión o defensa. Solo aplicable entre mujeres de izquierdas: «el feminismo no es de todas, bonita, se lo ha currado el pensamiento socialista» (Carmen Calvo).

TERF (Trans-Exclusionary Radical Feminist, en sus siglas en inglés): feministas preocupadas por las consecuencias jurídicas e institucionales de negar el diformismo sexual y las características biológicas asociadas al sexo. Temen que si la autopercepción sustituye a la biología sea imposible defender las políticas de discriminación positiva asociadas al sexo. La simple verbalización de duda las convierte en tránsfobas.

Transversalidad: designa políticas, ideas o iniciativas que no se identificarían con el clásico orden ideológico basado en la diferencia entre derecha e izquierda. Palabra comodín que añadida a cualquier exposición, junto con inclusivo y feminista, eleva moralmente cualquier mensaje vacuo y deslavazado.

WOKE: Despierto, que ha visto la luz. Niega que las sociedades occidentales modernas sean las menos violentas, racistas y sexistas de la historia. Antepone la pureza moral a los hechos. Entiende que tanto la universalidad como la objetividad disculpan la opresión y que no hay individuos, sino grupos estancos, segregados en atención a sus identidades.

Wrongskin: Nacer con la piel equivocada. En 2015 se descubrió que Rachel Dolezal, activista de los derechos afroamericanos, no descendía de negros como había hecho creer. En lugar de reconocer la mentira, acuñó el término transracial. ¿Sería Michael Jackson un pionero incomprendido? ¿Podría ser transestupendapersona o transpobre alguien que obrando mal considera que no es para tanto o cuya posición económica no se corresponda con la sentida?